Un tanque vacío de gasolina y 20 dólares es todo lo que un vagabundo necesitó para tener hoy la suma de 300 mil dólares

Las buenas acciones se premian. ¿Hubieras hecho lo mismo que hizo este hombre?

Fernanda Gonzalez Casafús

Si has entrado a leer este artículo para ver la fórmula del éxito y ganar dinero de forma rápida y fácil, cumplo en decirte en este primer párrafo que esta nota está muy lejos de brindar esa información. Pues esta historia es mucho más profunda y toca el corazón de miles de cibernautas alrededor del mundo. Habla de las actitudes altruistas de quienes menos lo esperamos y cuánto aún nos queda por aprender de la vida.

Kate McClure es una joven agradecida. Muy agradecida. Tan agradecida que contagió a miles de personas en su accionar y hoy hay cientos de personas aportando a una buena causa. La historia comienza el día en que Kate, oriunda de Nueva jersey, Estados Unidos, se quedó sin gasolina en la carretera rumbo a Filadelfia, según lo reportado por The Washington Post. Sola, y en medio de la carretera, nunca pensó que algo así podía sucederle. Entonces, decidió bajar del coche y ver si alguien podía ayudarla.

Un extraño se iba acercando

Kate miraba a los autos pasar buscando a quién parar para pedir ayuda. Sin embargo, la ayuda vino de alguien impensado. Un extraño con un aspecto desaliñado se iba acercando al coche y sin dudarlo le dijo “¡Cierra las puertas y vuelve al coche!”. El hombre, llamado John Bobbit, era alguien sin hogar, que estaba vagando por las calles. Pero esta vez, la que necesitaba ayuda era Kate. Y John, detrás de su tosco aspecto, ocultaba un ser de gran corazón y compasión.

La mujer, algo atónita no creía lo que estaba pasando. Un extraño le estaba diciendo qué hacer. La situación ya era desesperante. Estaba sin gasolina, en medio de la nada, y no sabía si el hombre quería ayudarla o era un ardid para tramar algo. Pero en cuestión de minutos, la acción de John quedó al descubierto y Kate quedó impresionada por la caridad de este hombre.

Lo último en su bolsillo era para ella

John tenía tan sólo 20 dólares en el bolsillo. Tal vez iba a usarlo para su única comida del día. Pero algo en su corazón le dijo que debía ayudar a la joven. Entonces, tomó un bidón y fue hasta la gasolinera más cercana, no sin antes cerciorarse que Kate quedase en su auto al resguardo de los peligros. En la gasolinera gastó sus últimos dólares y le llevó a la joven el bidón con gasolina para que cargara en su coche y continuara su viaje.

Advertisement

Kate quedó tan sorprendida y agradecida que decidió que algo debía hacer por aquel hombre que, de forma desinteresada, se había brindado hacia ella. Así, Kate junto a su novio comenzaron con una campaña para recaudar dinero para John, como una forma de devolver el enorme gesto que él había tenido hacia ella.

Una campaña que recaudó más de lo pensado

Kate subió un video a youtube en el que John lee en el periódico la repercusión que había tenido su caso y en ese momento tan sólo había juntado unos 769 dólares. Profundamente conmovido repite en el video una y otra vez que no puede creer todo lo que había hecho la gente por él, a lo que Kate responde que es ni más ni menos porque él es una buena persona.

El hombre nunca iba a imaginar que gracias a un tanque de gasolina vacío y sus últimos 20 dólares lo iban a convertir en un hombre casi rico. Pues ahora, y gracias al aporte de miles de personas, la página de Go Fund Me donde se recauda el dinero, lleva juntada la suma de más de 400 mil dólares. Allí, cuentan la grata noticia de que ese dinero servirá para comprarle una casa a John, para que nunca más tenga que dormir en la calle. Pero eso no es todo; además, se comprará una camioneta y dos fideicomisos para poder sacar una pequeña renta de ellos mensualmente y no tenga que preocuparse por no tener dinero. Al final, y como corolario, Kate cuenta que John obtuvo su propia computadora y que está ansioso por leer él mismo la repercusión de quienes siguen de cerca su increíble historia.

Dar es mucho más que dar

El camino que ha ido trazando Kate para que John no pase más necesidades es simplemente la devolución al gran gesto que tuvo él para con ella. Los primeros días luego de aquel momento en el que John ayudó a la joven, ella estuvo volviendo una y otra vez donde él estaba y le iba llevando ropas y alimentos, hasta que cada día se fue convirtiendo en algo más grande, con cientos de personas conmovidas ante la historia.

Advertisement

Dar nos da esa sensación gratificante que no tiene igual.Cuando damos, todo lo que brindamos vuelve. Dar a los demás nos hace grandes y nos hace mejores personas. Lo material va y viene en esta vida; estamos en este mundo para mejorarnos cada día y ayudarnos entre todos a construir un mundo mejor. Las buenas acciones son las que, al final de todo, cuentan.

Esta historia nos demuestra cuánto podemos hacer con muy poco, y cuánto podemos lograr entre todos si nos unimos. A veces es fácil culpar al destino, o a la mala suerte, o al gobierno de turno, sin darnos cuenta de que cada uno de nosotros puede aportar su granito de arena y llevar luz donde hay oscuridad.

Comparte esta historia para generar conciencia acerca de las buenas acciones y sus recompensas.

Toma un momento para compartir ...

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda Gonzalez Casafús es argentina, mamá y Licenciada en Periodismo. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.