6 cosas sobre la vida que tu hija adolescente debería saber

Fernanda Gonzalez Casafús

Cuando veo a mi hija crecer, tan lista y tan bella, no puedo evitar viajar al futuro con mi imaginación. Entonces, pienso en todas aquellas cosas que quiero ir enseñándole para que sea una persona de bien. Pero sobre todo, para que sufra lo menos posible.

Tengo sobrinas adolescentes. Me encanta estudiar su comportamiento; y muchas veces me pregunto cómo seré como madre cuando mi hija llegue a la pubertad. Aunque también soy consciente que estamos moldeando esa relación ahora mismo, de manera cotidiana.

Los cambios emocionales en la adolescencia

La adolescencia es una etapa en la vida en la que las personas formamos nuestra identidad y desarrollamos la personalidad. Se trata de un período de cambios físicos y emocionales que dejan huellas en nuestra conciencia. Es un momento de transición en el que dejamos de ser niños para ir convirtiéndonos lentamente en adultos.

De acuerdo a José Luis Lillo Espinosa, Psiquiatra y Psicoanalista, miembro de la Sociedad Española de Psicoanálisis, el comportamiento en la adolescencia tiene raíces en ciertas características que se dan dentro mismo de la pubertad.

El duelo de la infancia es una de esas características con las que el adolescente tendrá que lidiar. El cambio de su cuerpo y la aceptación del mismo serán partícipes obligados de esta dicotomía entre dejar de ser niño para convertirse en adulto.

Advertisement

Asimismo, los cambios físicos llegan acompañados de cambios emocionales que provocan un sinfín de reacciones. Y para ello, los padres debemos estar preparados; para contener, apoyar, orientar y celebrar el crecimiento de nuestros hijos.

Las niñas necesitan del apoyo de su mamá

En un mundo regentado por el monopolio de las publicidades que socavan la integridad de las niñas y adolescentes, es indispensable tener la fortaleza necesaria para acompañar a nuestras hijas en el paso hacia su vida como mujer.

Por cada “mi niña bella” debe existir un “mi niña lista” o “mi niña dulce”. Para que las niñas de esta generación crezcan sabiendo que una mente brillante y un gran corazón valen más que un rostro bonito.

Tu hija necesita tu apoyo, tus palabras de aliento y tu empatía. Durante la adolescencia necesitará de tu comprensión más que nunca, pero sobre todo, necesitará de tu escucha activa, y ese abrazo y palabras de afecto que devolverán su alma al cuerpo cuando se sienta perdida.

Cosas que tu hija debería saber

Ella sabe que tú la amas. Que estás allí para ayudarla en esta tumultuosa pero hermosa etapa. Pero es tu deber enseñarle ciertas cosas para que transite sus primeros años como adulta con cordura, seguridad y auto determinación. Pero sobre todo, con un amor propio justo y necesario para amar a los demás y no dejarse lastimar.

Advertisement

01  El cuerpo es sólo un envase

Tu hija podrá frustrase por esa prenda que no le queda bien (que para tí, luce perfecta), o por su cabello ondulado cuando sueña con un lacio de revista. Pero es tu deber como madre hacerle saber que aunque ser bonita es agradable, también lo es tener actitud, personalidad, y buen corazón.

Puede ser algo muy difícil de enseñar y aplicar, pues para las adolescentes la cuestión física es muy importante. Pero no dejes nunca de reforzar en tu hija todos aquellos comportamientos positivos que hacen de ella una persona excepcional. Así, no sólo alimentarás su autoestima sino que restarás tanta importancia sólo a su aspecto.

02 Deberá aprender a decir que no

Saber decir decir que no es crecer. Tu hija se encontrará muchas veces en el camino con situaciones a las cual deberá negarse. No siempre será fácil hacerlo. Habrá personas que quieran torcer su voluntad o hacerle creer que necesita algo que en verdad no.

Por ello, hablar con tu hija acerca de la importancia de negarse ante cosas que no quiere hacer es de vital importancia. Como mujer en desarrollo, deberá aprender a poner límites a todas aquellas cosas que su intuición le digan que algo anda mal, o simplemente con las cuales no se sienta cómoda.

03  No siempre encontrará buenos amigos

La adolescencia es una etapa donde se hacen muchos amigos.Tu hija conocerá mucha gente, y en este período pueden surgir grandes amigos para toda la vida. Sin embargo, deberá aprender que no todos serán buenos amigos, ni para siempre.

Advertisement

Muchas personas con las que se encuentre parecerán amigos y luego demostrarán con hechos que no lo son. Eso puede romper el corazón de tu hija. Es por ello que es importante que hables con ella acerca de ésto.

Conversa con tu pequeña acerca de la importancia de confiar sólo en aquellas personas a las que conoce muy bien. Y que más importante que tener cientos de amigos, lo es tener un puñado en los que realmente puedas confiar.

04  Cuidarse y defenderse a sí misma será algo cotidiano

En un mundo donde la violencia contra la mujer es cotidiana, cuando tu hija salga al mundo deberá aprender a lidiar con todo aquello que atente contra su integridad. Salir fuerte al mundo real hará que pueda identificar y enfrentar los peligros.

Deberá aprender a defenderse, a plantarse ante alguien que la acosa, a no dejarse llevar por lo que le dicen, y a luchar por defender su postura, así como su integridad física y moral.

Advertisement

Conversa con ella acerca de la importancia de creer en ella misma y en cómo puede hacer frente a las adversidades cotidianas sin sentirse avasallada. Aumenta su fuerza interior y su autoestima con palabras de aliento, pero sobre todo, con alas. Dale alas para volar y para que pueda ser ella misma, sin dejar de estar allí para poner sanos límites.

05  Sufrirá por amor

Tu hija deberá saber que se encontrará con chicos que le dirán que la aman, para luego retractarse. Ella llorará y se sentirá humillada. Pero antes de minimizar la situación recuerda que tú también fuiste adolescente y sufriste cuando el chico que te gustaba te dijo que no.

Ella aprenderá tarde o temprano que puede llegar a sufrir por amor. Pero sobre todo, deberá saber que tiene la fuerza necesaria para levantarse y seguir. Aprenderá que no todos los chicos son buenos, pero también asimilará que es ella misma quien tiene la capacidad de no dejarse vencer y elegir a aquel joven que la ame de verdad y no la haga sufrir.

06  Siempre, pero siempre, podrá contar con mamá

Nunca está de más decirlo. La adolescencia puede ser frustrante para la relación entre tú y tu hija, pues a veces las diferencias generacionales ponen obstáculos indeseados. Sin embargo, tu amor es incondicional, y ella debe saberlo.

Tu hija necesitará saber que pase lo que pase tú estarás allí para apoyarla y contenerla. Aunque te enojes, aunque peleen, aunque de un portazo y se encierre en su cuarto.

Advertisement

Escríbele una carta. Dile cuánto la amas. Pero sobre todo, dile cuánto valor tiene como mujer y que verla crecer te llena de orgullo y alegría.

Tu hija adolescente deberá saber muchas cosas para poder transitar esta etapa tan agitada como emocionante; para poder llegar a ser una mujer de bien y afrontar la vida con agallas.

Y allí estarás tú, viéndola crecer, observándola desplegar sus alas. Porque tu deber como mamá y maestra de vida no sólo será impartir conocimiento, sino inspirar el cambio. ¡Y lo estás haciendo muy bien!

Toma un momento para compartir ...

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda es argentina y mamá de dos. Licenciada en Periodismo, especialista en Redacción Digital y Community Managment. Editora de contenidos y redactora en Familias.com. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.