5 consejos para que tus hijos se sientan queridos

Muchas veces no puedes estar con tus hijos las 24 horas del día y eso puede hacer que ellos no se sientan amados.

Adriana Acosta Bujan

Es una realidad que todos los padres queremos ver a nuestros hijos felices todo el tiempo; incluso somos capaces de dar la vida por ellos con tal de que sonrían para siempre. Ellos son nuestra razón de vivir, de luchar y de ser mejores personas cada día. Si nuestros hijos comprendieran lo importantes que son para nosotros, nunca tendrían dudas o miedos al no sentirse amados por nosotros.

Lamentablemente, en la actualidad muchos niños se sienten poco amados por sus padres, a pesar de todo el esfuerzo que ellos hacen. Pueden existir muchas razones para explicar esos sentimientos, puesto que hoy por hoy muchas familias tienen que salir de sus casas para trabajar y poder mantener a sus familias, descuidando a los hijos.

Y aunque los padres hagan todo lo que este en sus manos para ver felices a los hijos, casi siempre no lo logran. Los hijos más que cosas materiales necesitan la presencia de sus padres para crecer felices, seguros y confiados.

Siempre habrá una salida

Sin embargo, no hay por qué lamentarse, los padres podemos continuar con nuestras responsabilidades y obligaciones sin descuidar los sentimientos de nuestros hijos. Gracias a la tecnología y algunas estrategias de comunicación, ahora podremos estar presentes en la vida de nuestros hijos sin estar las 24 horas del día con ellos; así evitaremos que nuestros hijos no tengan ideas o sentimientos erróneos sobre el amor que sentimos.

¿Cómo hacer que los hijos se sientan amados?

1 Contacto físico

Sentir los besos, los abrazos y las caricias de los padres es algo maravilloso y mágico. Aprovecha todos los momentos que estés con tus hijos para demostrarles que los amas a través del contacto físico. Recuerda que se trata de construirles en su memoria momentos significativos que cobren fuerza cuando no te encuentres presente.

Advertisement

Los abrazos forman parte esencial en nuestras vidas; estudios demuestran que las personas necesitamos de mínimo de cuatro abrazos para sentirnos felices y equilibrados emocionalmente, ya que reducen el estrés y nos ayudan a mejorar nuestro estado de ánimo por la liberación de la hormona oxitocina. Incluso juegan un papel beneficioso en proporcionar consuelo y tranquilidad a las personas que están deprimidas o se sienten solos.

Michael Murphy, Ph.D., investigador asociado postdoctoral en el Laboratorio para el Estudio del Estrés, la Inmunidad y la Enfermedad en el Departamento de Psicología de la Universidad Carnegie Mellon, asegura que el contacto físico desactiva la parte del cerebro que responde a las amenazas, y a su vez, se liberan menos hormonas para señalar una respuesta al estrés.

Es por ello que debemos tomar en cuenta que cualquier contacto físico que establezcamos con nuestros hijos los hará sentirse amados. Incluso se recomienda que estos abrazos o demostraciones de amor tengan una durabilidad de 20 segundos.

2 Escuchar con atención

Una de las cosas que también son importantes para demostrarles a nuestros hijos que son amados es la parte de saber escucharlos con atención y amor. Cuando los hacemos partícipes en la toma de decisiones familiares, cuando dialogamos con ellos sobre qué piensan, sienten o necesitan; entonces ellos se sentirán amados, de esa manera fortalecerán su autoestima y seguridad en ellos mismos al sentirse parte importante dentro de su familia.

Aunque no estás todo el tiempo con tus hijos por las responsabilidades que debes ejercer, aprovecha cualquier momento del día para escucharlos; no importa si es de manera presencial o lo haces a través de las redes sociales. Siempre un mensaje o una llamada serán importantes para demostrarles a tus hijos tu amor y preocupación por su bienestar.

Advertisement

3 Intégralos

Sé que los pequeños de la casa son poco inmaduros para comprender con totalidad lo que te preocupa; sin embargo, es importante entablar una buena comunicación con los hijos; con esto me refiero a integrarlos en todo lo que te pase, explicándoles tus sentimientos y emociones cada vez que no estás con ellos de manera presencial.

Incluso, ahora con las herramientas tecnológicas es mucho más sencillo que tus hijos te acompañen de manera virtual a tu trabajo, así ellos sabrán que son importantes para ti y comprenderán que dejarlos por unas horas es necesario para que puedan vivir felices.

4 Sus logros son tuyos

Reforzar el autoestima en nuestros hijos es sumamente importante; por ello siempre que tengas la oportunidad demuéstrales que los amas al celebrar sus logros, ya que son tuyos también. Ten en mente que el poder de las palabras puede cambiar de manera radical el estado de ánimo de cualquier persona, puede ser tan benéfico como a la vez perjudicial.

Si comienzas a expresar tu amor con frases cariñosas y palabras significativas llena de sentimientos y emociones positivas, por lógica tus hijos se sentirán amados. Siempre es bueno recordarles que son únicos, especiales, inteligentes e importantes para nosotros.

5 Su mundo es tu mundo

Sé que muchas veces es complicado compartir las mismas fantasías, sueños e ilusiones que nuestros hijos tienen; todo por tener que pensar como adultos. Sin embargo, es recomendable lograr que su mundo de sueños sean también los tuyos; es decir, formar parte de su día a día, de sus ocurrencias, de sus aventuras, de sus preocupaciones. No necesariamente tienes que estar de manera presencial para lograr formar parte de historia; lo importante es brindarles tiempo de calidad cada vez que estés con ellos.

Advertisement

Así que diviértete, juega con ellos y a la vez educa y enseña. Convierte el tiempo que pasas con ellos en momentos mágicos, significativos y especiales. Así tus hijos se sentirán amados y jamás tendrán miedos o dudas en sus corazones.

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias