3 remedios caseros para curar la gastritis

Los medicamentos ayudaron pero los remedios hicieron la diferencia


Emma E. Sánchez

Inflamación del estómago, inapetencia, reflujo, náuseas y algunas veces hasta vómito, dolor en la parte superior o en lo que muchos llaman la “boca del estómago” y malestar general en el área, son síntomas de una muy posible gastritis.

Medline plus nos explica que todo estos síntomas son el reflejo y aviso de que el revestimiento del estómago está hinchado o inflamado. Algunas veces puede ser por un breve tiempo o en el peor de los casos durar por meses y años y volverse crónica.

Comencé a investigar sobre el tema porque de repente comencé a notar que mi estómago se inflamó parecía un globo de la parte superior, inclusive algunas blusas ya no me cerraban y lo peor era que un dolor muy incómodo no me dejaba en todo el día, eructaba sin parar y nada se antojaba para comer.

Entonces me enteré que era gastritis y que algunos causantes de mi malestar estaban en esta lista:

  • Tomar demasiados fármacos como ácido acetilsalicílico, ibuprofeno, naproxeno y similares

  • Consumo excesivo de alcohol

  • Infección del estómago causada por la bacteria helicobacter pyori

  • Pasar mucho tiempo sin alimento

    Advertisement
  • Comidas muy calientes

Cuando fui al médico me llamó la atención que, contrario a lo que yo pensaba, el estrés no es el gran culpable, sino la bacteria por lo que mi médico me mandó hacer una prueba de laboratorio para buscarla y de paso revisar si no había presencia de sangre y descartar alguna hemorragia digestiva.

El tratamiento

El médico solo me prescribió un antiácido ¿puedes creerlo? Me explicó que al no presentarse la bacteria ni haber sangrado los síntomas desaparecerían y que el antiácidos haría su parte.

Debo decir que el dolor se quitó pero la inflamación no, así que puse en marcha el plan B, los remedios caseros.

Miel

Dos cucharaditas disueltas en agua tibia al despertar. Se siente muy bien tomarlo

Aceite de oliva

una cucharadita también con poca agua en ayunas. Hay quien toma un poco de leche tibia, a mí la leche no me cae muy bien pero a otras personas les favorece mucho.

Avena con miel

llegando al trabajo comencé a prepararme un poco de hojuelas con miel con agua fresca, no fría y comencé a sentir la diferencia.

Papaya con piña

a media mañana un vaso de estas frutas o un licuado de ambas, refresca mucho el estómago

Jengibre

esto hizo en verdad la diferencia, comencé licuando un trocito con la papaya y la piña y luego tomando dos cápsulas diariamente de jengibre deshidratado.

15 días después, puedo decir que mi estómago comenzó a desinflamarse, la ropa comenzó a quedarme otra vez y la molestia general pasó.

Advertisement

Ahora estoy procurando no comer demasiado, ni muchos alimentos muy calientes, picantes o con demasiada grasa.

El médico me dijo que regresará a su consulta si el dolor no pasaba, si el excremento se volvía negro pues entonces la gastritis podría haber empeorado y se deben tomar cartas serias pues de no hacerlo esto puede generar un cáncer de estómago y ser en verdad mortal.

Así que mejor decidí mejorar mi estilo de vida, caminar un poco todos los días y por si las dudas, aprender a organizar mi trabajo y relajarme un poco más cada día para ir a la cama en paz y dejar que mi cuerpo se regenere.

Toma un momento para compartir …

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.