6 actitudes que tenemos los padres que alejan a los hijos

Cuando los hijos suelen rechazarnos o alejarse de nosotros, es por estas razones. Descubre cuáles son.

Adriana Acosta Bujan

El amor que damos a nuestros hijos va más allá de las palabras y los gestos. Es algo espiritual, mágico y maravilloso que solo pueden entender los que son padres. Es un amor incondicional en el cual se tienen muchas satisfacciones y a la vez incertidumbres, ya que la mayoría de los padres deseamos con todo el corazón que los hijos sean felices por siempre.

A pesar de todo el amor que le demuestras a tus hijos, puede pasar que en ocasiones ellos suelen tener comportamientos o actitudes de rechazo constante, sin tener una explicación lógica en la mente de los padres. Ahora bien, aquí viene la pregunta que nos pone a reflexionar ¿Cómo es posible que si le damos todo el amor incondicional a los hijos, ellos se alejen?

Como todo en la vida, sabemos que la crianza no es algo sencillo y que como padres cometemos errores que tal vez no percibimos a simple vista. Por tal motivo es importante comprender qué errores son los más comunes que cometemos para evitar que nuestros hijos se alejen con el correr del tiempo.

Cabe señalar que este artículo no se refiere a juzgar el comportamiento de los padres, sino de abrir la mente y el corazón para comprender las razones por las que los hijos toman algunas actitudes defensivas y hasta hirientes.

Los errores más comunes que tenemos como padres

Ahora bien, es importante comprender que cada familia es distinta, que los niños y los padres tienen diferentes maneras de criar a sus hijos, por lo que solo mencionaremos los errores más comunes:

Advertisement

1. “¿Por qué no eres como…?

Es lógico pensar que cuando los padres comienzan a comparar a los hijos entre los hermanos o cualquier otra persona, lastimen profundamente el corazón de su hijo, es por ello que suelen defenderse y rechazar a los padres. En su mente, el niño o adolescente pensará que no es suficientemente bueno (a) para ganarse el amor de sus padres.

Para evitar comparaciones injustas y tal vez sin fundamentos es conveniente comprender que cada persona tiene virtudes, habilidades y destrezas diferentes, que todos aprendemos distinto.

Sin ir tan lejos seguro conocerás las inteligencias múltiples que definen las habilidades de cada persona al momento de adquirir conocimiento.

Así que para evitar herir a los hijos, será necesario comprender y valorar sus distintas maneras de aprender y percibir el mundo que le rodea.

2. Imponemos reglas, pero no escuchamos sus necesidades

Es totalmente necesario e importante poner reglas y límites a los hijos para que ellos aprendan a respetarlas y vivir en armonía. sin embargo, muchas veces dejamos de escuchar a los hijos y ese es el grave error. Puede suceder que los hijos estén experimentando situaciones desagradables en el colegio o que algo les inquiete o moleste.

Advertisement

Por tal razón, es preciso abrir diálogos con los hijos, para conocer la raíz o el trasfondo de su comportamiento. Deja que tus hijos también participen dando ideas sobre las reglas que se deben poner en casa; así aprenderán a argumentar sus razones para que todos puedan vivir tranquilos y bien.

3. “¡Se hace lo que yo digo y punto!

Convertirnos en padres estrictos algunas veces puede resultar contraproducente, ya que estamos exigiendo a los hijos algo sin dar demasiadas explicaciones, sin darles a entender el por qué.

Hay ocasiones en que los sueños que los padres “no realizaron” los trasladan a sus hijos, ya que ellos serán los encargados de realizar sus sueños que quedaron postergados. Este es el caso de los padres que envían a sus hijos a clases de piano, ballet o pintura, cuando claramente los niños o jóvenes no tienen deseo de ello. Pero se hace porque los padres lo dicen. “Y punto”.

También sucede que cuando exiges calificaciones perfectas, o no toleras un error, en la escuela o cualquier ámbito, tus hijos se sentirán agobiados y estarás sembrando temores y miedos en sus corazones, por el simple hecho de no querer fallar o equivocarse.

Tal vez, dejen de ser ellos mismos, olvidándose de su propia vida, identidad e individualidad. Es por ello que estos niños suelen rechazar a sus padres, puesto que tratarán de ocultar lo que ellos piensan o sienten, para evitar un regaño.

Advertisement

4. Gritar como hábito

Gritar a los hijos cuando se equivocan es un gran error. Muchas veces pueden hacerte “explotar”, sí, sin embargo, es importante aprender a controlar las emociones negativas para evitar herir a los hijos.

Es lógico que gritar es una cadena que lleva a insultar sin pensarlo, incluso hasta algunos padres pueden llegar a extremo lastimando a sus hijos físicamente. Podrás evitar explotar cuando en realidad comprendas que la mejor solución es escuchar. Evita juzgar y tener actitudes violentas, puesto que eso provocará que tus hijos se alejen de ti.

5. Olvidas el contacto físico

No expresar a los hijos nuestros sentimientos también pueden alejarlos de nosotros sin percibirlo. Es importante que ellos también conozcan lo que sentimos y lo que pensamos; si necesitas un abrazo, un beso o simplemente un apapacho, exprésalo sin temor.

También recuerda que los hijos necesitan del afecto emocional que podamos brindarles. Ellos necesitan sentirse queridos, amados y especiales, cuando no lo tienen puede ser contraproducente, ya que al no expresarlo eso puede derivar a problemas de ansiedad, depresión entre otras.  

6. Lo ridiculizas

Ridiculizar a los hijos en público es algo que debemos evitar, ya que esa acción los alejará de ti. Se sentirán humillados, pisoteados, rechazados y despreciados, lo que afectará gravemente su autoestima y amor propio.

Advertisement

Es recomendable que antes de reprenderlo en público pienses en las consecuencias; siempre un diálogo en privado será más reconfortante.

Ahora ya lo sabes, evita estos errores y piensa que podrás mejorar la relación con tus hijos. Recuerda que la comunicación es lo más importante y el amor que sentimos por ellos puede curar las heridas en nuestros corazones.

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias