Volvió a portarse mal en clase y su padre le hizo pasar la vergüenza del siglo

Si no te portas bien por las buenas, lo harás por las malas…

Mariel Reimann

No estamos hablando de un niño pequeño, tampoco sabemos exactamente la edad del muchacho, sólo sabemos que es un adolescente y que su conducta no era la mejor en clases, por ello, su papá tomó cartas en el asunto.

La foto se hizo viral luego de que su hermana la compartiera en su cuenta de twitter acompañada de la siguiente explicación:

“Mi papá le dijo a mi hermano que si tenía otra llamada de el profesor de Física quejándose, él mismo se sentaría con él en clase… y recibió otra llamada”.

Según lo reportado por los medios, Bradley Howard, quien comparte el mismo nombre con su hijo, habría cumplido con la promesa de asistir a clase con su hijo luego de recibir un reclamo nuevo por parte de la escuela al que asiste debido a su mala conducta.

Problemas de conducta

Según lo explicó su propio padre, los problemas de su hijo son por que a él “le gusta ser el alma de la fiesta” y se mete en líos por las interrupciones y las bromas que hace durante clase.

Le fue más difícil al padre que al hijo

Juzgando por lo que el papá de ese joven compartió en los medios al parecer, ejecutar el castigo, le fue más difícil a él que a su hijo al recibirlo.

“Estaba un poco nervioso de ir y rodearme de tantos adolescentes. Mentalmente. No sabía si estaba preparado para una situación así y me preguntaba si él iba a poder hablar”, comentó.

Por otro lado sabemos que su hijo no habría pronunciado palabra durante la clase de física y estaba totalmente sorprendido de ver a su papá con él.

Advertisement

Castigo ejecutado y lección aprendida

El maestro de Física de Bradley, quien se habría quejado del comportamiento del adolescente en su clase, le habría agradecido a su papá por haber asistido a la clase con su hijo, pero le pidió que ya no regresara por que creía que la lección había sido impartida.

¿Está bien lo que hizo este papá?

Ciertamente, la conducta del padre de este joven no tiene nada de malo. Él simplemente llegó a la escuela de su hijo, se sentó en uno de los pupitres y no se movió hasta que la clase no terminó.

Bradley no ridiculizó a su hijo, y por sobre todo, cumplió con su ‘amenaza’.

Muchos de nosotros cuando queremos corregir a nuestros pequeños o hijos a cualquier edad, solemos quedarnos en las amenazas únicamente, y es por ello que la mayoría de los niños escalan en su mala conducta; no creen en las consecuencias que hemos prometido.

Qué es lo más importante a la hora de disciplinar a los niños

Según los expertos una de las cosas más importantes que debemos hacer como padres es cumplir nuestras promesas y tener palabra.

Advertisement

Para poder lograr esto, antes de pronunciar una consecuencia a una acción, es sumamente importante que antes de abrir nuestra boca, estemos seguro de que lo que estamos diciendo, se va a cumplir, de lo contrario, sólo estamos fomentando la mala conducta y de alguna manera, la estamos solapando.

Así que, bien por este padre, que a pesar de que él mismo se puso en una situación que al menos a él le resultaba incómoda (tener que sentarse en un salón de clases con un montón de adolescentes y a lo mejor tener que haber pedido permiso en su propio trabajo para poder estar allí), lo hizo y por lo menos hasta donde sabemos, la lección quedó aprendida.

Toma un momento para compartir ...

Mariel Reimann

Mariel Reimann es gerente de contenido en Familias.com. Estudió leyes en la Universidad de Córdoba, Argentina y vive en Salt Lake City, Utah. Es madre de dos hijas que son la luz de su vida.