Una epidemia invisible azota al mundo. Aprende cómo proteger a tus seres queridos.

La depresión afecta el cuerpo, el espíritu y los pensamientos. Las personas deprimidas necesitan todo el apoyo posible de familiares y amigos para salir adelante.


Miriam Aguirre

La depresión clínica es una enfermedad mental que se caracteriza por provocar sentimientos de tristeza y abatimiento extremo, de desesperanza y desesperación. La depresión afecta el cuerpo, el espíritu y los pensamientos. Puede afectar la manera en que te sientes sobre ti mismo y los demás: tu apetito, tus horarios de dormir y tu ritmo de vida. La depresión es una enfermedad frecuente en todo el mundo, y se calcula que afecta a unos 350 millones de personas de todas las edades según reportes de la Organización Mundial de la Salud.

No se debe ignorar la depresión o pensar que desaparecerá con el tiempo ya que los síntomas pueden empeorar. Es de suma importancia buscar tratamiento y ayuda profesional, ya que la mayoría de las personas afectadas pueden recuperarse una vez que inician el tratamiento.

Las personas deprimidas necesitan todo el apoyo posible de familia y amigos que los anime a buscar ayuda, a continuar con el tratamiento y a mejorar su salud. Es importante actuar en cuanto aparezcan los primeros síntomas:

  • Persistente tristeza y pesimismo

  • Sentimientos de culpa, de desamparo o desesperanza

  • Pérdida de interés o de placer en las actividades normales, y lívido sexual

  • Dificultad para concentrarse, tomar decisiones y problemas de memoria

    Advertisement
  • Empeoramiento de enfermedades crónicas que coexisten, como la diabetes

  • Cambios en los hábitos del dormir (insomnio o dormir demasiado)

  • Cambios en los hábitos del comer (subir o bajar de peso)

  • Cansancio y falta de energía

  • Ansiedad, agitación, e irritabilidad

  • Pensamientos de suicidio o muerte

  • El hablar lentamente; movimientos lentos

  • Dolor de cabeza, dolor de estómago y problemas digestivos

  • Cambios repentinos y extremos de humor

¿Cómo puedes ayudar a alguien cercano a ti que tenga depresión?

  • Si tu amigo o familiar no ha recibido ayuda profesional, habla con él sobre las ventajas que esto le traería y acompáñalo a sus citas médicas si es necesario.

Anímalo a mejorar y a continuar con el tratamiento

Como ya se dijo antes, la depresión es una enfermedad seria que no debe de tratarse con ligereza. Si tu amigo tuviera diabetes o asma le recordarías tomar su medicamento todos los días, haz lo mismo en este caso.

Advertisement

Apoyo espiritual

Es altamente recomendable que tu amigo busque apoyo espiritual en este momento difícil. Ya sea por medio de la oración personal, asistir a servicios religiosos o buscar apoyo de un líder eclesiástico. Esto lo ayudará a entender que aunque tú no estés cerca, siempre va a existir alguien que lo escucha y que espera grandes cosas de él. No dudes en recomendar este tipo de ayuda, a veces es fácil subestimar lo que se puede lograr, pero el tener una guía que no cambia y el que tu amigo tenga gente alrededor que tiene valores altos, le ayudarán a salir de esa depresión más rápido.

Sé paciente y sé amigo

Tal vez tu amigo o familiar no tenga el mejor carácter en algunas ocasiones. Tal vez más de una vez necesites ser súper paciente, callar y abrazarlo y acompañarlo en silencio para pasar el momento difícil; él o ella necesita saber que estás ahí y que puede contar contigo.

Nunca pierdas la fe

Mantén la firme esperanza de que tu amigo puede recuperarse y que lo hará en algún momento si es constante en su tratamiento. Aunque sea difícil, recuérdale que no está solo. Y que siempre existe alguien cuidándolo y que lo ama incondicionalmente: Dios.

Sugiere actividades

Insiste en realizar actividades recreativas, artísticas y divertidas que sepas que le interesan o propón algunas nuevas. Tal vez este es un buen momento de tomar una clase juntos y aprender algo nuevo.

Hagan ejercicio y manténganse activos

Salgan a caminar, correr, escalar alguna montaña o inscríbanse en el gimnasio.

Expresa tu interés

Hazle saber que es importante para ti, para su familia y su grupo de amigos. Busca ayuda y apoyo de todos los conocidos para estar involucrados en esta fase de recuperación.

Ayúdalo a tener un plan de vida y a establecer metas

Si están estudiando, apóyalo con sus estudios académicos, exámenes o tareas. Hagan planes a futuro para tener un negocio, una banda musical, o simplemente salir de vacaciones.

Mantén una actitud positiva y sé alegre

No profundices en lo negativo de la vida, en los errores del pasado o en su enfermedad. Sé agradecido y recuérdale a él ser agradecido también. Piensen en todas las bendiciones que Dios derrama sobre ustedes cada día y en todo lo positivo que hay en su vida.

Ante todo sé un amigo de verdad y pon su bienestar y salud en primer plano. No importa cómo lo hagas, pero si lo apoyas con una actitud positiva y te mantienes a su lado durante este momento difícil, él se sentirá acompañado y alentado a seguir adelante.

Fuentes:

National Alliance for Hispanic Health
La depresión

Toma un momento para compartir …

Miriam Aguirre

Miriam Aguirre nació en México D.F. y actualmente vive en Argentina. Tiene un título en Educación Infantil. En su tiempo libre disfruta de leer novelas románticas, caminatas con su esposo y jugar con sus dos hermosas hijas.