5 consejos geniales para llevarte bien con tus suegros

La buena relación con tus suegros ayudará a mejorar tu matrimonio. Conoce la manera de lograrlo.

Adriana Acosta Bujan

Tener conflictos con la pareja por causa de sus padres es muy desgastante y agotador. No solo esperas que tu esposo te dé la razón y apoye en todo, sino que de plano deseas distanciarlos por completo, para sentirte en paz.

Ya no aguantas las llamadas constantes, las visitas inesperadas, las opiniones, los consejos y las críticas negativas que realizan constantemente tus suegros; sus participaciones siempre son impertinentes, fuera de lugar e incluso hirientes.

Al final de cuentas, piensas que no te casaste con ellos, sino con tu esposo. Sin embargo, esa idea carece de fundamentos, ya que al decidir casarte, también tienes que aceptar a los padres; por lo menos para tener una buena convivencia a favor de tu relación matrimonial e hijos. Tratar de separar el amor incondicional y el lazo de sangre tan fuerte que unen a los padres con los hijos, sería una batalla sin triunfo.

Lo que no puedes ver al llevarte mal con tus suegros

La relación con la familia política es una de las causas más frecuentes de conflicto en pareja, que repercute en todos los integrantes, porque no existe un acuerdo desde el inicio de la relación sobre los límites que deben establecerse con los suegros.

«¿A quién quieres más, a tus padres o a mí?» Es frecuente hacer esta pregunta cuando la relación con la familia política se vuelve insoportable; sin embargo, no se trata de poner a tu pareja a elegir entre relación y afectos, ya que no tendrían por qué ser incompatibles.

Advertisement

Cuando la pareja se encuentra en esta disyuntiva, es posible que se produzca un distanciamiento, no solo con sus padres sino también contigo por creer que no eres capaz de amarlo como tanto presumes; incluso sentirá que no recibe el apoyo incondicional que necesita. Lo peor es que los hijos también son afectados, puesto que ellos son manipulados en contra de los abuelos, provocando heridas irreversibles.

Incluso, un estudio realizado por Terri Orbuch, psicóloga y profesora investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad de Michigan, confirmó que la relación con los suegros tiene efectos duraderos sobre la propia relación amorosa, ya que podría predecir las probabilidades de seguir juntos o no.

Por tal motivo, te presento estas recomendaciones para llevarte bien con tus suegros, y disminuir los conflictos con tu esposo; y así evitar las consecuencias.

1 Libera tu carga emocional

El problema en muchos casos es que con el tiempo se van guardando los enojos, inquietudes, desacuerdos y frustraciones. Si expresas tus sentimientos con tu pareja con respecto a lo que te agrada de tus suegros, evitarás muchos conflictos. Exprésate claramente, sin que las emociones negativas se apoderen de ti; recuerda no utilizar frases hirientes y criticar, ya que te estás refiriendo a sus padres.

La idea principal es que tu pareja conozca cuál es el origen de tu sentir, para así actuar buscando soluciones en conjunto. Suele suceder que la pareja desconoce por completo que tienes problemas con sus padres, por esa razón es fundamental conversar del asunto, de esa manera podrán empatizar y comprenderse mejor.

Advertisement

2 Date una oportunidad

Tal vez tus suegros no son tan malas personas como crees; date la oportunidad de conocerlos en profundidad. Acércate a cada uno y entabla una conversación, puede ser que elijas temas sobre sus ideologías o que te relaten historias de cómo criaron a su hijo; involúcrate en sus gustos, aficiones y necesidades, así comprenderás y entenderás las razones de sus comportamientos y actitudes.

Recuerda que pase lo que pase, siempre seguirán siendo los padres de tu pareja, por ello debes hacer el esfuerzo para tener una buena convivencia.

3 Reglas de convivencia 

No es necesario romper la relación con los suegros, al contrario, se puede direccionar a tener una mejor comunicación cuando se establecen límites de convivencia. Ten en mente que los límites son esenciales para mantener la armonía familiar.

Lo recomendable en este punto es que tu pareja sea el mensajero, ya que él conoce mejor a sus padres que tú; él sabrá cuando es el momento ideal para conversar con ellos. Los límites más comunes son: los horarios de visitas y llamadas, el tiempo que permanezcan en casa, las críticas negativas, las opiniones y comentarios fuera de lugar entre otros.

4 Guarda distancia

Así como no deseas que te importunen cuando tienes mil pendientes que hacer, igual tus suegros. Este punto en particular se refiere cuando se tienen hijos; muchas veces los abuelos se vuelven las personas más confiables para cuidar de los nietos, y tal vez, estén disponibles para ayudarte con esa responsabilidad.

Advertisement

Sin embargo, debes mantener tu distancia y no abusar de sus buenos deseos y amor, ya que ellos no son los padres de tus hijos y quizá puedas tener conflictos por la manera en cómo los abuelos los eduquen y enseñen. Incluso, también abrirás una puerta en la cual podrán criticar la manera en cómo son ustedes como madre y padre.

5 Tu mejor escudo es la cordialidad

Nada lograrás con insultar y perder los estribos cuando algo no te parezca que hagan tus suegros. Será una pelea inútil de la cual todos saldrán lastimados. Por ello, utiliza un escudo que es la cordialidad, amabilidad y el respeto. Ten presente que estás hablando con personas mayores, que son padres de tu pareja, la cual amas.

Cuando mantienes una buena relación con la familia política, te sentirás bien; observarás que la relación con tu pareja cambiará de manera sorprendente. Además, tus hijos necesitan del amor de los abuelos, porque sin duda alguna, ellos siempre estarán para ayudarlos y apoyarlos por toda su vida.

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias