Mejora la relación con tu teléfono (y con tu familia) a través de estos 6 consejos

Reconócelo: tu smartphone tiene poder sobre tí. Pero puedes dominarlo, y los expertos te cuentan cómo

Fernanda Gonzalez Casafús

Que no podemos vivir si ellos ya es una realidad. Los teléfonos inteligentes han copado nuestra vida cotidiana y no hay espacio de la casa donde no hayamos estado con nuestro teléfono en la mano. Lo consultamos absolutamente para todo, y eso está haciendo que, a medida que aumentan las comunicaciones a través del celular, empeoran las relaciones con el humano que tenemos a nuestro lado.

No es blanco o negro. No vamos a dejar el teléfono de lado para siempre, pero sí debemos marcar un límite y no permitir que los smartphones se inmiscuyan demasiado en nuestra vida privada. ¿Qué eso ya a ha sucedido? Ah, sí, es cierto. Prácticamente, no existe la vida privada como tal, pues tu teléfono lo sabe absolutamente todo (de tí y de tu familia).

De acuerdo al sitio Fatherly, y según Brandon McDaniel, investigador de la Universidad Estatal de Illinois, los padres están “lastimando demasiado” a sus hijos al “amar” demasiado a sus teléfonos celulares y ponerlos siempre en primer lugar. Los investigadores descubrieron que los problemas de conducta en los niños, como la hipersensibilidad, el mal genio, la hiperactividad y el lloriqueo se asociaban con padres que, incluso con poca frecuencia, interrumpían el tiempo familiar para jugar con sus teléfonos inteligentes y tablets.

Por ello, si no queremos caer en el abismo de volvernos unos zombies con nuestros teléfonos en mano, podemos tomar las riendas del asunto y hacer pequeños cambios que nos permitan desligarnos un poco de ese artefacto que nos separa de nuestra familia en muchas ocasiones. Y aunque pienses que puedes lograrlo, y que puedes dejar el teléfono arriba de la heladera y no tocarlo durante la cena, tal vez te encuentres corriendo a ver la pantalla cuando escuchas la notificación.

Huffington Postdetalla una serie de consejos para mejorar la relación con nuestro smartphone y al mismo tiempo, dedicarle más tiempo a nuestra familia y mejorar la relación con nuestros seres queridos.

Advertisement

1.Cuidado dónde cargas tu celular

Aunque parezca algo no tan importante, la zona donde cargas tu celular determinará mucho tu relación con él (y con tu familia). Los terapeutas aconsejan dejar de cargar el teléfono en la habitación, pues es el lugar donde uno duerme y se relaciona con su pareja. Tener el teléfono cargando en la mesa de luz puede distraernos de nuestro cometido. También, recomiendan no cargarlo en cualquier zona de la cocina, especialmente si se quieren cultivar buenos hábitos de conducta en los niños a la hora de la cena. ¿Cómo podemos pedirle a nuestros hijos que dejen los jueguitos cuando es la hora de cenar y estamos respondiendo un correo con el tenedor en la mano?

2. Evita el uso en determinadas horas

Según los expertos, el uso del teléfono celular debería evitarse en las horas de juego y antes de ir a dormir. Por ejemplo, al llegar de la oficina tus hijos probablemente quieran jugar contigo y desplegar todas sus pequeñas habilidades nuevas; pero si te ve con el teléfono en mano tal vez ellos también pidan la tablet. Cada cosa a su tiempo, los niños deben jugar y cuando es la hora de dormir, se debe dormir. Llegada la hora de la noche es necesario “desconectar” de todos los dispositivos y conectarnos con nuestra familia. Éste es un hábito que debe aplicarse diariamente, por el bien de todos en la familia.

3.Limpia tus redes sociales

¿No te pasa que te encuentras demasiado tiempo mirando las redes sociales de los demás? ¿Cuán importante es ello en tu vida? ¿Te has puesto a pensar cuánto tiempo pierdes y en cuántas cosas lo puedes ganar? Una buena idea para mejorar la relación con nuestro smartphone y nuestra propia familia es tomarse un tiempo para ausentarse de las redes sociales y limpiar aquellos contactos que ya no nos aportan demasiado o que nos distraen lo suficiente. Conecta lo justo y necesario, y el resto del tiempo conecta con tu familia. Limpiar las redes sociales y ausentarnos unas semanas de ellas nos hará dar cuenta de cuántas cosas nos estábamos perdiendo de la “vida real”.

4.Desactiva tus notificaciones

Tengo muchos grupos en Whatsapp, y todos ellos están silenciados y con las notificaciones desactivadas. Sólo me entero lo que dicen cuando tomo el teléfono y lo reviso. Si alguien me necesita de verdad, o en forma urgente, me llamarán. Las notificaciones, tanto de mensajería como de las redes sociales, nos distraen todo el tiempo de nuestras tareas cotidianas y responsabilidades. Lo peor, es que las notificaciones son tan invasivas que pueden alimentar posibles síntomas de adicción. Eres tú el que tiene que tomar la información necesaria de tu celular, y no es tu celular quien debe decirte a cada momento qué es lo que tienes que mirar.

5. Deja de confiar tanto en todo lo que dice internet

Cada duda ínfima que tenemos vamos a consultar al señor Google: qué es el sarpullido en la espalda, como se sella un bife de carne, cuántos gramos de azúcar lleva el merengue italiano, etc. Confiar en internet y el las aplicaciones para solucionar cualquier tipo de problema o dificultad de nuestra vida cotidiana nos vuelve esclavos de nuestro teléfono. Está bien investigar, (y celebro la era de la información) pero a veces nos encontramos buscando cosas insignificantes que no necesariamente necesitamos saber en ese momento, robándonos así tiempo de nuestra vida.

Advertisement

6. Planea más actividades con tus amigos y familia

Cuando uno tiene hijos y una vida muy ajetreada, es normal recurrir al teléfono en esos momentos de ocio donde necesitamos distraernos. Pero lo ideal es encontrarse cara a cara con esos amigos a los que mensajeamos todo el tiempo, o invitar a nuestra pareja a una caminata en vez de seguir los ejercicios de la aplicación de dietas.

Los expertos dan una solución muy simple y efectiva para solucionar el difícil camino de la adicción a la telegonía: “Cada vez que quieras mirar su teléfono y no tengas que hacerlo verdaderamente, mira a tu hijo o pareja en su lugar”. Excelente consejo para afianzar las relaciones interpersonales en tiempos donde somos títeres de la tecnología.

Y tú ¿cómo afianzas las relaciones con tu familia cuando los celulares nos ocupan tanto tiempo a diario?

Toma un momento para compartir ...

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda Gonzalez Casafús es argentina, mamá y Licenciada en Periodismo. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.