5 cosas que la mayoría de las mamás hacemos mal cuando ponemos a nuestro bebé en la carriola

Expertos revelas las reglas que la mayoría de nosotras pasamos por alto, y nos dan las MEJORES soluciones.


Erika Patricia Otero

Actualmente existen muchos accesorios que hacen que las mamás disfruten de una vida placentera al lado de sus bebés. Sin embargo, algunos de esas herramientas también pueden generar muchos dolores de cabeza a las madres si no toman en cuenta los riesgos que puede acarrear el uso inadecuado de esos equipos.

Uno a los que más suele recurrirse a la hora de sacar a los bebés a pasear es la carriola o cochecito. ¿Práctico? De eso no tengas duda, pero, ¿Acaso es tan inofensivo como parece?, la verdad es que tiene sus contras y es importante que las conozcas para que tengas cuidado y evites que tu bebé sufra de manera innecesaria.

  • 1. Contaminación

Usas cochecito para pasear a tu bebé, pero ¿Has tomado en consideración cómo le afecta el humo de los carros por su cercanía con el suelo?

Un estudio llevado a cabo por GCARE, (el Centro Global de Investigación del Aire Limpio) y la Universidad de Surrey-Inglaterra, dejo en evidencia los altos niveles de contaminación a los que están expuestos los niños en contraposición a los que los adultos se ven expuestos. Lo preocupante no solo es que la contaminación enfermara los pulmones del bebé, sino también sus funciones cerebrales.

La polución a la que los bebés se ven sometidos están directamente relacionada con la distancia que hay entre ellos y el suelo, y cómo eso les hace víctimas directas de los gases expulsados por los automotores.

  • 2. Cubrirlo con una manta

Para proteger a tu niño mientras lo paseas en la carriola seguro que has recurrido a taparlo con una manta; sin embargo, es más perjudicial que benéfico para tu bebé según lo descubierto por el investigador sueco Svante Noorgen,.

Noorgen explica que lo que ocurre cuando se cubre el coche con una manta es esta formará un “efecto invernadero”, provocando que la temperatura al interior de la carriola suba hasta alcanzar entre los 22 a los 34 grados centígrados en cuestión de media hora; debido a eso, el bebé estará sometido a esas temperaturas altísimas intolerantes para su cuerpo y sufrirá asfixia, se deshidratará e incluso podría sufrir muerte súbita.

Advertisement
  • 3. Tiempo que permanece sentado

Si bien es cierto que muchas madres ponen a sus bebés en las carriolas solo durante el tiempo que van a estar paseándolos por el parque, la verdad es que lo que el niño dure en la carriola acostado o semi- sentado puede llegar a afectarlo en su desarrollo motor
Lo que explican los expertos es que un bebé que permanece mucho tiempo boca arriba, posición en la que los niños permanecen al interior del coche o paseador, incluso a una edad donde aún no se sienta por sí mismo, puede llegar a causarles desequilibrio muscular del cuello (tortícolis).

  • 4. Nivel de Inclinación

Obligar a un bebé a estar sentado sin que aún tenga la edad para ello que por lo general es a los 6 meses de edad, es perjudicar el desarrollo de los músculos que le ayudarán a sentarse, gatear, ponerse en pie y caminar.

Lo ideal es que la madre tenga en cuenta el grado de inclinación de las sillas de las carriolas para que el desarrollo del bebé no se vea afectado y así esté cómodo y pueda dormir y disfrutar del paseo sin lastimarse.

  • 5. Cinturones de las sillas para bebés

Poner a un bebé en el coche sin fijarse en la posición e inclinación de la silla, junto con el ajustado del cinturón hacen de esto un trio mortal para el bebé ya que puede causar muerte por asfixia postural si no se corrige la inclinación de la silla del coche, y se pone al bebé de esa manera aun asegurandolo con el cinto; por efectos de la fuerza de gravedad hará que se resbale de la silla y se ahogue por el peso de su propio cuerpo y la presión del sujetador.

Alternativas innovadoras para hacer más benéfico el uso de la carriola o reemplazarla
Coches con sombrilla.

Aunque son más adecuados para niños de 1 a 5 años lo que puedes hacer para que no uses la manta es:

  • Transitar por sectores que ofrezcan sombra, ejemplo zonas con muchos árboles.
  • Portar un biberón con mucha agua y ponerle protector solar.
  • Salir a pasearlo en horas donde el sol ya no sea tan fuerte.

Rebozos o fulares portabebés, para que esté en contacto contigo

Consiste en una tela resistente que se envuelve alrededor del torso materno (o paterno) donde se pondrá al bebé en contacto directo con el cuerpo de quien lo esté cargando.

Desde luego que se debe ser precavido y observar que el niño siempre lleve la cara visible en el caso que ya esté un poco más grande, pero cuando se trata de un niño de 0 a 3 meses, lo que se recomienda es que el bebé vaya con la barbilla hacía arriba y la nariz y boca libres para evitar que se ahogue con el cuerpo del padre.

Mochila portabebés con tirantes

Es similar al fular. Esta es recomendada para niños que pesen más de 6 kilos, y al igual que el fular favorece el contacto con la madre o el padre, lo que es muy gratificante para el niño, lo calma durante el paseo porque puede observar un mundo para el nuevo, y además si el pequeño tiene molestias estomacales éstas serán aliviadas.

Ten en cuenta que si decides seguir usando la carriola debes prestar atención a la inclinación de la sillita, cuida también del tiempo que va a estar sentado o acostado para que no sea excesivo, procura darle el agua suficiente y no exponerlo al sol. La idea es que tu hijo esté cómodo, seguro, fresco y compartan tiempo de calidad que fortalezca el lazo afectivo que les une.

Advertisement
Toma un momento para compartir …