10 señales de que te estás enamorando

A tu cuerpo le pasa mucho más que mariposas en el estómago. Descúbrelo.

Fernanda Gonzalez Casafús

Todo lo que se diga respecto del amor suena trillado, y hasta algo cursi. Que las mariposas en el estómago esto, que tocar el cielo con las manos aquello. Y todo eso que nos muestra el marketing del amor.

Pero hay una realidad innegable. Vinimos a este mundo a amar. Y si no, fíjate a tu alrededor, y todo lo que el ser humano busca a lo largo de su vida es sentirse amado y amar. Y la perpetuación de nuestra especie comienza la mayoría de las veces por un hecho: estar enamorados.

Qué dice la ciencia sobre el amor

Stephanie Cacioppo, neurocientífica de la universidad de Chicago, dice que durante años ha descrito al amor como un instinto básico en los seres humanos, y para la experta, el amor no sólo nos conecta emocionalmente a otras personas, sino que mejora nuestra comportamiento.

Es decir, que mientras más nos enamoremos, mejor personas seremos. Mientras tanto, de acuerdo a expertos de la Universidad de Harvard, el amor tiene diferentes fases, muy diferentes una de otras, que van desde el enamoramiento apasionado hasta el apego.

Por otra parte, Richard Schwartz y Jacqueline Olds, profesores de la Escuela de Medicina de Harvard, sugieren que la fase del amor “romántico” se mantiene por un tiempo para mantener nuestra supervivencia. Es decir, para perpetuar la especie.

Advertisement

Las señales del amor

Ya sea que sientas mariposas en el estómago, te den nervios y ansiedad cuando ves a tu amor, y te vuelves loca de pensar en cuánto falta para verlo, existen muchas señales que pueden indicar que te estás enamorando de esa persona, o que ya lo estás (y perdidamente).

1  Buscas excusas para el encuentro

Cualquier excusa es buena para planear un encuentro, o simplemente para encontrarlo allí de forma sorpresiva. No tienes que ir a comprar pan, pero sabes que él vive cerca, entonces, de repente ¡oh, me quedé sin pan!. No quieres reconocerlo, pero ¡te estás enamorando! Y si ya están junto a tu pareja y ambos están enamorados, siempre tendrán una justificación para el encuentro. Porque dos corazones flechados no pueden vivir separados.

2  Sientes que lo tiene todo

Te estás enamorando porque esa persona lo tiene todo. O al menos, todo lo que tú consideras importante. Es alguien atento, en quien puedes confiar, es servicial, empático, cariñoso, familiero, y todas las virtudes que ves y que no encuentras en nadie más.

De acuerdo a la ciencia, esta sensación de que él es único y no existe alguien en la tierra que pueda causarte las sensaciones que él te provoca, tiene su explicación en las hormonas dopamina, serotonina y noreprinefrina, las cuales se liberan durante la atracción.

3  No ves sus defectos

Y como consecuencia del punto anterior, estás tan ciegamente enamorada que no puedes ver sus defectos. El enamoramiento es una fase en la que no podemos ver más que las virtudes del otro y de todo eso que nos encanta.

Advertisement

Cabe aclarar que ello sólo sucede en esta primera fase de enamoramiento, pues luego, con el tiempo, comienzas a ver sus defectos. Eso sí, si el amor se ancla en lo fuerte de la relación, no habrá defectos que destruya el amor.

4  Lo comparas

Comienzas viendo todo lo que él tiene y que no tienen los demás. Te convences de que él es mucho mejor que cualquier otro hombre y hasta mejor que cualquier pareja que hayas tenido.

Dicen que las comparaciones son tediosas, pero cuando estás enamorada, son simplemente inevitables.

5  Esa persona pasa por tu cabeza en cualquier momento, y casi todo el día

Su imagen se escurre en tus pensamientos como nunca antes. Tu rostro y su tono de voz se han anclado en tu cerebro, y no puedes quitártelo de la cabeza, como te sucede con aquella canción de no puedes parar de cantar en silencio.

Y el bienestar que ello te produce se traduce en esa sensación que no puedes explicar. Te estás enamorando.

Advertisement

6  Te imaginas un futuro con él

Comienzas a fantasear un futuro con él como nunca antes. Quieres casarte, tener hijos, y envejecer a su lado. Planeas muchas cosas, pero siempre con él como compañero. Y si tienes la suerte de que él se está enamorando de tí también, ten la certeza que le pasará lo mismo, pues es mentira eso de que los hombres no se enamoran. Cuando un hombre se enamora no querrá dejar ir a su reina jamás.

7  Cambian tus prioridades

Ahora te darás cuenta que primero quieres ver qué planes surgen con él, antes que con tus amigas. Y no se trata de recluirse en la pareja y dejar de lados los amigos, sino que en esta fase de enamoramiento es fácil sucumbir a la magia que sucede en nuestro cerebro cuando nos enamoramos.

Y entonces, no sólo tus amigas te comprenderán, sino que te alentarán a seguir alimentando el romance, para que derive en una fuerte e inquebrantable relación.

8  Quieres ayudarlo en su dolor

Te duele verlo triste por la pérdida de un ser querido, o cualquier otro acontecimiento que lo haga sentir mal. Sientes un deseo irrefrenable de ayudarlo y de a poco se apodera en tí instinto protector que tenemos todas las mujeres.

Querer ayudarlo y sentir en tu propia piel su dolor es signo irrebatible de que te estás enamorando, o que ya lo estás.

Advertisement

9  Te vuelves algo posesiva

Lo quieres sólo para ti. Necesitas ser su centro de atención y quieres que sólo tenga ojos para verte a ti. Ese instituto posesivo es una de las armas de nuestra biología humana para asegurarnos la supervivencia de la especie.

Entonces, quieres hacer todo con él, ir a todos lados con él, y tratar de pasar la mayor parte del tiempo a su lado. Pero cuidado, que de ahí a los celos enfermizos hay una línea muy delgada, y que nunca debes cruzar si quieres que ese amor incipiente prospere.

10  Tienes la certeza de que la pasión durará por siempre

Una certeza que no tiene asidero científico. Pues para los expertos, ese enamoramiento, lamentablemente llega a su fin. La intensa pasión y el enamoramiento del principio se van enfriando lentamente para dar paso a lo que los psicólogos llaman apego.

Pero no temas, que lo que viene después es tan bonito y gratificante como el enamoramiento del principio.

Enamorarse es una de las sensaciones más lindas que podemos experimentar. Disfrútala en todo su esplendor y cultívala para que esa fase pase al siguiente nivel y se convierta en una amor para toda la vida.

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda Gonzalez Casafús es argentina y mamá de dos. Licenciada en Periodismo, especialista en Redacción Digital y Community Manager. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.