Hoy es un buen día para ser feliz

Una visión agradecida de la vida, diez motivos que te ayudarán a ver todo con otros ojos, a ser feliz más fácilmente.


Diana Brante Morales

Hoy la vida pasa muy rápido. La tecnología nos va quitando nuestra humanidad. Es más común un mensaje de texto que una carta escrita a mano, recibimos más llamadas telefónicas que visitas. El contacto cara a cara se ha vuelto la aguja del pajar.

¿Cuántas veces hemos dicho, “Cómo pasa el tiempo”, o “Pensar que lo vi tan chico”? La gracia de vivir es disfrutar cada momento al máximo, sorprendernos con los milagros del día a día. Detente un momento y mira a tu alrededor, ¿cuántas maravillas encuentras?

El hecho de sentir un latido dentro de tu vientre, el dar vida, es el mayor milagro que podrás experimentar. Dejar de sentir y pensar por uno, porque ahora eres madre, o padre, y has comenzado a vivir la mejor etapa de tu vida.

Vemos el amanecer y la puesta de sol, a veces cansados de vuelta a casa luego de un largo día de trabajo. Hoy toma un par de minutos y obsérvala, esa maravilla donde nuestro planeta gira alrededor de una estrella de luz y calor para que esta ilumine a todos los seres vivos por igual, sin discriminar a nada ni a nadie, solo dando vida.

Estoy viva

Es lo básico para ser feliz. Aprender a agradecer por tener un día más de vida, un día más para corregir errores, para sonreír, para disfrutar los momentos. Hoy tienes un día más para hacer lo que quieres. ¡Aprovéchalo! La vida te sonríe.

Amo y soy amada

Siempre hay alguien a quien amar y alguien que nos ama. Venimos al mundo a ser felices y llegamos porque somos la encarnación del amor. Nunca olvides amarte, con defectos y virtudes.

Tengo una hermosa familia

Hay quienes dicen que no se elige a la familia; hay otros que consideran familia a su círculo cercano. Sea cual sea tu elección, lo importante es que sea gente que se quiera, que se apoye y que fomente la felicidad del grupo.

Advertisement

Tengo un hogar

Una casa y un hogar no son iguales. Todos pueden tener una casa, un techo sobre su cabeza, pero solo el amor puede transformarla en un hogar. Agradece a la vida ser una de las personas beneficiadas con un hogar lleno de amor, donde las situaciones se enfrentan en familia y se celebran de la misma manera.

El arcoiris

Siete colores para recordar que después de la tormenta SIEMPRE viene la calma. Luego de cada lluvia saldrá el sol, así que si hoy estás con problemas, te sientes decaída… ¡Paciencia! Ya saldrá el sol nuevamente en tu vida.

No me falta nada

Dios me da lo que necesito y no lo que quiero, pues no siempre son lo mismo. Nunca tendré más de lo que pueda soportar ni menos de lo que necesite para vivir.

Disfruto la vida

El pasado ya fue, el futuro es un terreno incierto, de modo que solo tenemos el hoy para vivir y disfrutar. Si te quedas tratando de corregir los errores del pasado, o queriendo cambiar tu futuro, pasarás toda la vida en un momento que no es el presente. Tal como su nombre lo dice, es un “presente”, un regalo que se nos ha dado para vivirlo. ¡Vive, disfruta y no olvides que el mañana es desconocido!

La lluvia

El agua es sinónimo de limpieza, de pureza. Con la lluvia se limpian nuestras energías para comenzar de nuevo. Baila bajo ella, disfrútala, que no sea motivo de quedarse encerrada en casa, sal a caminar. Aprende a ver la vida con otra mirada y serás más feliz.

El sol

Es una estrella muy especial, capaz de entregarnos su calor y su luminosidad sin pedir nada a cambio. Una verdadera muestra de amor. Los días soleados estamos más alegres, felices, y no sabemos el motivo. Ahora que lo sabes, no lo olvides.

Puedo ser madre

He sido bendecida con la capacidad de dar vida, con un cuerpo dispuesto a moldearse en cada etapa que voy viviendo. Puedo alimentar a un ser dentro de mi cuerpo o fuera de él, y ser llamada madre. A un hijo lo amamos incondicionalmente.

Recuerda sonreír cada día, detenerte un minuto a disfrutar y no olvides estos diez pequeños detalles de amor.

¡Sé feliz!

Toma un momento para compartir …

Diana Brante Morales

Me gusta comenzar cada día como un nuevo día, darme la oportunidad de ser feliz y sonreír por las cosas básicas. Dar sin esperar nada a cambio. Siempre sorprenderme.