5 ideas para que tu hijo aprenda a realizar tareas en casa que le serán útiles toda la vida

Desde casa tus hijos pueden aprender y desarrollar habilidades para el trabajo y para toda su vida.

Emma E. Sánchez

Si le preguntamos a cualquier padre o madre, estaremos de acuerdo en algún punto o medida en que el trabajo o aprender a trabajar y ser responsables es muy importante para la vida futura de nuestros hijos, pero poco pensamos en el proceso de aprendizaje que deben llevar nuestros pequeños para que en su juventud ya sea un hábito consolidado y una forma de vida.

Entonces, ¿cómo podemos entrenar, enseñar y preparar a nuestros hijos para ese futuro?

Sencillo: un paso a la vez

Cuando tus niños ya tienen 2 o 3 añitos puedes comenzar mostrando con tu ejemplo que los juguetes van en un sitio o que la ropa y los zapatos van en otro. Desde que un niño comienza a caminar y conforme su movilidad avanza y se perfecciona, va a llevar y traer objetos; algunos los retendrá con él más tiempo y otro simplemente los arrojará. Si observa que tú, estando sentada ahí con él, tomas el objeto del piso y lo pones en su lugar, él, lo arrojará al piso esperando que tú repitas la acción. Luego tú le indicarás lanzarlo a depositarlo en su lugar, es una repetición incesante de actos que se van grabando en la mente poco a poco.

Una vez que los niños ya caminan, hablan y comienzan a expresar su sentir y gustos, hay que permitirles que se vistan, se calcen, pongan la ropa sucia en un sitio, juguetes en otro, clasificar los cubiertos, las ollas así como otros objetos y guardarlos. Los niños disfrutan mucho de esto, les ayuda en su desarrollo psicomotor y visual y por supuesto que les ayuda a desarrollar hábitos de orden y aseo.

Lavar también lo disfrutan mucho, permíteles participar en las labores que soliciten siguiendo esta pequeña rutina:

Advertisement

Yo lo hago, yo te muestro como hacerlo,

Luego tú lo haces y yo te muestro detalles sin corregir ni gritar ni esperar perfección.

Luego tú lo haces y yo te felicito y agradezco.

Siempre bajo tu cuidado y guía ellos irán haciendo tareas por placer, por el mero gusto e hacerlo porque saben que al lograrlo, son capaces, son inteligentes y en verdad, aman hacer cosas por y para los demás.

Nuestro regaños, correcciones o frases como “deja que yo lo haga” destruyen esa iniciativa porque para ellos eso significa “yo lo hago más rápido y mejor que tú”, “tú no sabes, no puedes o no me gusta ni me satisface tu esfuerzo”

Si deseas que tu hijo siga ayudando en casa y aprenda y desarrolle habilidades para la vida, evita a toda costa decir, hacer o demostrar esto.

A partir de los 5 o 6 años

En esta edad el niño ya debe tener una tarea específica para colaborar en casa. Algo sencillo pero que sea importante y necesario para todos: poner la mesa,  dar de comer al gato. Piensa en una tarea inclusive desafiante pero que con acompañamiento pueda logra y mantener dos meses, una vez que lo logra, se evalúa y se le pregunta si desea experimentar algo nuevo o hacerla durante otro periodo de tiempo más.

En esta edad es muy bueno iniciar con el cuadro de tareas o deberes

En un pizarrón pequeño o una cartulina puedes anotar el nombre de cada integrante de la familia y la tarea que le toca hacer, cada quien pone una marca cuando la realice y se da un reconocimiento de cualquier tipo (menos dinero), al finalizar el mes o el periodo de tiempo que debía hacerse.

Advertisement

¿Por qué no dinero? Porque las tareas del hogar todos debemos hacerlas como contribución al bien común, por servir y ayudar y obviamente, por amor. Esta parte es también importante de aprender.

El dinero es un pago por un trabajo realizado. Ese pago se deja para quien hace algo más a parte de sus deberes.

Evita caer en la trampa de pagar a tu hijo por lo que es su deber

Ejemplo:  a mi hija le toca hacer el jardín, pero su hermana mayor le paga por lavar su carro. Con eso se ayuda de vez en vez en los gastos que tienen en su carrera. Una vez, la hermana mayor no tenía dinero para pagarle a la menor, pero necesitaba el carro limpio para salir, se disculpó con ella y salió a lavar su carro personalmente, pero unos minutos más tarde su hermana estaba ahí lavando el carro. Días después la mayor, le ofreció el pago,  la menor lo rechazó amablemente. Ahora que son grandes, ambas se ayudan y se apoyan en su deberes, necesidades y han aprendido a ahorrar, trabajar y ser generosas y esto es el resultado de mucho trabajo familiar que tú puedes hacer también.

La comunicación

La comunicación clara, amable y asertiva es una habilidad que puede desarrollarse y aprenderse desde la infancia y que en el futuro resultará una habilidad muy valorada en distintas posición de liderato en el trabajo o diferentes organizaciones. Es un talento que a nadie le cae mal tener.

Para este fin, los padres ayudamos mucho usando un vocabulario amplio, siendo claros en expresar nuestras ideas, no gritar, entonar, ser un buen escucha para los que hablan y entonces comprender mejor.

Advertisement

Organización, producción y almacenaje de alimentos

Muchos han desdeñado estas habilidades y fácilmente caen en la comida chatarra, el gasto excesivo en alimentos procesados, no tienen en casa alimentos almacenados para emergencias o lo que compran se pudre, vence su caducidad o simplemente no saben comer.

En este mundo, hay que saber comer, producir, cuidar y prever alimentos para el futuro. Aunque no lo creas, poseer estas habilidades  pueden hacer la diferencia en su vida futura.

Habilidades de enseñanza

Un estimado amigo solía decir que todos, en algún momento seremos maestros de alguien, y es cierto. Desarrollar esta habilidad puede a futuro ser una gran herramienta para capacitar a otros,  formar personal, dar clases y cobrar; el enseñar o saber trasmitir conocimientos es un plus a cualquier formación profesional.

Nuestros hijos pueden practicar en casa,  el hablar frente a la familia, dar informe de sus actividades, enseñar aun hermano menor a realizar alguna tarea, las posibilidades son infinitas, solo es cuestión de tener el objetivo  que quieres lograr en mente.

Comenzar desde edades tempranas con buenos hábitos y aprendizajes para la vida, es la mejor manera de darle a tus hijos más y mejores herramientas para su vida profesional y personal, no pierdas esta oportunidad de dárselas.

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Pedagoga, Directora de un centro escolar de educación básica, y asesora de formación familiar. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.