12 necesidades que debes atender en tus hijos para que disfruten de una buena salud mental

La manera en la que crías y cuidas de tus hijos dice mucho del tipo de adulto que serán.

Erika Patricia Otero

Una de las fases más comunes de la paternidad y la maternidad es el preocuparse por el bienestar y desarrollo de los hijos.

Es natural que haya preocupación si surge en tu hijo un comportamiento o actitud que no es «normal» para su edad y para todo niño. De igual manera, es justo que acudas a un especialista si notas que el niño no crece ni come como se supone debería.

Es decir, es correcto que trates de ayudar a tus hijos a que tenga una vida plena, saludable y feliz; pero ¿estás abarcando todas las áreas necesarias para que tu hijo sea por completo saludable?

Salud mental de tu hijo: ¿Te preocupas por su desarrollo y estabilidad?

Este es quizá el aspecto que pasa más desapercibido a los padres, y no es su culpa. El desconocimiento hace que los padres vayan un poco a tientas en ese área del desarrollo de sus hijos, y solo lo toman en cuenta cuando las llamadas de atención de los maestros por el «mal comportamiento»del niño en el salón de clases, o con sus compañeros de estudio, se hace intolerable.

¿Qué es la salud mental?

Concordemos que la salud abarca no solo la ausencia de malestares y trastornos físicos, además implica el bienestar mental y social, esto según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Advertisement

Tener una excelente salud mental implica no solo estar libre de trastornos o discapacidades mentales; además, las personas deben gozar de un estado de bienestar tal que les permita disponer de todas las capacidades que posea y ser capaz de hacerle frente a los problemas de la vida diaria.

Con esto, si una persona goza de salud mental es capaz de relacionarse con otras personas, de expresar sus pensamientos, trabajar y disfrutar de los placeres de la vida; de igual manera, también tienen una vida interior rica y estable.

Así el asunto, es claro que los padres son los directos responsables de hacer que sus hijos tengan o no una excelente salud mental. Te preguntarás la razón; la respuesta es que desde niño debes procurar atender las necesidades emocionales de tus hijos.

Aspectos que debes cubrir en tus hijos para que tengan una excelente salud mental

1 Expresa afecto

Aunque suele ser algo que muchos padres dan por hecho que sus hijos saben, la verdad es que aunque tu hijo se sepa amado, tu debes garantizarle ese afecto por medio de abrazos, halagos, palabras de apoyo y como consideres que puedes manifestarlo.

2 Enséñale a controlar sus emociones

Un adulto que es capaz de controlar sus emociones fue un niño al que sus padres le enseñaron a regularlas. Tu hijo debe aprender a que sentir rabia, miedo, frustración, dolor, tristeza, entre otros. Pero también debe aprender a manifestar esas emociones de la manera adecuada, sin hacer víctima a nadie  por lo que siente.

Advertisement

Enséñale que en caso de ira lo mejor es que respire profundo hasta calmarse, que no es malo sentirla, lo malo es dañar a los demás. Y así en todos los casos.

3 Respeta tu rol como padre o madre

Eres padre o madre, no su amigo. Tu hijo puede y debe confiar en ti; pero no debe encontrar un aliado en sus travesuras, sino alguien que le enseñe y guíe.

4 Dedícale tiempo

Tanto de calidad como cantidad. Si has prometido a tu hijo que vas a recogerlo de la escuela para luego ir al cine (por ejemplo), cumple. Tu palabra es importante para él porque confía en ti, porque le hace saber que deseas compartir tiempo con él y no es una obligación.

Cuida que sea tiempo de calidad, que en esos momentos hablen de las cosas que por lo general no hablan jamás, cosa que cuando ya tu hijo sea mayor, esos sean de los mejores recuerdos que pueda disfrutar y aplicar con sus propios hijos.

5 Ayúdalo a conocerse

Tu hijo debe ser capaz de auto-analizarse. Guíalo para que aprenda a comprender sus emociones, sus sentimientos y pensamientos. Con ello aprenderán a comprender a las personas que le rodean, a no juzgarlas y a ser considerados.

Advertisement

6 Haz que se sienta seguro y protegido

Al primer lugar donde acuden los niños cuando se caen o son agredidos por otros niños es a sus padres en busca de ayuda y consuelo. Por eso es importante que tu hijo sepa que si te busca vas a estar ahí para apoyarlo, cuidarlo y garantizar su bienestar.

Habla con él y garantízale que puede contar contigo sin ser juzgado por lo que diga o haga, que siempre estarás ahí para reconfortarlo y escucharlo; créeme, serás la primera persona a la que acudirá.

7 Conecta con las emociones de tu hijo (empatía)

Es importante que tu hijo sepa que si va a ti en busca de consuelo, tu estarás dispuesto a comprenderlo. Que te solidarizas con sus necesidades.

Para ello, cuando tu hijo acuda sintiendo tristeza, pregúntale acerca de lo que lo hace sentir así, haz que comprenda que sabes cómo se siente y abrázalo para confortarlo.

8 Debes ser responsivo

Ser responsivo es saber responder a las necesidades emocionales de tu hijo. Si tu hijo siente miedo, necesita que sepas responder a sus miedos, al igual que con todas sus emociones.

Advertisement

Ejemplo: Si tu hijo busca un abrazo, abrázalo; si necesita un consejo, otórgaselo.

9 Estableces límites

Los niños deben saber hasta dónde pueden llegar con sus padres. Para ello, debes poner normas y hacerlas cumplir. Si lo haces, estarás garantizando a tu hijo que no tendrá problemas al cumplir con las reglas que la sociedad impone.

10 Enseña independencia

Desde pequeños los niños muestran deseos de independencia; incentívalo. Deja que tome sus propias decisiones y aconséjalo cuando observes que no es el camino correcto.

Darle independencia lo hace autónomo y capaz de hacerse cargo de sus decisiones como de sus responsabilidades, las cuales debes enseñarle.

Recuerda: Cada decisión o elección tiene consecuencias, y esto es algo importante a enseñar a tus hijos.

Advertisement

11 Respétalo, acéptalo y valóralo

Enseñas a tu hijo estos valores cuando los respetas, aceptas como son y valoras sus actos. Tu hijo es un ser humano igual a ti y por lo tanto necesita que lo trates como a un igual, que aún depende de ti para muchas cosas.

No sientas que tienes poder sobre tu hijo, tienes deberes, derechos y obligaciones. Respétalo si deseas ser respetado, tú como padre no quieres ser temido, sino amado y valorado. Lo mismo desea tu hijo.

12 Identidad

La identidad es algo que se establece desde los primeros meses de vida. Con ello el niño aprende a diferenciarse de ti como un ser humano individual y aparte de su madre o padre.

Cuando el niño sabe que es diferente a sus progenitores y a todas las personas que le rodean, es capaz de defender su idiosincrasia, desarrollar su personalidad, carácter y temperamento.

Sé que cada una de las cosas que he explicado antes las has llevado a cabo en mayor o menor medida. No descuides ninguno de los aspectos antes citados, pues el bienestar de tus hijos depende de ti más de lo que imaginaste.

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.