17 hábitos del lenguaje corporal que deberías abandonar ahora mismo

Nuestros gestos y posturas dicen mucho de cómo somos. Aprende acerca del lenguaje corporal, ya que puede estar revelando aquello que no quieres que nadie sepa.

Adriana Acosta Bujan

¿Quién no ha hecho estas cosas?: formar un corazón con las palmas de las manos, guiñar un ojo indicando complicidad, expresar una sonrisa tímida a la persona que te gusta, caminar mirando el suelo, tocar la nariz al hablar o desviar la mirada cuando alguien nos habla. Son muchas las señales que hacemos consientes o inconscientemente que dicen mucho de quienes somos en realidad.

El lenguaje corporal es uno de los tipos de comunicación que son estudiados por la psicología social; psicólogos y comunicólogos han tratado de descubrir el significado de cada uno de los gestos o movimientos que hacemos con el cuerpo para conocer la personalidad de cada quien. Incluso lo investigan para descifrar las declaraciones de muchos delincuentes, psicópatas o personas que sufren algún tipo de trastorno.

Todos los movimientos corporales aportan significados especiales, estos son utilizados para omitir el lenguaje verbal en cualquier situación. Cuando logramos descifrar el significado de cada uno de los gestos o movimientos, se pueden abrir las puertas hacia el éxito profesional; incluso encontrar el verdadero amor, descubrir el engaño o conocer más a fondo a una persona.

Por tal razón es importante conocer algunos gestos que se realizan como hábitos negativos, ya que estos pueden obstaculizar un logro o una meta personal, por ejemplo: tener un buen empleo.

¿Qué dicen tus movimientos corporales?

1 Con la cabeza

Uno de los movimientos que pueden ser poco favorables cuando alguien está hablándote, es inclinar la cabeza hacia abajo, ya que indicará desaprobación, actitud negativa o desinterés.

Advertisement

2 Tus brazos

Cuando cruzas los brazos demuestras ser una persona que está a la defensiva e insegura. Si tienes la costumbre de cerrar los puños reflejarás hostilidad, negatividad, restricción. Por lo general, es una señal de alejamiento o de poca confianza.

3 Con tus piernas

Lo mismo pasa cuando cruzas las piernas ya sea estando de pie o sentada, este movimiento indicará que tienes una actitud defensiva, que estás listo para entrar en una discusión si algo no te parece; incluso demuestras incomodidad, tensión.

4 Todo el cuerpo al estar de pie

Si eres una persona que te inclinas demasiado hacia la otra persona que está frente a ti, le estarás indicando que invades su espacio personal, eso puede intimidar a la persona ya que tal vez aún no exista mucha confianza y te demostrarás demasiado agresiva.

5 Jorobarse o encorvarse

Reflejarás timidez, inseguridad, baja autoestima; incluso que algo ocultas o no te sientes bien contigo mismo o con algo.  Incluso el autor del libro “Cómo leer el cuerpo”, Ohashi, afirma que todas las emociones están ligadas con el cuerpo.

Advertisement

Según él, en la espalda es donde se refleja las verdaderas emociones; si caminas encorvado la mayor parte del tiempo revelarás que sufres y eres una persona que tiene una gran tristeza, además de reflejar impotencia.

6 Tocarse la barbilla mientras miras a alguien

Si haces esto constantemente, en definitiva estarás proyectando que eres una persona que juzga a los demás con solo mirarlos, que eres fría, egocéntrica y que tomas decisiones a la ligera.

7 Mirarte las uñas o mirar el reloj

Es un hábito que refleja aburrimiento, desinterés y cansancio. Será como decirle a la otra persona que no te importa lo que dice.

8 Jugar con el cabello o los dedos de tus manos

Es una señal de intranquilidad e inseguridad. Proyectarás que no eres una persona relajada y confiada, puesto que le temes a algo; incluso que eres ansioso y poco paciente.

9 Morderse las uñas

Este hábito refleja que eres una persona nerviosa, estresada y que estás pasando por malos momentos; también denota que eres una persona que sufre de ansiedad, que eres poco asertiva y que no eres capaz de enfrentarte a tus miedos. Incluso es considerado científicamente como un trastorno llamado onicofagia.

Advertisement

10 Parpadeo constante de los ojos

Significa que estás nervioso, estresado o que estas mintiendo.

11 Mirar hacia abajo evitando contacto

Estarás proyectando ser una persona sumisa, con miedo, incluso de sentirte inferior, además de ser una persona nerviosa e insegura.

12 Tocarse la cara

Si te encuentras conversando con alguien y sueles tocarte la cara constantemente principalmente la nariz, estarás indicando que mientes o estas engañando, así como cubrirte la boca ya sea con tus manos o pañuelo.

13 Sonrisa falsa

Creo que todos podemos detectar este tipo de sonrisa, que remiten a la hipocresía y falsedad.

14 Manos en la cadera o detrás de la cabeza

Esta posición refleja superioridad, que deseas tener el control de la situación y que no estás dispuesta a escuchar o ceder ante cualquier situación.

Advertisement

15 Saludar con un gran apretón de manos

Es común y bien aceptado por la sociedad estrechar las manos de alguien con un fuerte apretón cuando quieren acordar con alguien o dejar cerrado un trato. Sin embargo, cuando no es el contexto, puedes remitir a ser una persona competitiva, agresiva y poco confiada.

16 Estar agitado

Las personas pensarás que estás asustado, que eres impaciente o que te está avergonzando algo.

17 Obstáculos en una charla

En la actualidad es clásico estar en la mesa con alguien y poner el celular en medio de las dos personas, incluso poner cualquier objeto como una taza de café, libretas, bolsas entre otras, eso significa que estás poniendo una barrera invisible, indicando que eres tímido y que no te gusta el contacto con los demás.

Ahora bien, recuerda estos hábitos negativos y evítalos lo más que puedas, ya que indudablemente darán una imagen de ti que no deseas que los otros descubran. Ten en mente que el nuestro lenguaje corporal es como un espejo ante la sociedad que puede ser utilizada para bien o para mal.

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias