5 cosas que puedes aprender de los fracasos del pasado

Aprende que el fracaso no es una lección negativa en tu vida. Siempre descubrirás algo dentro de ti que desconocías.

Adriana Acosta Bujan

El  gran dolor que se siente como la daga en el corazón, una tristeza profunda que al parecer no se quita con nada y un sentimiento de impotencia, son sensaciones que se experimentan al saber que hemos fracasado. El fracaso se experimenta desde que tenemos uso de razón, ya que es un sentimiento que desde pequeños lo hemos experimentado.

Si pones atención y observas a un niño que comienza a dar sus primeros pasos; al principio no sabe cómo coordinar sus músculos para tener equilibrio, por lo que se caerá y llorará una y mil veces. A pesar del dolor que se ha causado el bebé seguirá intentándolo puesto que al final llegará a su objetivo y a la recompensa que desea, “ser libre” para poder alcanzar el cajón donde hay juguetes, o caminar hacia la mesa donde hay deliciosa comida.

Desde pequeños hemos experimentado el fracaso y de alguna u otra manera hemos logrado superar los obstáculos, ya que de manera inconsciente el ser humano tiene la capacidad innata de sobrevivir a los peligros de la vida.

John C. Maxwell, en su libro “El lado positivo del fracaso”, afirma que las personas creen que los fracasos se pueden evitar. Y esto no es así, pues todos fallamos y cometemos errores, ya que en cada fracaso o error se encuentra una lección de vida.

Incluso agrega que, si no se aprenden las lecciones de manera sencilla, se harán cada vez más difíciles las lecciones para que podamos aprender a cambiar nuestras acciones y tomar mejores decisiones.

Advertisement

El fracaso es un proceso del cual debemos tomar las cosas positivas.  Pero cabe mencionar que ese sentimiento es algo subjetivo, es decir, que solo cuenta tu percepción de cómo veas los problemas a los que te enfrentas, ya que solo uno mismo decide si ha fracasado o no.

El que persevera alcanza

La vida está llena de lecciones que tenemos que aprender a superar para poder sentirnos felices. A pesar de que muchos problemas que enfrentamos no los podemos controlar, siempre existirá un porqué de cada experiencia negativa.

Tal vez experimentaste la pérdida de un ser querido, has tenido dificultades económicas, tu salud se ha deteriorado o sufriste el dolor que causa el abandono, puedes pensar que toda tu vida ha sido un fracaso y que no tiene caso seguir intentándolo, sin embargo, de esas lecciones dolorosas son de las que más se aprenden.

¿Qué aprendes?

1 Una fuerza de hierro

Cuando enfrentas un problema es normal que pases por el duelo, sientas dolor, tristeza, soledad y fracaso. Tal vez llores por un tiempo y pienses que la vida no te ha sonreído por alguna razón, incluso llegarás a pensar que no sabes tomar decisiones y por ello te toca sufrir las consecuencias.

Sin embargo, al experimentar las adversidades, es cuando dentro de tu ser se despierta un espíritu guerrero, es la parte que habita en tu interior que no te dejará vencerte fácilmente, es como la medicina que necesitas para tomar fuerza. Los fracasos nos sirven para darnos cuenta que tenemos la capacidad y la fuerza desconocida para luchar por la felicidad.

Advertisement

2 Más cauteloso y reflexivo

Llega un punto en la vida que nos preguntamos ¿Por qué a mí?, ¿Qué hice yo para merecer tal cosa?, tal vez las respuestas no lleguen a ti de manera inmediata, pero conforme pasa el tiempo podrás observar que cada experiencia dolorosa tenia detrás algo bueno y positivo. Es como aquella persona que fue abandonada y al pasar un tiempo encuentra otra que la hace sentir amada y especial.

Los fracasos te harán ser una persona más cautelosa, incluso desconfiada, ya que no desearás volver a sufrir y pasar por lo mismo. Ahora te tomarás el tiempo necesario para pensar y reflexionar en cada decisión que tengas que tomar en la vida.

3 Estrategias

Los libros de historia están repletos de experiencias que han vivido los hombres de la humanidad, batallas, luchas, guerras etcétera. Uno de los propósitos al dejar un documento escrito es precisamente las estrategias que podemos implementar para mejorar nuestra vida actual.

Si conocemos bien los errores del pasado, podrás tener el conocimiento de las consecuencias, de esa manera aprenderás a cambiar acciones planteándote nuevas soluciones. Es como si de cada mala experiencia se abre un mundo de posibilidades nuevas y caminos que podemos elegir tomar.

4 La vida continúa

Quedarte sufriendo por el pasado no es una opción, la vida sigue su camino, el tiempo pasa y tienes que vivir el presente. Después de haber experimentado el fracaso, lo único que te queda es continuar con tu vida, incluso la vida misma te orilla a seguir adelante.

Advertisement

Ahora será tiempo de vivir en el aquí y ahora, valorar lo que tienes y descubrir las nuevas oportunidades que te da la vida para lograr tus sueños y metas.

5 No estás solo

Cuando fracasamos se va desarrollando y creciendo en nuestro interior el lado espiritual. Muchas personas retoman sus creencias religiosas, otras no; sin embargo siempre aparecerán esas personas que por alguna razón te encuentras en tu vida con la única finalidad de ayudarte, apoyarte y guiarte haciéndote sentir que no estás solo en la batalla.

Seguiremos fracasando, de eso no hay duda, puesto que son lecciones de vida. Los errores nos hacen ser mejores personas es una manera de evolucionar para lograr nuestros sueños y metas. No te quedes en el pasado y en el dolor, al contrario, sigue y reflexiona sobre qué lección debes aprender, el tiempo te dará la respuesta.

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias