5 principios que debes seguir para alimentarte en el embarazo

Cuando estás embarazada los bebés se nutren de nuestro cuerpo, por eso, los nutrientes que tenemos o que nos faltan serán los mismos que tengan o les falten a ellos.


Yordy Giraldo

¿Quién no ha oído hablar de los antojos en el embarazo? Durante este período de nueve meses es típico que las mujeres den rienda suelta a sus ganas de cierta comida, en algunos casos porque de veras los deseos son más fuertes que su voluntad, en otras porque la comida les ayuda a sobrellevar síntomas de la gestación y unas más porque son la excusa perfecta para darle gusto a la gula.

Pese a que se ha dicho hasta el cansancio que no es así, aún prevalece la idea de que si estás embarazada tienes que comer por dos. Qué bueno que los embarazos múltiples no son tan comunes, si no, ¿se imaginan?

Durante el embarazo los bebés se nutren de nuestro cuerpo, por lo que los nutrientes que tenemos o que nos faltan serán los mismos que tengan o les falten a ellos; y más allá de cuidar la figura, debes ser consciente de que si no te alimentas con responsabilidad tu bebé sufrirá las consecuencias.

Si deseas más información, lee: Alimentación y nutrición

De modo que, antes de llevarte el bocado a la boca, cuida el consumo de los siguientes alimentos:

1. Exceso de conservadores y aditivos

Aunque no está demostrado, el incremento de enfermedades como el autismo se cree que está relacionado con el tipo de alimentación moderno. Por eso, aléjate de los alimentos procesados, embutidos, refrescos, grasas y azúcares refinados.

2. La calidad de carnes, lácteos y frutas

Es importante que las carnes estén bien cocinadas para eliminar las bacterias, por esa misma razón los lácteos deben estar elaborados con leche pasteurizada y las frutas y verduras lavadas y desinfectadas.

Advertisement

3. Comer en casa

Es un consejo personal, ya que es común que los restaurantes no sean cuidadosos con la higiene al manipular alimentos o al procesarlos, lo que nos pone en riesgo de ser contagiados con bacterias o parásitos.

4. Alimentación balanceada

Para no errar, averigua a qué grupo corresponde cada alimento, porque las carnes no son las únicas proteínas. Elabora tu menú propio, esto es muy importante porque si te pones a improvisar te dejarás llevar por los antojos y por tus hábitos alimenticios.

5. Pon atención a los colores

  • Amarillo: vitamina C y antioxidantes.

  • Azul: vitamina B1 y dan energía.

  • Blancos: potasio, y son diuréticos.

  • Morados: bajos en azúcar.

  • Rojo: ayudan al sistema cardiovascular.

  • Naranja: vitaminas A y C, aportan carbohidratos, antioxidantes y son anticancerígenos.

  • Verde: tienen el mayor aporte nutricional; aportan fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes.

Para más información, lee: Nutrientes de los alimentos según sus colores

Advertisement

Cada cultura, época y persona tiene sus propias creencias sobre lo que es mejor en cuestión de salud. Hasta hace no mucho tiempo, por ejemplo, un niño con sobrepeso era un niño saludable; la comida rápida, el mejor plan para los fines de semana y abusar de los dulces el remedio perfecto para aquellas madres que no podían amamantar.

La salud es multifactorial, por lo que la genética, el medio ambiente, las enfermedades, los accidentes, el estilo de vida inciden directamente en ella y pretender (o creerlo así) que porque comes frutas y verduras ya tienes todo resuelto, es un mito.

La forma en que nutrimos nuestro cuerpo es a través de la alimentación. Una buena nutrición si bien no garantiza, sí ayuda a un buen desarrollo y más cuando éste va iniciando; por eso, si estás embarazada, por ti, pero sobre todo por tu bebé, antes de comer, piensa, porque del plato a la boca no sólo te puedes quedar sin sopa.

Finalmente, te recomiendo leer este artículo: Cinco consejos para alimentarte adecuadamente en el embarazo

Toma un momento para compartir …

Yordy Giraldo

Yordanka Pérez Giraldo, Cubana de nacimiento, mexicana por elección.