Cuando la presión social te roba la felicidad

¿Eres de los que sufre por lo que dirán o ya no quieres arriesgarte por temor a volverte a equivocar? Déjame compartir contigo algunas propuestas que te ayudarán a sentirte seguro de emprender muchos nuevos proyectos.

Emma E. Sánchez

“Estoy gordo.” “Soy feo.” “Soy torpe con mi cuerpo.” “No aprendo con facilidad.” “Las matemáticas son muy difíciles.” “Es que yo no puedo.” “Así soy desde pequeño”…

Por diversas razones, poco a poco permitimos que ideas negativas se instalen en nuestra mente, les dimos oído a todas aquellas voces que nos criticaron duramente, a los que se burlaron y a los que dijeron que no podíamos lograr algo. Terminamos creyéndoles, perdimos la confianza en nosotros mismos y a partir de entonces hemos estado viviendo por debajo de nuestro potencial.

¿No crees que ya es tiempo de tomar el control de tu vida y dejar de escuchar esas ideas negativas sobre ti mismo? Si en verdad quieres hacer algo bueno por ti, continúa leyendo, esto te será de mucha utilidad.

Ya lo pasado, pasado

Lo que te hayan dicho de ti, la manera en la que te trataron y lo mucho que te criticaron y lastimaron, ya pasó. Ya no existe. Es necesario que tomes conciencia de todas las cosas del pasado que no te gustaron, que te dolieron y decidas hoy mismo dejarlo atrás, en el pasado, donde pertenecen. Luego, ya sea que las tritures, las rompas, las quemes, las mandes en un globo o se las dés al perro, deshazte de todas esas ideas negativas de una vez por todas y decide comenzar a poner solamente cosas positivas sobre ti mismo.

Ven y dímelo de frente

Con más frecuencia de lo que nos imaginamos, nosotros hemos sido los responsables de aceptar comentarios negativos acerca de nosotros, lo hemos permitido, tolerado y hasta fomentado. A partir de hoy, no vas a aceptar que nadie se exprese mal de ti o te hiera con palabras inapropiadas. Cuando alguien se exprese de ese modo, hazle saber que no te ayuda, que te desanima o te duele, que no te ayuda a crecer. Regularmente la gente responde de manera positiva o por lo menos toma conciencia de sus propias palabras y dejará de lastimarte.

Advertisement

Yo soy lo que soy

Tómate un tiempo a solas con papel y pluma en mano. Haz una lista de todas las cosas negativas que observas en ti, todo lo que no te gusta o te desagrada, seguro te saldrá una lista enorme. Luego, en otra columna, escribe todo lo positivo, todo lo que te gusta de y pon atención: cuando termines el ejercicio, esta segunda columna debe ser mucho más larga que la primera ¿de acuerdo? Vas a leer lo que escribiste y al final escribir: “Todo esto yo soy y solo yo decido qué lado me gusta más ser”.

¡Qué bonito es lo bonito!

Así como eres, eres perfecto, eres la combinación perfecta de cualidades, virtudes y defectos, y esta combinación tan particular es única, es irrepetible y es maravillosa porque eres tú. Comienza a pensar positivamente de ti, así como eres, así como estás.

Tú eres el capitán de este barco

Todo eso que te desagrada de ti ¡cámbialo! Todo lo que te gusta de ti ¡consérvalo, auméntalo, compártelo! Trabaja y pon tus energías en lo bueno de ti y lo que tienes ganado. Concéntrate en el progreso, en la mejora cotidiana y solo tú sabes hasta dónde quieres llegar. Nadie hará por ti lo que tú no hagas por ti mismo.

Esto no debe ir en tu herencia

Y por favor, no transmitas tus miedos, tus prejuicios, tu intolerancia a tus hijos. No repitas los mismos patrones de conducta de aquéllos que te dijeron que no podías. A los de tu casa diles una y mil veces que pueden salir adelante, que son hermosos, que lo valen todo, así como tú lo vales también.

¡Sonríe, eso siempre te hará ver muy bien!

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.