Mamá, protege a tus hijos de los depredadores

Enseñar a nuestros hijos a protegerse y saber reaccionar ante una emergencia, puede hacer la diferencia en su vida. Toma tu tiempo para leer y compartir este artículo con otra madres, juntas haremos la diferencia.

Emma E. Sánchez

No hay nada más triste para una madre que saber que su hijo sufre porque ha sido lastimado. Algo dentro de nosotras se enciende y nos sentimos heridas también, se experimenta mucho odio, rencor, un dolor indescriptible y al mismo tiempo una fuerza desconocida para proteger y sacar avante a nuestro hijo. Pero no debemos esperar a que las tragedias sucedan cuando las podemos evitar.

El abuso infantil es un delito que podemos llegar a evitar si tenemos siempre presentes estas consideraciones acerca de los adultos que les rodean:

1. Casi siempre un abusador infantil es un conocido de los niños

Un familiar, un maestro, un vecino, un entrenador, un cuidador y cualquier persona cercana puede ser un agresor. Nunca cierres los ojos y los oídos si se trata de la seguridad de tu hijo.

2. Aman “demasiado” a los niños o se comportan como tales

Tú, por mucho que quieras a los niños o gustes de convivir con ellos, llegará un momento en que desees estar con los de tu edad y platicar cosas “de adultos”, ¿cierto? Un depredador busca permanecer con los niños todo el tiempo y, peor aún, con un niño en especial.

3. Las señales de grooming

Esto no es otra cosa más que “engatusar” a un pequeño con juguetes, regalos, paseos, viajes, etcétera, mientras se gana su confianza para luego lastimarlo. Enseña a tus hijos a no aceptar regalos de desconocidos; ni tú fomentes que tus hijos salgan constantemente a solas con otros adultos, que pasen tiempo en otras casas y nunca los fuerces a besar o ser cariñosos con quien no les nace hacerlo.

Advertisement

Relee: Facebook vs. Realidad. Cómo mantener seguros a tus hijos.

Por otra parte, es bueno que revises si tu hijo posee alguna de las siguientes características, que pueden ponerlo en riesgo:

Vulnerabilidad

Así como los lobos u otros depredadores atacan primero a los más débiles, los agresores infantiles buscan a niños vulnerables: chicos con un solo padre, con familias desintegradas, dependientes, inmaduros o con cualquier carencia emocional no satisfecha. Saben que ese niño no tiene en casa apoyo emocional, confianza y que carece de amor, que es lo primero que ofrecerán para luego sobornar o amenazar. Cría y forma hijos fuertes en todo sentido, por favor.

Aislamiento

Una cosa es tener un hijo reservado o con mucha vida interior, y otra tener un hijo desadaptado socialmente, que siempre se aísla. Mantente en contacto con sus maestros y enséñale a hacer amigos.

Complaciente

Hay niños que con tal de tener amigos o ser aceptados en un grupo, permiten que les roben, les quiten cosas, les peguen o se abuse de ellos. Abre muy bien los ojos, por favor. Que nunca te ciegue el amor de madre.

Advertisement

Abandono

Trata de asistir a los eventos escolares, acompañarlo, llevarlo o traerlo, no lo abandones frente a la televisión o lo ignores mientras revisas tu celular.

Ignorancia sobre los tocamientos inadecuados

Tu hijo debe saber con claridad que nadie debe tocar sus partes privadas bajo ninguna circunstancia. Enséñale a decir “NO” y a ponerse a salvo, alejándose.

Relee: 4 cosas que tú como mamá jamás debes obligar a tu hijo a hacer.

Finalmente, para que tú puedas ayudar a tus hijos a estar a salvo, debes esforzar por cumplir con lo siguiente:

A. Estar presente

Come con él, platica mucho, dale la mano, abrázalo, juega, cuenta cuentos, no lo abandones estando a su lado. Si tú no lo tocas y le haces sentir amor, tu hijo lo buscará en alguien más, que podría abusar de él.

Advertisement

B. Escucha

Apaga el celular o la televisión. Escucha entre líneas lo que quiere decirte. Si tú no le prestas atención, alguien más lo hará.

C. Estar informado

Lee, escucha las noticias, asiste a las reuniones escolares, edúcate para ser el mejor padre que puedas. Entérate de lo que sucede en el mundo y a tu alrededor.

D. Sé digno de confianza

Confía en la palabra de tu hijo mostrándole que actuarás conforme a lo que él diga, que le escucharás y harás lo que corresponda. Díselo y vívelo en el día a día, la confianza se gana, no se exige.

Relee: Seis pautas para proteger a tus hijos en las redes sociales.

Y por último el consejo más importante que humildemente te puedo dar: ora diariamente a Dios por cada uno de tus hijos, ruega por su cuidado y protección, y procura que tus hijos te escuchen hacerlo. Desarrolla el amor, la confianza y la fe que solo Dios nos puede dar para criar y cuidar de nuestra familia.

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.