¿Año nuevo, vida nueva? Cómo limpiar tu vida desde el fondo de tu ser

Este año que inicia nos da la oportunidad de comenzar con una visión nueva, diferente y sin rencores. Este artículo te será de gran utilidad si es que buscas esta reinvención de tu persona.

Emma E. Sánchez

Cada año que culmina tenemos la oportunidad de hacer una revisión de lo que hicimos en esos pasados 365 días, lo que dejamos de hacer y sobre todo, de tomar conciencia de aquello que no hicimos de manera adecuada. Todo con el fin y la mentalidad de hacer las mejoras convenientes en este siguiente año que recién acaba de iniciar y tenemos la fortuna de vivir.

Hace unos días una persona a quien no le es fácil reconocer sus errores profesionales, me decía de forma reiterada que tenía 18 años de experiencia en lo laboral. Pero al revisar más a fondo su trabajo yo concluí, y así se lo hice saber, que era un año de experiencia y 17 años haciendo exactamente lo mismo. Entonces todo quedó más claro.

Cuando no revisamos el pasado con el objetivo de aprender de él no podremos hacer los cambios que se transformarán en verdaderas mejoras y al paso del tiempo convertirse en experiencia pura.

En este inicio de año tómate un tiempo para revisar las cosas más significativas que experimentaste en el año que pasó; para hacerlo puedes organizarlo bajo estos cuatro títulos:

Lo mejor

Lo más difícil

Lo que no quisiera volver a vivir

Los errores que cometí

Ya dado este paso, entonces comienza el proceso que cada situación requiera:

Advertisement

1. Lo mejor

Serán tus grandes motivos para imitar, para esforzarte una vez más, tomar ánimo y fuerza para cuando flaquees e inspirarte.

2. Lo más difícil

. Aunque no lo creas ahorita, es lo que te hace mejor persona en todo sentido; es lo que te hizo o te obligó a esforzarte un poco más cuando pensabas que ya no podías hacerlo. Es la piedra de toque, literalmente.

3. Lo que no quisiera volver a vivir

Aquí lo valioso es que identifiques el cómo y el por qué llegaste a ese punto de situación que tanto te dolió o lastimó. ¿Fuiste débil? ¿Permitiste que alguien te lastimara? ¿Estuvo en tus manos evitar lo que sucedió? ¿Cómo lo puedes evitar en adelante?

Si logras obtener respuestas a éstas o a las preguntas que tú misma te generas, tendrás las señales del camino que habrás de seguir hacia un año mucho mejor para ti y los tuyos.

4. Los errores que cometí

Esta es la mejor parte porque se trata de acciones que cometimos de forma consciente o no, y que al revisarlas fría y maduramente se vuelven claras ante nuestros ojos; luego, tomamos conciencia y podemos entonces buscar evitarlas sinceramente en los días venideros.

Advertisement

Perdónate y perdona

Cuando hablamos de errores, cosas que nos lastimaron y situaciones semejantes, es imperativo hablar del perdón. Perdón hacia quienes nos hicieron daño, nos lastimaron e hirieron, pero sobre todo, perdón hacia nosotros mismos; y ese perdón, que es el más difícil de todos, puede hacer la gran diferencia en el cómo vivamos nuestro siguiente año.

Revisa tu año pasado, identifica lo que necesites dejar atrás y abandónalo en el pasado para que tu futuro sea en verdad brillante.

¡Te deseo un grandioso año 2017! Pero no te quedes cruzada de brazos, trabaja para que así sea.

Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.