4 síntomas físicos y 4 psíquicos para saber si tienes depresión o nada más estás triste

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que afecta el cuerpo y la psiquis. No se trata de una elección personal o de un síntoma de que somos personas débiles, sino de que hay que tratar este mal de una forma seria.

Fernanda Gonzalez Casafús

Hoy poco tiempo dedicamos al análisis de nuestra vida personal y bienestar espiritual. Ya sea por falta de tiempo, por el ritmo de la vida, por temor a conocernos, etcétera. Y cuando no nos sentimos a gusto con alguna parte de nuestra vida, nuestro cuerpo y mente se enferman. Es normal que algunos días estemos más decaídos que otros, pero cuando el decaimiento se vuelve crónico hay que prestar atención porque podría tratarse de un síntoma depresivo. Si tú o algún familiar tiene algunos de estos síntomas podría estar enfermo de depresión.

A nivel psíquico

1. Tristeza frecuente, sensación de pérdida o vacío

Es uno de los síntomas más notorios y visibles. Puedes pasar días en los que te sientas triste, o probablemente estés viviendo algún duelo; todo eso es también normal. Pero cuando esta sensación de tristeza se prolonga en el tiempo y no encuentras un verdadero motivo, ¡cuidado! podrías estar cayendo en una depresión.

2. Pérdida de interés, falta o aumento excesivo de apetito

Cuando ya no sientes interés en las actividades que hacías antes como pasar tiempo con tu familia, dar un paseo por el parque, realizar algún deporte, puedes estar depresivo. También es un síntoma el hecho de perder el apetito o tenerlo en exceso; mucha gente se refugia en la comida y encuentra en ella el único placer de la vida.

3. Negatividad constante, pesimismo e indecisión

Cuando alguien está deprimido tiende a ver todo de color negro. Nada lo satisface ni encontrará nada positivo en las cosas. El pesimismo envuelve a una persona depresiva, y aunque intentes ayudarla mostrándole el lado positivo de las cosas, muchas veces es en vano. Es una dura pelea, pero no lo abandones.

4. Culpabilidad y baja autoestima

Un enfermo de depresión comenzará a ver que todo lo que hace no sirve, que él mismo no sirve “para nada” y que lo malo que pasa a su alrededor, sucede por “su culpa”. La baja autoestima y la culpa son dos ingredientes frecuentes en el estado depresivo de una persona.

Advertisement

A nivel físico

1. Dolores de cabeza frecuentes y mareos

El cuerpo pasa factura, y el dolor de cabeza es una situación frecuente en las personas con esta enfermedad. Los mareos también suelen aparecer con frecuencia en una persona depresiva.

2. Dolor abdominal y problemas estomacales

El estómago es un gran receptor de nuestras sensaciones. Cuando estamos angustiados, es normal que nos duela la panza y tengamos problemas gastrointestinales. A todos nos sucede alguna vez en la vida, pero esto es frecuente en alguien que está sufriendo de depresión.

3. Pérdida del deseo íntimo

En la intimidad el cuerpo y la mente se conectan. Cuando alguien comienza a adentrarse en la depresión es muy difícil que “conecte” con su cuerpo y con el cuerpo de su pareja.

4. Taquicardias, falta de aire

Si bien se asocian con el estrés, éstos pueden estar relacionados con la depresión.

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que afecta el cuerpo y la psiquis. No se trata de una elección personal o de un síntoma de que somos personas débiles, sino de que hay que tratar este mal de una forma seria y darle la importancia que merece para poder revertir a tiempo y a término los síntomas.

Advertisement

Si sientes que tienes o has tenido algunos de éstos frecuentemente, sería bueno que consultes a tu médico para un correcto diagnóstico y descifrar si se trata de una tristeza pasajera o de una depresión mayor.

Fuente: http://www.dmedicina.com/enfermedades/psiquiatricas/depresion.html

Toma un momento para compartir ...

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda Gonzalez Casafús es argentina, mamá y Licenciada en Periodismo. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.