3 pasos para no ser la madre sobreprotectora de un adolescente

Desprenderse y no ser una madre sobreprotectora es necesario para el desarrollo de los hijos, sobre todo en la adolescencia. Si no sabes cómo lograrlo, aquí encontrarás algunos consejos.

Adriana Acosta Bujan

Cuántas veces pensamos en el futuro de los hijos y nos decimos: ¡Quisiera que viajara antes de casarse!, ¡Quiero que estudie veterinaria como su padre!, ¡Deberá casarse a los 35 años!

Pero, desafortunadamente, el futuro de los hijos no está en las manos de sus padres, ya que si bien es cierto que somos guía, apoyo y ejemplo a seguir, ellos son los que tomarán las decisiones de su vida. Como padres debemos entenderlo y concientizarnos de ello, para así evitar sufrimientos y sentimientos de apego que podrían generar sufrimiento en ambas partes.

Como padres, muchas veces nos duele ver a los hijos sufrir cuando toman malas decisiones, sin embargo es parte de su proceso hacia la madurez. Sí no aprenden de sus errores, difícilmente obtendrán un conocimiento de la vida.

Un error que suelen cometer los padres de adolescentes, es pensar que ellos aún son pequeños e incapaces de tomar decisiones correctas en la vida, quizá desde el gran amor que se les tiene y la preocupación de hagan elecciones incorrectas.

Ante esto, ¿cómo no sobreprotegerlos? En esta etapa de la vida, los hijos son capaces de conocer lo que es bueno y lo que es malo, así como ser independientes al tomar cualquier decisión por mínima que sea. Así que para no ser una madre sobreprotectora, debes implementar los siguientes tres pasos.

Advertisement

1. Confianza

¿Cómo vas a confiar en él si siempre le prohíbes todo? Pon a prueba la confianza que le tienes a tu hijo dándole libertad de hacer las cosas que desea, pero con ciertos límites, como por ejemplo: escoger su propia escuela, elegir su ropa (es parte de su personalidad y de su crecimiento), tener amigos y optar por su propio estilo de vida.

Establece pruebas constantes y cada día dale más libertad para tomar decisiones. Haz que enfrente por si solo las consecuencias de sus errores, ya sean positivas o negativas. Recuerda que la confianza se gana, por lo que debes permitir que tu hijo con su trabajo y esfuerzo constante, se gane la tuya.

No pierdas la autoridad, pero con amor, lee el siguiente enlace: Cómo tener autoridad ante los hijos adolescentes

2. Se una guía, no una espía

Sé que para los padres los hijos siempre van a ser los pequeños de la casa, pero debes entender que tu hijo ha crecido y es capaz de desarrollar sus propios juicios ante la vida. Procura tener mucha comunicación con tu hijo, para así conocer cuáles son sus intereses e inquietudes en la vida. Dale herramientas para guiarlo, que desarrolle sus emociones y las exteriorice de la mejor manera, pero no seas una espía que esta todo el tiempo decidiendo por él lo que tú crees que es mejor para su vida.

3. Que tus miedos no sean los suyos

Todos los padres tenemos miedo de que a nuestros hijos les pase algo terrible, como un accidente fatal, un secuestro o un asalto, razón por la cual a veces reaccionamos sobreprotegiéndolos. Sin embargo, ten presente que esos son tus miedos y hasta cierto punto son normales dada la etapa por la que atraviesa tu hijo. Aprende a desprenderte y vencer tus temores, para que tu hijo no sea una persona insegura ante la vida.

Advertisement

Para vencer tus miedos te recomiendo leas: El miedo: acaba con él en 8 simples pasos

No es sencillo dejar de ser sobreprotectores, pero es necesario hacerlo por el propio crecimiento, madurez y desarrollo de nuestros hijos. Dales la libertad y la confianza que necesitan de ti y sobre todo, acompáñalo siempre como su guía y ángel guardián. No les resuelvas sus problemas, solo apóyalos y ofréceles una gran cantidad de soluciones y alternativas para que ellos elijan y tomen sus decisiones.

Lee el siguiente artículo que te ayudará a reflexionar sobre el tema:¿Estás malcriando a tu hijo? 6 claves para que tu hijo sea feliz

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias