Perdió todas sus extremidades después de dar a luz y ahora ALERTA a otras mujeres

Un problema con su placenta casi termina con su vida. Infórmate para que no te suceda a ti.

Fernanda Gonzalez Casafús

Lindsay Hubley es una madre canadiense que tuvo un embarazo sin complicaciones. Sin embargo, hoy no puede llevar una maternidad normal como ella lo habría soñado debido a que le tuvieron que amputar sus cuatro extremidades y está a la espera de un transplante de riñón, de acuerdo a Mail Online.

Hace 7 meses atrás, el bebé de Lindsay y Mike había nacido sin problemas y la familia estaba feliz de llevarlo a casa. Los dolores luego del parto o cesárea son normales, pero los que Lindsay sentía eran tan intensos que tuvo que ir al hospital. No sólo sentía un gran dolor abdominal, sino que estaba pálida y sentía que algo no estaba bien.

Fue enviada de regreso a casa

De acuerdo a Metro, la joven madre de 33 años, apenas un día después de haber nacido su hijo decidió ir a consultar acerca del intenso dolor que sentía. Sin embargo, quienes la atendieron en el Hospital IWK Health Centre, en Halifax, Canadá, la mandaron de vuelta a su casa tras decirle que lo que sentía era normal en todas las mujeres que dan a luz.

Pero los dolores continuaban, y tres días después Lindsay decidió ir nuevamente. Esta vez, los médicos entraron en alerta, pues descubrieron que lo que tenía era grave, y decidieron trasladarla al Hospital Queen Elizabeth, donde fue internada de urgencia.

Una bacteria que comía su carne

El diagnóstico fue aterrador para la familia. Lindsay padecía de fascitis necrotizante, una infección causada por una bacteria que va comiendo la carne rápidamente, matando todo el tejido circundante.

Advertisement

Lo grave de la enfermedad es que, cuando la bacteria ingresa al cuerpo, comienza a “comer” los tejidos, los músculos, los nervios, y las células, causando un gran daño. Si no se frena a tiempo esta infección puede causar la muerte rápidamente.

Cuando Lindsay fue ingresada de urgencia al hospital, estaba en shock séptico y todos sus órganos estaban fallando, debido a la infección que progresaba rápidamente en todo su cuerpo. Los médicos pusieron a Lindsey en un coma inducido antes de comenzar la cirugía de emergencia. La infección fue generalizada, lo que obligó a los doctores a extirpar las cuatro extremidades y realizar una histerectomía.

Además de ya no tener ni su brazos, ni sus piernas, ni su útero, Lindsay está esperando un trasplante de riñón porque la infección hizo que varios de sus órganos dejaran de funcionar correctamente.

Síntomas de la fascitis necrotizante

De acuerdo al Centro de Control y Prevención de enfermedades de Estados Unidos, los síntomas de la fascitis necrotizante son:

  • Dolor

    Advertisement
  • Hinchazón cerca de la herida

  • Úlceras, ampollas o manchas negras.

  • Fiebre

  • Resfriado

  • Fatiga

    Advertisement
  • Vómitos

El tratamiento para la fascitis necrotizante debe ser inmediato. Cuando los antibióticos no son suficientes, se necesitará entonces una cirugía para eliminar las áreas infectadas.

También puede ser causado por una herida mal curada

En el caso de Lindsay, la fascitis necrotizante fue diagnosticada en un estado muy avanzado y se necesitó una cirugía mayor para que la infección no siguiera avanzando y le provocara la muerte. Además, la posible causa pudo haber sido una parte de placenta que no fue retirada y pudo haber sido la culpable de la infección.

De acuerdo al sitio del Centro de Control y Prevención de enfermedades de Estados Unidos, esta infección bacteriana de la piel puede ser más común en aquellas personas con un sistema inmunitario débil, o aquellas quienes no mantienen hábitos saludables de higiene. Asimismo, el cuidado y limpieza de las heridas es fundamental para que la bacteria no avance y se “coma” los tejidos.

La negligencia de los médicos

La familia de Lindsay está presentando una demanda ahora contra el hospital, alegando negligencia médica, pues dejaron una parte de la placenta dentro de su cuerpo, y ello fue lo que podría haber causado la infección. Asimismo, la mujer fue al hospital un día después y no fue revisada adecuadamente ante las quejas de dolor de la mujer.

Advertisement

La familia abrió una página en Go Fund Me para que las personas puedan colaborar en los grandes gastos que tienen ahora, y para dar a conocer su historia. De acuerdo a Mail Online, una amiga de la familia dijo “La razón principal por la que queríamos hacer la página fue que pasará mucho tiempo antes de que ella pueda volver a casa y cuando pueda irse, no estamos del todo seguros de lo que necesitará”.

Si bien la infección ya no es una amenaza para la vida de Lindsay, lo cierto es que ahora deberá soportar el no poder acariciar a su hijo o correr junto a él. El camino será muy duro, pero su esposo y toda su familia están allí para apoyarla en esta situación y ayudarle a mantenerse positiva en todo el proceso de rehabilitación; un proceso que tomará mucho tiempo.

Toma un momento para compartir ...

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda Gonzalez Casafús es argentina, mamá y Licenciada en Periodismo. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.