Problemas concretos, soluciones específicas para tu matrimonio

Cada matrimonio es diferente. Asegúrate de que el tuyo sea un éxito siguiendo estos consejos. Los peores errores y las mejores soluciones para tu matrimonio.


Miriam Aguirre

“Un matrimonio es como un banco”, dijo Irwin Corey. La calidad de éste, depende de cuánto estás dispuesto a invertir en él, tanto con amor, tiempo y energía. Hay muchos errores que se comenten durante el matrimonio a diario; a continuación escribo solo unos ejemplos:

Tener una mala actitud

Si pasas tus días de mal humor, pensando en todo lo que tienes que hacer, entre el trabajo, los deberes, llenas tu hogar de estrés, pierdes visibilidad de todo lo demás y lo más seguro es que terminarás hiriendo o esparciendo esa energía negativa en tu hogar.

  • Solución. Despierta cada mañana y respira profundo. Toma unos minutos para agradecer por un día más de vida y por esa maravillosa persona que tienes a tu lado. Sonríe más y disfruta tu vida en compañía de tu pareja.

Olvidar abrazar y besar a tu cónyuge

(Sí, todos los días). Es más importante de lo que te imaginas, tanto para ti como para su relación y para fortalecer su lazo de confianza y comunicación.

  • Solución. Despierta a tu pareja con un beso o dale un abrazo al despedirse en la mañana cuando se vaya al trabajo, haz lo mismo cuando regrese, o simplemente sorpréndela con un fuerte abrazo cuando menos lo espere. Dale la mano cuando caminen, abrázala mientras ven la televisión. Hazle caricias y cariños siempre que puedas.

Truncar la comunicación

A veces, sin darnos cuenta, nosotros mismos ponemos obstáculos en la comunicación en el matrimonio. Algunas faltas que llegamos a cometer fácilmente son: acusar a la otra persona, no escuchar sinceramente, no querer solucionar el problema, empezar una pelea y no querer terminarla, traer a colación problemas pasados, subir la voz, insultar, burlas, usar sarcasmo, etcétera.

  • Solución. Trata de ser paciente y aprende a perdonar. No importa que hayas nacido con un carácter explosivo, inténtalo. No seas el primero en tirar la piedra, no lastimes por nada del mundo a tu pareja. Escucha sus necesidades y haz lo mejor posible para terminar la discusión y arreglar la situación.

Olvidar reírse, divertirse, sonreír.

¿Recuerdas esa época cuando conociste a tu esposa y salían en citas y reían y charlaban por horas? Al casarse uno olvida que también puede divertirse. Es normal que las presiones de la vida y la rutina absorban su tiempo y atención; no te preocupes, a todos nos ha pasado.

  • Solución. Asegúrense de dejar tiempo libre para pasar ratos agradables, sin distracciones y de recreación. Tomen una clase juntos, salgan a caminar, cuéntense anécdotas graciosas o algún chiste. Hagan bromas y rían más.

Dejar de hacer depósitos en el banco de amor

Tu matrimonio es la relación más importante que debes cuidar y cultivar a diario. Debe ser tu prioridad aún más que tu trabajo, tu vida social y otros pasatiempos. Pon atención a los detalles y no olvides demostrar tu amor a diario.

  • Solución. No des por sentado a tu esposo. No dejes de agradecer por las pequeñas y grandes cosas que hace por ti. No olvides el factor sorpresa o las fechas importantes (como aniversarios y cumpleaños). No dejes de coquetear, jugar y cuidar su amor.

Violencia física o emocional

Una de las peores cosas que pueden ocurrir en la unión matrimonial es que uno de los cónyuges (o los dos) ataque o agreda, física o emocionalmente a su pareja. El dejar que las discusiones tomen niveles muy altos, el no ser humildes y pacientes, el olvidar considerar los sentimientos del otro, muchas veces pueden llevar a esto.

Advertisement
  • Solución. Sigue la regla de oro: no hagas lo que no quieres que te hagan, no digas lo que no quieres que te digan. Ama más, sé más cariñoso, perdona y sé más amable. Si alguna vez llegas a insultar a tu pareja o a lastimarla pide perdón, no lo vuelvas a hacer, no permitas que tu mal genio acabe con tu relación.

No perdonar y tener resentimiento

Como humanos cometemos muchos errores. Lo más importante es aprender de ellos y alejarnos de las malas decisiones y no repetirlos.

  • Solución. Si sientes que tienes resentimiento hacia tu pareja, aprende a dejarlo ir. Haz lo que debas hacer para liberarte de ese peso. Habla con tu pareja, vayan a terapia matrimonial y formen el hábito de no dejar problemas o discusiones sin resolver.

Infidelidad, deshonestidad y mentiras

Desgraciadamente, cuando el amor se enfría hay muchas repercusiones negativas. He conocido a personas que han quedado destrozadas al descubrir una infidelidad de parte de su cónyuge.

  • Solución. Nunca, bajo ninguna situación, recurras a mentir, deshonrar tu matrimonio y ser infiel. Si sientes que no quieres continuar con tu relación, habla con tu pareja y lleguen a un acuerdo. Por respeto, no la lastimes de esta manera. Esto es un acto que nunca podrá borrarse, algo con lo que ustedes dos y sus hijos cargarán por el resto de sus vidas.

Ama más, perdona más, sé más agradecido, piensa más en los sentimientos y necesidades de tu pareja. Descubrirás que al hacerla feliz, tú también eres más feliz.

Toma un momento para compartir …

Miriam Aguirre

Miriam Aguirre nació en México D.F. y actualmente vive en Argentina. Tiene un título en Educación Infantil. En su tiempo libre disfruta de leer novelas románticas, caminatas con su esposo y jugar con sus dos hermosas hijas.