¿Sueles sentirte envidioso? Una experta revela cómo utilizar la envidia a nuestro favor, respondiendo estas 4 preguntas

No toda envidia es mala. Puedes usar ese sentimiento para lograr un crecimiento personal

Fernanda Gonzalez Casafús

Para muchas personas la “envidia sana” no existe. Sin embargo, hay quienes aseguran que es la envidia sana las que nos hace crecer e ir “por más”. Además, este sentimiento también podría ayudarnos a enfrentar nuestros miedos.

De acuerdo a la trepeuta familiar, la Doctora Lexx Brown James, las emociones como la envidia y los celos pueden ser desagradables, pero al mismo tiempo pueden ayudarnos a superarnos día a día. Según el sitio Bustle, la especialista explica que hay formas de lidiar positivamente con la envidia y transformarla en sentimientos que nos ayuden a superar los obstáculos y a concretar las metas personales.

Envidia sana ¿existe?

Según la Doctora Brown James, hay dos tipos de envidia: la maliciosa y la benigna. La envidia maliciosa es el tipo de envidia que nos hace odiar a alguien y querer “derribarlo”. La envidia benigna, por el contrario, nos hace desear ser como esa persona.

Por lo tanto, la envidia benigna es un mejor motivador que la envidia maliciosa, o incluso la admiración misma. Y lo bueno es que, según la especialista, se puede convertir la envidia maliciosa en una envidia benigna al redirigirla de la otra persona a uno mismo.

Pero, ¿cómo hacerlo cuando la envidia nos sacude hasta la fibra más interna y nos llena de rabia? La forma es ponerse en contacto con la envidia y los celos que estamos sintiendo para utilizarla como combustible que nos proporcione la energía suficiente para dirigirnos hacia nuestro objetivo.

Advertisement

4 preguntas para canalizar la envidia

La terapeuta sugiere que cuando nos enfrentemos a la desagradable sensación de la envidia nos hagamos las siguientes preguntas:

1.¿Qué temas tienden a provocar envidia en mí?

Puede ser que cuando te pones a hablar con las personas acerca de algunos temas surja la envidia y no puedas controlarla; tal vez por aquellas vacaciones que siempre quisiste tomar, el puesto de trabajo que deseas tener, o el auto que quieres comprar, o la figura que hace tanto no logras alcanzar. De acuerdo a la Dra Brown éstas son probablemente las áreas con mayor potencial de crecimiento para tí. Tus envidia te dicen exactamente en qué necesitas trabajar, porque proviene de tus deseos más profundos.

2.¿De quién o quiénes siento envidia?

Aunque no lo queramos reconocer, las personas de las que tenemos envidia son nuestros modelos a seguir naturales. Estudiar a las personas que desencadenan la envidia, nos ayudará a descubrir quién queremos ser en la vida. Además, es importante distinguir y reflexionar acerca de quién o quiénes son las personas que puntualmente nos hacen sentir envidiosos, para poder determinar qué es lo que tienen esas personas que nosotros queremos. Ésto puede ayudarnos a pensar y plantearnos a nosotros mismos si es tan necesario tener eso que esa persona tiene o si son necesidades infundadas.

3.¿Qué cumplido puedo hacerle?

La terapeuta aconseja que, en vez de alejarnos refunfuñando de esa persona que envidiamos, lo ideal es acercarse y hacerle un cumplido, aunque nos cueste, ya que ello nos ayuda a confrontar nuestra envidia y indagar más acerca de lo que la origina. Hacer ésto puede acercarnos aún más a nuestro objeto de envidia y esa persona puede convertirse en nuestro mentor o en un objeto inspiracional para cumplir lo que deseamos.

4.¿Qué control tengo sobre la situación?

A veces puedes sentir que la envidia se te va de las manos, y en vez de esperar mágicamente el día en que llegue todo lo que anhelas, deberías pensar cómo puedes controlar la situación para lograr lo que tanto deseas. Por ejemplo, envidias a tu vecina porque tiene tres hijos y un cuerpo envidiable, o a tu compañero de trabajo que tiene tiempo de salir a caminar después de la oficina. pero ¿qué estás haciendo tú para lograr todo lo que quieres? Dice la terapeuta: “La única diferencia entre tú y las personas de las que siente envidia es que ellos ya han hecho esas cosas, lo que significa que tú tienes la capacidad de volverse como ellos si sigues los mismos pasos”.

Advertisement

Convierte tu envidia de una vez por todas

Deja de sentir envidia y toma las riendas de tu destino. Deja de lamentarte por lo que él o ella tiene o es, y haz algo para lograr lo que quieres, o al menos, acércate a tu objetivo. “Tus logros no son solo una gota en un balde, sino que son un gran recipiente de agua por sí mismos”, dice la Doctora Brown-James. “No estás viviendo para nadie más, es tu momento, y tratar de unir tantos de esos momentos como puedas, puede ayudar a eliminar parte de esa envidia y hacer que sea una motivación”.

¿Estás listo para convertir tu envidia en “sana envidia”?

Toma un momento para compartir ...

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda Gonzalez Casafús es argentina, mamá y Licenciada en Periodismo. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.