5 Claves para criar hijos que sepan amar

Educa con amor a tus hijos, así ellos al crecer serán personas que sepan amar a los demás.

Adriana Acosta Bujan

Hoy en día la crianza ha cambiado radicalmente. Hace algunos años, los padres educaban a sus hijos de una manera estricta para hacerlos entender lo que estaba bien o mal. Algunos padres utilizaban la violencia física y otros la violencia psicológica, sin realmente comprender cuánto daño emocional provocaban en sus hijos. Al final de cuentas esa manera drástica de criarlos les aseguraba que sus hijos al ser adultos serían personas de bien.

Tal vez, esos padres continuaron con los mismos patrones de enseñanza que ellos recibieron en su niñez. Recuerdo que me contaba mi padre que  en los colegios se utilizaba una regla de madera para golpear a los niños en sus manos cuando no respondían acertadamente alguna pregunta escolar.

Incluso, a mí me tocó experimentar un poco de ese tipo de crianza; cuando era pequeña mis padres solían golpearme (levemente) con el cinturón, cada vez que hacía una travesura.  Sin embargo, cuando que me convertí en madre nunca implemente con mi hijo ese mismo patrón de crianza, debido a la demasiada información y conocimiento que adquirí gracias a mi trabajo y escolaridad.

Es importante que los padres nos adaptemos a esos cambios en cuanto a la manera de criar a los hijos en la actualidad; ya que muchos factores (externos e internos) son cruciales para que ellos sean adultos de bien.

Los chanclazos quedaron en el pasado

Las personas que son de mi generación entenderán porque escribo la palabra “chanclazo”; es una manera de explicar una crianza basada en violencia física (leve). Incluso esta manera de ejemplificar esa crianza ha sido implementada en muchos memes a través de las redes sociales. Pero aunque sea solo una manera divertida de explicar la educación del pasado, hoy por hoy está sancionado por muchas organizaciones mundiales, me refiero a criar de forma violenta a los niños.

Advertisement

Si queremos que nuestros hijos realmente sean personas de bien y sepan amar cuando sean adultos, entonces será momento de cambiar la forma de enseñanza y enfocarnos más en la parte emocional, ya que es el primer sostén que forma la personalidad de cada uno de nosotros.

¿Cómo debemos enseñar a amar a los hijos con esta nueva manera de crianza emocional?

1 Demuestra amor libremente

Todos los niños necesitan sentirse amados y queridos por sus padres, es el primer contacto social que tienen con el mundo exterior al nacer. No será suficiente las palabras cariñosas como un “Te amo “o “Eres el amor de mi vida”, también se debe aplicar otras maneras para demostrarles amor como el contacto físico: Los abrazos, los apapachos, tomarlos de las manos entre otras cosas. Recuerda, es importante que ellos crezcan con una buena autoestima.

Cuando los niños reciben amor por sus padres entonces ellos aprenderán la manera de cómo deberán tratar a los demás. Piénsalo así, si cuando te enojas comienzas a gritar es lógico que tus hijos reaccionen de la misma manera siguiendo tu ejemplo.

Como lo explica la escritora Martha Alicia Chávez, autora del libro “Tu hijo, tu espejo”, que dice que ellos son un reflejo nuestro, para lo bueno y para lo malo. Aquello que reflejamos en ellos sin darnos cuenta puede ser benéfico o perjudicial para su desarrollo.

2 No proyectes tus frustraciones

Algunos padres suelen descargar en sus hijos sus propias frustraciones y se enojan cuando ellos no cumplen las normas y reglas. Sería un error imponer a nuestros hijos que hagan lo que nosotros no pudimos lograr. Ellos son distintos, tienen su propia vida, intereses, gustos y habilidades, por lo que imponerles  un sueño ajeno puede causarles frustración, lo cual impedirá su manera de amar a otros.

Advertisement

Deja a tus hijos tomar sus decisiones buenas o malas, al final de cuentas ellos aprenderán las lecciones por las consecuencias de sus actos.

3 Escúchalos con atención

Sé que muchas veces las preocupaciones y el ajetreo de la vida adulta es una constante en la vida cotidiana, lo que muchas veces impide escuchar a los hijos. Cuando existe una verdadera comunicación con ellos y tratas de escuchar con atención, podrás guiar, apoyar y aconsejar. Esa es la clave que se debe implementar hoy en día en la crianza.

Cuando escuchamos a los hijos es una manera de enseñarles y demostrarles que ellos son importantes y especiales, que su opinión cuenta, por lo tanto en su vida adulta ellos harán lo mismo con los demás.

4 Respeto como valor primordial

Muchos aspectos fundamentales integran el valor del respeto, como la igualdad de género, la discriminación, el racismo entre otros. Predica con el ejemplo y comienza a respetar a los demás, no importando su raza, ideologías, cultura y costumbres. Cuando tus hijos observan tus acciones entonces ellos actuarán de la misma manera.

Si quieres que tus hijos sepan amar en su vida adulta, entonces integra este valor en su enseñanza de vida. No solo se trata de respetar a las personas sino a cualquier ser vivo del planeta tierra.

Advertisement

5 Amor incondicional

Los hijos tendrán que saber que sus padres siempre estarán ahí de manera incondicional, pase lo que pase; siempre recibirán apoyo de ellos en todo momento. Sin embargo, los padres deben estar conscientes que son una autoridad para los hijos, eso no significa que los dejen hacer lo que quieran “por ese amor incondicional que les dan”, al contrario, los hijos deberán siempre respetar las reglas de manera armoniosa.

Sin duda, la manera en cómo demostremos amor a los hijos y eduquemos (pensando siempre en su estado emocional) influirá mucho en la manera en cómo ellos serán en su vida adulta. Ámalos y ellos amarán, respétalos y ellos respetarán, déjalos expresar sus sentimientos y así lo harán siempre.

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias