4 crisis que atraviesan las parejas estables

Estas son las crisis que todos los matrimonios tenemos que pasar. ¡Conocelas y superarlas!

Adriana Acosta Bujan

Las expectativas de todos los matrimonios es poder mantener la llama de amor en su relación para siempre, que al pasar los años el sentimiento por el ser amado nunca desaparezca y vivir juntos hasta que la muerte los separe.

No es una utopía o algo imposible de alcanzar, cuando las parejas han superado todos los problemas matrimoniales.

Sin duda, en todas las relaciones se pasan por momentos difíciles, sin embargo, cuando se trabaja en equipo y solucionan los conflictos, es posible experimentar un final feliz; de lo contrario, esa relación puede fracasar.

Química del amor

Helen Fisher es una reconocida antropóloga y bióloga, por muchos años ha investigado el tema del amor romántico desde el punto de vista científico. Ella ha descubierto tres teorías que explican el funcionamiento del cerebro cuando nos enamoramos, para entender el amor en las relaciones.

Los resultados son sorprendentes: el cerebro, al controlar el deseo sexual, hace que el apego y el amor romántico que sentimos por la pareja amada, sea dado por las diferentes sustancias que segrega el cerebro.

Advertisement

Después de entender cómo funciona nuestro cerebro con respecto al amor, es importante identificar las crisis para poder superarlas. Estas se clasifican en etapas que empiezan y concluyen al pasar los años, puesto que el amor nunca acaba.

¿Cuáles son?

1 Del primer año

Se le conoce como la experiencia de estar enamorado. Es un estado romántico y obsesivo, en el que hay una fuerte atracción y deseo. Seguramente recuerdas que al estar con tu pareja sentías mariposas en el estómago, emoción, euforia y muchas ganas de permanecer todo el tiempo posible a su lado.

Recuerdo el primer año de mi matrimonio, era algo maravilloso, vivíamos en completa felicidad y alegría, todo era color de rosa. Pasados unos meses a un año, comenzamos a discutir frecuentemente por causa de las distintas maneras de cómo hacíamos las cosas, los diferentes estilos de vida, costumbres, incluso ideologías.

Comenzamos a ver los defectos del uno al otro y luchábamos para tener nuestro propio espacio; esa idealización que tenía de mi pareja se fue apagando, al descubrir que no era perfecto.

Por fortuna, superamos la crisis, puesto que el amor y el compromiso eran más fuertes que cualquier punto de vista diferente.

Advertisement

Establecimos límites y reglas, realizamos críticas constructivas, entablamos conversaciones para llegar a acuerdos, trabajamos con paciencia, perseverancia y muchas veces cedemos para complacer al otro.

Helen Fisher dice que esta etapa de enamoramiento dura entre seis meses a un año, después se da el final de la etapa. Por lo usual, es donde se dan las rupturas, ya que las parejas se dan cuenta de la realidad de cómo es su ser amado y comienza a ver los defectos más que sus virtudes.

2 De los tres años

Esta etapa se da cuando la pareja quiere formalizar su relación, existe un anhelo y deseo de tener descendencia. Por lo regular surge un ambiente de necesidad de incrementar el compromiso que hay entre los dos.

En este momento, se han aceptado con sus defectos y virtudes, la comunicación ha mejorado, pero sienten que deben complementar su amor.

Normalmente, cada uno ejerce su rol y se comienza a tener una estabilidad emocional y económica. Por ello, en esta crisis se vuelve a evaluar la relación, ya que los dos tienen que estar de acuerdo con la decisiones.

Advertisement

Cuando la crisis no es superada, es porque alguno de los dos no se siente maduro o capaz de afrontar más responsabilidades.

Al comenzar los tres años de matrimonio, experimenté esta crisis, él pasaba más tiempo fuera de casa por el trabajo y yo me quedaba sola. Por ello, surgió en mí el ferviente anhelo de convertirse en madre.

Pero, ¿Qué pasa si no pueden tener hijos?, ¿Cómo se supera la crisis?

Mientras que la pareja tenga sueños y metas en conjunto la crisis se supera, puesto que el amor se vuelve más fuerte y sólido, en muchos casos descubren maneras distintas de formalizar su relación. Tal vez compran una casa, tienen mascotas o ponen un negocio, planean un viaje entre otras cosas.

Advertisement

3 De los 10 años

Esta etapa puede tomar dos caminos distintos, uno son los hijos y el otro es la intimidad con la pareja. Por lo general, cuando las parejas tienen hijos, desplazan toda su atención a ellos, esforzándose por ser buenos padres.

Por lógico, aumentan las responsabilidades y obligaciones; en algunos casos, existirán conflictos en la manera en cómo los educan.

En la parte de la intimidad, la pareja comienza a experimentar una baja del deseo sexual ya que pasa a segundo plano. En esta crisis surgen dudas e inconformidades; incluso dudas con respecto a no ser tan atractivo para la pareja, ya que las relaciones no son tan frecuentes como antes.

Sin embargo, cuando la crisis es por intimidad, es un gran momento para volver a reavivar el amor, el deseo y de reconquistarse mutuamente. Recuperar la llama del amor y descubrir otras nuevas maneras de divertirse en pareja.

Sabemos que los hijos ocupan toda nuestra atención y amor, sin embargo, debemos establecer prioridades y límites para tener tiempo con la pareja.

Advertisement

Lo que usualmente hacemos mi marido y yo, es tomar un día para ir a cenar, al cine, o ir a la playa o un concierto (dejando a los hijos al cuidado de los abuelos).

4 Nido vacío

Esta crisis la pasan las parejas estables cuando los hijos parten de casa al crecer, para hacer sus propias vidas.  Habitualmente, se siente una soledad y un vacío en el corazón, puesto que se termina por completo con las costumbres y rutina de vida.

En esta etapa la pareja deberá concentrarse en la relación, volver a disfrutar la compañía del uno al otro,  volver a retomar el curso de su amor.

Todas las crisis de parejas se pueden solucionar, cuando existe amor, comunicación, respeto y trabajan en equipo. La idea del amor eterno es algo que se puede experimentar; por ello, lucha, persevera y alcanza, para superar cualquier conflicto con tu pareja.

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias