5 razones para no abandonar una relación estable

Que tus ideales y sueños de tener un matrimonio estable no se quebranten; reflexiona sobre estas razones poderosas para recuperar el amor en tu relación.

Adriana Acosta Bujan

La infidelidad es uno de los motivos más comunes que provocan que una relación amorosa termine sin importar los años que lleven juntos. Pero por otra parte, existen otros problemas que hacen que el amor se desmorone poco a poco, como ser: los malos entendidos, los conflictos económicos, la inmadurez, la falta de compromiso, pensar en el pasado y la carencia de respeto mutuo.

Puede existir una lista inmensa de conflictos de pareja que provocan pensar en abandonar esa relación y echar a la borda los sueños e ilusiones que alguna vez se tenían. Sin embargo, debemos reflexionar al respecto al tomar tal decisión, puesto que en muchas ocasiones se puede salvar el amor, todo depende del nivel de compromiso que se tengan mutuamente.

¡Claro!, también es válido pensar que si la relación no es saludable y está perjudicando el bienestar físico y emocional de uno o ambos, entonces será conveniente salir de la misma, por más que uno se aferre a ella. En este caso me refiero a la violencia física y psicológica, donde existe nulo respeto y amor por la pareja, cuando han dejado de trabajar en sintonía para conquistar los mismos sueños.

El peso de los conflictos y el amor

Son muy escasas las parejas que viven un amor como lo dibujan en los cuentos de Disney, con un final donde la premisa es “vivieron felices para siempre”. La realidad es que las personas en algún punto de la vida se enfrentan a conflictos por las distintas ideologías, costumbres y culturas; es algo normal y muy común.

La idea principal es que no importa cuántos conflictos se tengan en el matrimonio, ya que estos de alguna manera son benéficos para crecer, aprender y relacionarse de manera asertiva con la pareja. Es por ello que existen razones poderosas que te harán pensar en luchar por tu matrimonio en lugar de abandonar tus sueños; te comparto algunas:

Advertisement

1 Dos cabezas piensan mejor que una

Cuando decidimos casarnos y estar con la pareja por siempre en las buenas y las malas situaciones de la vida, pensamos en formar un equipo para así conquistar las metas e ilusiones. Desafortunadamente, en todas las relaciones estarán presentes los obstáculos y qué mejor que salir vencedores con una persona a nuestro lado.

Al tener el apoyo emocional de la pareja, es más fácil resolver los problemas y encontrar soluciones. Por ejemplo: uno de los motivos que te hace pensar en abandonarla son los problemas económicos; sin embargo cuando los dos trabajan para encontrar alternativas y actúan sobre ello, ese conflicto se solucionará.

2 Te sentirás emocionalmente estable

Un estudio realizado por el Departamento de Sociología y Antropología Social en España, encabezado por el sociólogo Carles Simó-Noguera, afirma que las parejas que viven juntas tienen menor riesgo de sufrir enfermedades mentales, como la depresión crónica y ansiedad, esto en comparación con las personas divorciadas o separadas. Por ello, vivir en pareja es benéfico para ambos, ya que disminuye el riesgo de futuros problemas de salud mental.

Estas afirmaciones y descubrimientos científicos podemos experimentarlos en nuestra vida conyugal de manera sencilla, ¿cuántas veces te has sentido mal al preocuparte cuando tu pareja no llega a la hora acostumbrada? Cuando tu pareja tiene que viajar por unos días por cuestión laboral, ¿sientes su ausencia, lo extrañas?

Al estar en medio de un conflicto con tu pareja piensa por un momento: ¿en realidad vale la pena dar marcha atrás y dejar de luchar por el amor que se tienen?

Advertisement

3 Se conocen muy bien

Después de pasar por la etapa del enamoramiento toda relación amorosa trasciende, esta se va consolidando y fortaleciéndose al pasar el tiempo. Es cuando los dos dejan de sorprender al otro, revelando su propia identidad, sus virtudes y defectos; en pocas palabras, es el momento cuando se comienza a conocerse tal cual entre sí.

Por tal razón será importante reflexionar sobre la decisión de abandonar a tu pareja, puesto que se conocen a la perfección, pues han aprendido a aceptar sus defectos y malos hábitos, y sobretodo han aprendido a lidiar con ello.

4 La monotonía no es el final del amor

Tal vez te encuentres en la etapa donde todo lo que hace tu pareja te molesta, se han dejado de enamorar, ilusionar y vibrar juntos, ya que la carga de responsabilidades ha menguado su pasión; esto por lógica te hará pensar en dejar a tu pareja y buscar nuevas emociones.

Sin embargo, cuando ambos están cien por ciento comprometidos, nunca dejarán que su relación se termine por cualquier adversidad; al contrario, lucharán juntos para renovar su amor y fortalecerse aún más que en otros tiempos.

Las crisis conyugales no son el final del amor, son más bien aprendizajes y conocimientos que de una u otra manera fortalecen el vínculo.

Advertisement

5 Te hacen más fuerte

Cada problema que tengas con tu pareja te hará más sabia, inteligente e invencible, encontrando la fuerza interior que tal vez desconocías. Dejar a la pareja por no saber cómo solucionar sus conflictos maritales sin haber luchado en la batalla por conquistar sus sueños es un pensamiento derrotista.

Así que llénate de fuerza y piensa en cómo superar cada obstáculo, recuerda que la mayoría de los conflictos se resuelven con una buena comunicación, respeto y confianza.

El amor hacia una pareja va más allá de todo conflicto, nunca terminará cuando los dos desean continuar con su relación. Recuerda que el matrimonio es un trabajo constante, donde la paciencia, perseverancia y determinación, son armas para lograr una relación exitosa, estable y feliz.

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias