Científicos explican por qué sientes dolor físico cuando rompes una relación

¿Se puede morir de amor? ¿duele tanto terminar una relación amorosa? La evidencia científica nos lo dirá.

Emma E. Sánchez

¿A qué edad te rompieron el corazón mamá? Me preguntó directamente mi hija hace unos días y tras platicar con ella mi experiencia personal, la vi quedarse muy seria y pensativa cuando me lanzó la segunda pregunta: ¿Y en verdad duele mucho? La verdad me reí un poco de su pregunta porque nunca lo había pensando así y ni siquiera me había puesto a reflexionar qué tan grande o profundo puede ser ese dolor para algunas personas que inclusive caen en episodios de depresión o hasta situaciones más graves como el suicidio cuando la pena y la pérdida no se pueden superar.

Así que interesada en satisfacer la curiosidad que me generó la pregunta de mi hija, me di a investigar un poco más a profundidad el tema y encontré algo interesante. Mirror (http://www.mirror.co.uk/lifestyle/sex-relationships/you-feel-actual-physical-pain-11822328 ) publicó que el dolor que se puede experimentar al terminar con la pareja, puede generar dolor muscular, acné, pérdida de apetito pero es la mente el órgano que realmente sufre los rompimientos.

El Psicólogo Guy Winch explicó en el Psychology Today que tras un estudio realizado en 2011 se confirmó que la parte del cerebro asociada con el dolor es la que se activa y el sufrimiento y dolor físico real inicia.

Edward Smith psicólogo de la Universidad de Columbia en Nueva York entrevistó a 40 voluntarios quienes recientemente habían terminado con sus parejas o esposos en los pasados 6 meses y les pidió que observaran una fotografía de sus ex parejas y recordaran el dolor por el que había pasado tras la ruptura.

Inmediatamente después con la ayuda de una tomografía cerebral comprobaron que la parte encargada del dolor se había activado en el cerebro de todos. Conforme recordaban su relación, volvieron a sentir y vivir la tristeza y el dolor físico.

Advertisement

Helen E. Fisher señala que las partes que se iluminan en el cerebro, son las mismas que se iluminan en los adictos a la cocaína cuando la consumen.

De ahí que se diga que el amor es una droga a la cual el cerebro se vuelve adicto por la felicidad y placer que le causa.

El dolor de un” corazón roto” se asemeja entonces al estrés y ansiedad que experimenta un adicto al saber que la droga se está terminando. Las funciones mentales o cognoscitivas como pensar, concentrarse se ven seriamente ofuscadas.

Y el dolor físico entonces se vuelve real. La persona realmente sufre un gran dolor.

Si tú o alguien muy querido está pasando por un rompimiento serio, es importante que sepa que su dolor y pena puede consumirlo sino se maneja adecuadamente.

Advertisement

Habla sobre lo que estás pasando y sintiendo

Con alguien de tu extrema confianza, un buen amigo. Hablar nos ayuda a expresar y externar lo que sentimos y pensamos, al escucharnos a nosotros mismos podemos aceptar y entender mejor lo que pasó para entonces superarlo.

No te quedes solo

Hay tiempo en el que querrás reflexionar y estar a solas, pero cuida que no sea por periodos muy largos de tiempo porque cuando te des cuenta, ya estrás aislado de tu grupo social.

No dejes de comer

Tu cuerpo necesita esos nutrientes para reponerse, lo mismo sucede con el agua, no dejes de beber agua no vino, esto le permitirá a tu cerebro y órganos hidratarse y funcionar correctamente.

Sigue con tu vida

Tan rápido como puedas incorpórate a tu vida regular y no dejes que el pasado te llame a dónde ya no hay nada.

Busca ayuda profesional

Si sientes que el dolor es demasiado y que por más que te esfuerces, no pasa, hay que ir al médico o psicólogo para recibir la ayuda que requieres.

Advertisement

Sana tu corazón

Esta es l aparte más difícil pero fundamental pues una vez que pases esta prueba, tu vida retomará su ritmo y estarás listo para seguir adelante y para el amor.

No es fácil pero es posible.

Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.