¿No puedes dormir? Éstas son las 5 cosas que NO deberías hacer antes de ir a la cama

Siguiendo estos pasos el insomnio ni se atreverá a aparecer

Fernanda Gonzalez Casafús

Son miles las personas en el mundo que alguna vez han padecido o padecen insomnio. Dormir poco y mal en las noches se refleja luego en nuestro estado de ánimo, nuestro cuerpo y en toda nuestra salud. Por ello, si estás atravesando una etapa en la que te cuesta conciliar el sueño o te despiertas con facilidad en la madrugada y no puedes volver a dormir pronto, tal vez tengas que ajustar algunos hábitos cotidianos que volverán a hacer que el plácido sueño venga.

Hay momentos en la vida de una persona que hacen que no pueda conciliar el sueño. Una gran preocupación, algún problema de salud, el embarazo, tener un bebé pequeño, etc., son algunos de los factores que hacen que no siempre podamos dormir las 8 horas de corrido como es aconsejable. Pero ¿por qué es tan importante dormir bien?

Beneficios de dormir bien

El sitio Muy Interesante indica que dormir bien ayuda a consolidar la memoria, y a ser más productivos y creativos durante el día. Pero además tiene otros grandes beneficios:

Nos hace más atractivos

Nos hace más habilidosos

Reduce el índice de muerte prematura

Controla la obesidad

Favorece al corazón

Controla el estrés

Por lo tanto, los beneficios son muchos y todo lo que haga bien al cuerpo repercutirá positivamente en el estado de ánimo. De acuerdo a la Oficina de Prevención de Enfermedades y Promoción de la Salud del Gobierno de Estados Unidos, se necesitan entre 7 y 8 horas de sueño nocturno para mantener el cuerpo y mente sanos. Y si una persona no logra llegar a dormir esa cantidad de horas debería cambiar ciertos hábitos de vida.

No hagas ésto si quieres dormir bien en la noche

El sitioMirror recopila una serie de consejos brindados por expertos para poner en práctica cada día y lograr conciliar el sueño cada noche.

Advertisement

1. Cenar e ir inmediatamente a la cama

Ir a la cama con la comida aún en el estómago puede tener una mala consecuencia. Maryanne Taylor, consultora y especialista en sueño dice a Mirror: “Mantenga las comidas de la tarde y cena livianas y no demasiado picantes. Lo ideal es cenar al menos 3 horas antes de acostarse. Si tiene hambre, puede tomar un refrigerio ligero más tarde en la noche, como una pieza de fruta o una bebida sin cafeína”. El cuerpo digiere mejor los alimentos cuando estamos sentados o de pie. Acostarse después de una gran comida significa que hay más probabilidad de sufrir reflujo, causando acidez estomacal, indigestión y asma. Al dormir, recuperamos la energía del día, y si comemos demasiado el cuerpo deberá ejercer energía para lograr la digestión, en lugar de hacer estas reparaciones vitales.

2. Acostarse con hambre

En la vereda opuesta del punto anterior,acostarse sin nada en el estómago también puede perjudicar el buen dormir. En cambio, existen algunos refrigerios que pueden ayudar de forma positiva a conciliar el sueño, como la banana y las nueces: “Se ha demostrado que el potasio en los plátanos ayuda a dormir, por lo que son una buena opción a altas horas de la noche”, dice la especialista. Las nueces también son aliadas del sueño, ya que contienen su propia fuente de la hormona del sueño, la melatonina, que puede ayudar a conciliar el sueño más rápidamente. Por otra parte, el té de manzanilla (o camomila) es otra de las buenas opciones a la hora de ir a la cama, pues esta hierba es relajante además de otros grandes beneficios que tiene.

3. Acostarse con el teléfono móvil

Te habrá pasado alguna vez seguramente que no puedes conciliar el sueño y entonces agarras tu teléfono móvil. Gran error, pues ésto en vez de darte sueño te despierta aún más. Está comprobado que la luz azul que emiten los dispositivos móviles inhibe la hormona del sueño, la melatonina, la cual se produce naturalmente al acostarnos. Usar un despertador común y corriente puede ser una buena idea, puesto que nos aleja de la tentación de agarrar el teléfono cada vez que queremos ver la hora o apagar el despertador.

4. No leer por la noche

Si no lees por la noche, en la cama, no conocerás esa grata sensación de entrar en el sopor del sueño con un libro en la mano. De hecho, si quieres quedarte dormir rápido, toma un libro. A menos que sea demasiado interesante como para mantenerte expectante y ansioso por saber qué pasa, cualquier libro leído en la cama, reposando sobre cómodos almohadones puede hundirte en el más dulce sueño en pocos minutos.

5. Temperatura inadecuada

Si tu habitación está demasiado fría o demasiado caliente el sueño no será del todo placentero, pues puedes llegar a despertarte en la noche debido al malestar. Elige tu edredón y pijama favoritos y prepárate para una noche de sueño reparador.

Advertisement

¿Tendré trastorno del sueño?

Si te sucede que a menudo no puedes dormir y no se trata sólo de una sola noche, hay ciertos indicadores que pueden señalar que una persona padece de trastornos del sueño. De acuerdo a la Oficina de Prevención de Enfermedades y Promoción de la Salud del Gobierno de Estados Unidos las personas que sufren de éste trastornos tienen éstos problemas:

  • Dificultad para conciliar el sueño todas las noches

  • Sentirse cansado aún después de haber dormido

  • Tener tanto sueño en el día que se dificultan actividades como manejar o concentrarse en el trabajo

  • Roncar fuerte

    Advertisement
  • Hacer pausas en la respiración o jadear al dormir

  • Sentir picazón en las piernas o los brazos por la noche

  • Tener dificultad para mover los brazos y las piernas al despertar

Si sientes que el mal sueño está afectando tu vida cotidiana, no dudes en cambiar hábitos de vida y consultar a un especialista. Y tú ¿cómo duermes por las noches?

Toma un momento para compartir ...

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda Gonzalez Casafús es argentina, mamá y Licenciada en Periodismo. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.