5 razones por las que hombres y mujeres son infieles

Puedes prevenir la infidelidad de tu pareja si aprendes a reconocer las causas a tiempo.

Erika Patricia Otero

Ser leal y fiel es quizás el voto matrimonial en el que más fe pone la pareja a la hora de unir sus vidas. La situación es que en el largo y complejo proceso de formar una familia, los votos pueden llegar a romperse a causa de diferentes conflictos que los cónyuges no sean capaces de solucionar.

Muchos de esos problemas conyugales, pueden llevar a uno o a ambos miembros de la pareja a considerar la infidelidad como un medio de escape a los problemas diarios. Sin embargo, las razones de las mujeres para llegar a ser infieles, no son las mismas que podrían tener los hombres.

Por eso, el remedio preventivo a una posible infidelidad, está fuertemente ligado al motivo que pueda llegar a causarla.

Con lo anterior en cuenta, a continuación encontrarás una serie de paralelismos de los posibles causales de infidelidad entre hombres y mujeres

1 Ella desea seguridad económica, él necesita un hogar armónico

Seamos honestas, si una de nosotras concreta una relación seria con un hombre, es porque tiene claro que es solvente económicamente hablando. Y no es porque queramos depender financieramente de ellos, menos en esta época donde la mayoría tenemos carreras profesionales y empleos bien pagos.

Advertisement

Buscamos que un hombre sea solvente financieramente porque garantiza que va a ser capaz de ser un buen proveedor para la familia. Nadie quiere llegar a tener 15 años de matrimonio y estar pensando en cómo hacer para llegar a fin de mes. Además, un hombre dueño de seguridad financiera, es un esposo menos estresado en el trabajo y más feliz en su hogar, y que tendrá tiempo para su familia.

En el caso de los hombres, si hay algo que ellos disfrutan es de llegar a casa después de un día pesado, y encontrar paz y armonía en su hogar. Ellos no quieren llegar a lidiar con problemas, por pequeños que sean. Es cierto que muchas cosas han cambiado a lo largo de la historia y ahora participan en el hogar, pero siempre son más felices si no tienen que lidiar con una casa en desorden.

Las cosas claras; los esposos no pueden pretender que durante todo su matrimonio no hayan problemas de dinero ni que la esposa no se canse de hacer mil cosas diarias en casa y el empleo. Así que la pareja debe ser franca y flexible para hablar de los problemas y de su cansancio. Ambos deben estar dispuestos a apoyarse en momentos de dificultad y debilidad.

2 La mujer anhela compromiso, él quiere saberse admirado

Una mujer desea que su esposo sea un hombre comprometido con ella y su familia; es decir, que los ponga en primer lugar en la mayoría de las veces. Esto le interesa mucho a ella porque sabe que sus hijos le necesitan en casa y de su buen ejemplo.

En cambio, el esposo necesita sentir que su esposa ve en él a un hombre capacitado para sacar adelante un hogar. Ellos quieren que su esposa se sienta orgullosa de ellos y de sus habilidades; esto les estimula a seguir esforzándose por ellos.

Advertisement

Así que como esposa, procura ver en tu esposo ese «superhéroe» que quiere ser siempre para ustedes. Y tú como hombre, sacrifica de vez en cuando ese encuentro con amigos semanal para estar con tu familia de paseo o arreglando las cosas de casa que ella te pidió hace tiempo que repares. Con eso, ambos compensarán esas necesidades antes citadas.

3 Una mujer quiere honestidad de parte de su esposo, un hombre necesita una esposa atractiva

Las mujeres no quieren un hombre que les endulce el oído con mentiras. Quieren un hombre que sea valiente y prudente al decir la verdad, por dolorosa que esta sea. Es cierto que les cuesta abrirse y decir lo que sienten y piensan, pero sería bueno que en lugar de acumular quejas para decirlas a los amigos, las digan a sus esposas en el momento que sienten que algo no les parece ni justo ni correcto. El resultado de tanta reserva o verdad oculta es el distanciamiento.

Ahora bien, un hombre necesita sentirse atraído por su esposa, aunque ya tengan 10 años de casados. Es cierto que con la llegada de los hijos y otras responsabilidades, llega le falta de tiempo y el cansancio; mismos que a veces hacen que no quieras ni recogerte en cabello en una cola de caballo. Pero considera que  el hombre es visual, si no ve a una mujer atractiva en casa, la primera que le parezca mejor arreglada va a llamar su atención, aunque no pase más de eso y una comparación mental entre ambas.

Ya lo sabes, tú como esposa procura no solo verte hermosa por él, sino por ti y tu amor propio; y tú como esposo, sé más franco y no guardes lo que te molesta, solo sé prudente al decir las cosas.

4 Ella necesita hablar, él quiere una cómplice que le lleve un poco la idea

No es secreto que las mujeres adoran hablar y ser escuchadas. El asunto es que muchas se van mucho por los detalles y las ramas y hacen que sus esposos pierdan el interés en la conversación a los 5 minutos. Lo que puedes hacer es minimizar los detalles de lo que cuentas y hazle preguntas de vez en cuando, para que la situación sea más interactiva entre ambos. Así, él no se aburre y tú eres escuchada.

Advertisement

Y sí, a ellos les gusta una buena compañía. Quieren que su esposa esté dispuesta a ver un partido de fútbol con ellos, o disfrutar de una película o salida juntos. Un hombre que no cuenta con una esposa que se involucra en sus intereses se siente desanimado; querrá alguien con gustos similares a los de él y va a buscarlo fuera de casa si no lo encuentra en ti.

5 La mujer busca expresiones de afecto, el hombre necesita más satisfacción sexual

Las mujeres prefieren abrazos, besos, palabras amables, detalles y cualquier cosa que les haga sentir amadas por sus esposos. En cambio, los hombres expresan amor a través del contacto íntimo con sus esposas. Es su manera de hacerlo y está en su naturaleza.

El asunto es que encuentren un balance entre ambos aspectos. Que como esposo estés dispuesto a invitarla a cenar, a decirle cuánto le amas, asegurarse de que ella se sienta amada. Y que tú como esposa estés dispuesta a compartir momentos de intimidad satisfactorios para ambos.

La infidelidad en mucha ocasiones tiene lugar por situaciones que si ambos hubieran previsto, solucionado o negociado con anticipación, no se hubiera producido. Recuerden: el matrimonio no solo está basado en buenos momentos, es gracias a las dificultades que se fortalecen, se conocen más y aprenden a amarse y a respetarse.

Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.