5 razones por las que algunos bebés NO gatean; 3 pueden ser serias y necesitarás de los consejos de un especialista

Saber diferenciar las razones te ayudará a prevenir complicaciones en el crecimiento de tu bebé.


Adriana Acosta Bujan

Muchos padres esperan con ilusión, el momento en que su bebé de sus primeros pasos, por ser una experiencia maravillosa la cual demostrará que su pequeño será independiente. Sin embargo, para lograrlo, el bebé tiene que aprender a sentarse solo y mantenerse en esa posición sin ningún tipo de apoyo, por ello es importante estimularlo para gatear.

Alrededor de los 6 y 9 meses de edad, el bebé está listo para gatear y así comenzar a caminar, sin embargo, si tu bebé aún no gatea, no necesariamente se trate de alguna enfermedad o anormalidad. No existe estudio científico que conecte la falta de gateo con consecuencias negativas, según lo publicado en State.com es importante que el bebé gatee, para formar conexiones neuronales y así desarrollar las habilidades cerebrales.

Según Laura Raquel Martín Coarasa, experta en neuropsicología, dice que el bebé que no gatea puede presentar alguna problemática a nivel de desarrollo motor, visual, táctil, vestibular o psicomotriz, o un desarrollo neuropsicológico inmaduro para su edad. Por ello, estas son algunas razones por las que los bebés suelen demorarse al gatear son:

  • 1. Pie plano

La estructura de los pies de los bebés es cartilaginosa, tienen una almohadilla de grasa en el borde interno de los pies que oculta el arco, lo que puede dificultar su gateo. La mayoría de los bebés suelen nacer con pies planos, esto ocurre porque los huesos y las articulaciones son flexibles, sin embargo a los seis años de edad los pies se vuelven menos flexibles desarrollando los arcos, según lo publicado en Healthy Children.org.
Recuerda que es importante llevarlo con un especialista para que brinde un diagnóstico, por lo usual ellos recomiendan el uso de las plantillas, así como caminar descalzos por terrenos irregulares como la arena o caminar de puntillas y de talones, además hacer movimientos circulares con las puntas de los pies.

  • 2. Pie zambo

Este es un defecto de nacimiento, el pie zambo significa que un pie o ambos están en punta con la planta girada hacia adentro, sucede porque los tejidos que conectan a los músculos son más cortos de lo normal. Es un problema de salud que se debe tratar a tiempo de lo contrario puede causar artritis. Pero no hay que preocuparse, existen muchos tratamientos al respecto, así como especialistas que ayudarán a tu bebé a corregir el problema y así podrá gatear y caminar.

Por lo regular los especialistas utilizan una serie de escarolas y férulas, que se colocarán entre una o dos semanas después de que nazca, luego tendrás que visitar al especialista una vez por semana para cambiarla, el doctor realiza suaves movimientos y estiramientos del pie, que le permitirá corregir la posición.

  • 3. Prisa por caminar

Algunos padres suelen tener prisa para que su bebé aprenda a caminar más rápido, sin embargo, dejan de estimularlos en la fase de gateo. Los expertos advierten que los desplazamientos de los bebés son fundamentales para la evolución correcta del cerebro. Por ello, es importante ayudarlos a gatear antes de caminar, respetando el desarrollo normal de cada etapa, ya que hay padres que estimulan mucho al bebé para permanecer parado.

Advertisement

Por ejemplo, se recomienda estimularlos a ubicando juguetes lejos de su alcance para que ellos puedan interesarse en tomarlos, así como jugar con ellos y ayudarles a tomar la posición correcta. Dejar al bebé que ruede y se esfuerce por sí solo, ayudará a fortalecer sus músculos logrando gatear más rápido.

Es una deformidad frecuente en los bebés recién nacidos, donde se observa el pie con una parte curva o hacia adentro. Se trata de una desviación del antepié hacia la línea media, con una curva homogénea. Si la afección es leve, se corregirá a partir de los 3 meses, evitando algún problema para que el bebé pueda gatear.

El especialista determinará si el bebé necesita un tratamiento, por lo regular el problema se corrige de manera natural, cuando los pies son flexibles, se mueven y estiran fácilmente. Pero, cuando el pie es rígido, puede necesitar ejercicios de estiramientos, así como posiblemente usar férula o zapatos ortopédicos, para mantener el pie en la posición correcta.

El aumento del tono muscular en los bebés se refleja entre los 2 a 6 meses, esto le permitirá mayor libertad de movimientos, para gatear, ponerse de pie y caminar. Si se altera el tono muscular provoca hipotonía (disminución del tono muscular) es cuando el bebé no tiene fuerza para levantar su cabeza y gatear, provocando problemas en su motricidad. Lo contrario a hipertonía (aumento de tono muscular) enfocado en las manos y pies, lo que provoca cambios en su comportamiento como estrés.

¿Qué puedes hacer para ayudar a tu bebé después de llevarlo con un especialista?

  • Hipertonía muscular: Los especialistas recomiendan realizar ejercicios respiratorios, masajes relajantes en todo su cuerpo, hacer movimientos de todas sus articulaciones, por lo general se coloca al bebé en una colchoneta para poder mover cada extremidad, así como estimularlo a nivel sensorial con objetos como esponjas, juguetes con cerdas suaves, entre otros.

  • Hipotonía muscular: Los especialistas, aseguran que si la afección es leve, el bebé solo requerirá ayuda de fisioterapeutas, para trabajar habilidades específicas como caminar o sentarse, así como trabajar en su motricidad fina, incluso los pediatras ayudarán a los padres a aprender algunas terapias que pueden realizar desde casa.

Es importante que los padres observen con atención el desarrollo de su bebé, para poder tener algún tratamiento oportuno en caso de existir algún tipo de problema físico. Recuerda que gatear es importante para estimular el cerebro, por lo que deberás estimular a tu bebé para completar con éxito esa fase, así como después lo ayudarás a caminar.

Toma un momento para compartir …

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias