Alarmante estudio revela que la comida para bebés contienen tóxicos cancerígenos como el arsénico y el plomo

Nos cuesta creer que un producto alimenticio para bebés pueda ser nocivo para la salud. ¿Qué les estamos dando a nuestros hijos?

Fernanda Gonzalez Casafús

Si de alimentación se trata, los padres tratamos desde el inicio de su infancia que los niños estén bien alimentados, y que su dieta sea balanceada y saludable. En el mercado existen gran cantidad de productos listos para el consumo especialmente diseñados para los bebés. Sin embargo, los mismos serían altamente perjudiciales para la salud a futuro del niño.

De acuerdo a una investigación realizada por la Organización Clean Label Project, la cual proporciona información acerca de los productos alimenticios en el mercado, las fórmulas y comidas para bebés contienen grandes cantidades de arsénico, plomo y BPA, entre otros contaminantes.

El Estudio

De acuerdo a la investigación,se estudiaron unas 500 fórmulas para bebés y productos de 60 marcas. Los productos fueron evaluados, y se detectaron más de 130 toxinas, incluidos metales pesados, BPA, pesticidas y otros contaminantes relacionados con el cáncer y otras afecciones de la salud, tanto en humanos como en animales.

Lo abrumador es que los resultados de los productos estudiados arrojaron que el 65% de los productos dieron positivos en la prueba de arsénico, y que había un 36% de plomo, 58% de cadmio y 10% acrilamida. Todos estos productos químicos presentan peligros potenciales para los bebés en desarrollo.

El cadmio, por ejemplo, es un metal que puede encontrarse en las baterías y pilas, y los productos para infantes a base de soja pueden contener hasta 7 veces más de cadmio que otros productos. Asimismo, el 60% de los productos que decían ser libres de BPA contenían en verdad esta sustancia química que se utiliza mayormente para hacer plástico. Por otra parte, el 10% de los productos estudiados poseen acrilamida, sustancia que está relacionada con el daño cerebral, cáncer y problemas reproductivos.

Advertisement

Las marcas estudiadas

Las principales marcas que contienen productos tóxicos para el desarrollo del bebé son Gerber, Nestlé,Enfamil, Plum Organics, Enfagrow, Kellog´s y Sprout. Puedes encontrar el listado completo de las 60 marcas haciendo click en el enlace del estudio.

Los productos estudiados fueron leches de fórmula, comidas y papillas de frasco y bolsas, jugos y snacks, muchos de los cuales estaban eçtiquetados como productos orgánicos, siendo que tenían el doble de arsénico respecto de los productos alimenticios para infantes rotulados como comunes, es decir no orgánicos.

Efectos en el cuerpo de las sustancias tóxicas

Arsénico

De acuerdo a la Organización Mundial de la salud, este componente tóxico se asocia con defectos del desarrollo, lesiones en la piel, enfermedades cardiovasculares, neurotoxicidad, diabetes y cáncer. El agua potable contiene arsénico según la zona, por lo que es crucial que los niños beban agua filtrada para evitar la exposición. Los primeros síntomas de la exposición prolongada a altos niveles de arsénico se observan en la piel e incluyen cambios de pigmentación, lesiones cutáneas y parches duros en las palmas y las plantas de los pies, lo cual puede ocurrir después de una exposición mínima de aproximadamente cinco años, y puede ser un precursor del cáncer de piel.

Plomo

El plomo en la sangre de los niños se ha relacionado con un coeficiente intelectual más bajo, un crecimiento más lento, problemas de comportamiento, problemas de audición y anemia. Según la OMS, una vez que el plomo entra al torrente sanguíneo, se distribuye hacia el cerebro, el hígado, los riñones y los huesos y queda localizado en el cuerpo.

BPA

esta sustancia química con la cual se componen la mayoría de los plásticos, está muy en contacto a diario con los bebés, especialmente cuando beben leche de fórmula en biberones y consumen productos envasados. Los efectos de exposición al BPA incluyen cambios en el sistema nervioso del bebé, tales como la función tiroidea y el crecimiento cefálico; cambios en el desarrollo del comportamiento,e hiperactividad.

Advertisement

Qué podemos hacer como padres

En cierta forma, y si nos ponemos a pensar, todos los alimentos que ingerimos tienen en mayor o menor medida algún grado de toxicidad, pues la forma en la que nos alimentamos ha cambiado radicalmente en el último siglo. Las empresas alimenticias buscan aumentar su productividad y satisfacer la demanda, y el objetivo de brindar un alimento saludable queda en el olvido.

Es por ello que, como padres, debemos tratar de minimizar los riesgos y aportar opciones lo más saludables posibles para nuestros hijos. Algunas pautas a tener en cuenta pueden ser:

  • Alimentarse saludablemente en el embarazo

  • Amamantar hasta el año al bebé para evitar las leches de fórmula

  • Elegir productos lo más orgánicos posibles

    Advertisement
  • Tratar de evitar comidas envasadas

  • Hornear las propias galletas en vez de comprarlas envasadas

  • En vez de brindar una galleta o un snack envasado como tentempié, ofrecer una fruta al bebé y niño

  • Una huerta en casa puede minimizar los riesgos de frutas y vegetales contaminados con pesticidas

  • Utilizar biberones y vasos libres de BPA

    Advertisement
  • Leer las etiquetas de lo que compramos

  • Educar el paladar de nuestro hijo desde la primer infancia ofreciendo productos naturales

Los datos brindados por los estudios como el de Clean Labels Project buscan en primer medida, concientizar a la población acerca de los productos que consumimos así como eduque a los consumidores en la toma de decisiones certeras y confiables a la hora de elegir un alimento para nuestra familia.

Y tú ¿qué productos de los de la lista le das a tu hijo?

Toma un momento para compartir ...

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda Gonzalez Casafús es argentina, mamá y Licenciada en Periodismo. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.