6 ingredientes para pedir perdón a quien amas

Este es el mejor acto de amor en un matrimonio. ¿Qué tan dispuesto estás siempre a perdonar o pedir perdón?

Adriana Acosta Bujan

«¡Si no te parece como soy, entonces agarra tus cosas y márchate! ¡Eres una persona egoísta! ¡Crees tener la razón en todo!» En medio de la discusión con su esposo, ella comenzó a empacar sus cosas y con lágrimas en su mejillas y el corazón partido, le dijo «¡Te vas a arrepentir!»

Él decidió salir por un momento de casa, para poder tranquilizarse y reflexionar; mil cuestionamientos invadieron su mente, en realidad, ¿quiero que se vaya?, ¿qué voy hacer sin el amor de mi vida?, ¡no quería herirla!

Al regresar, ella ya no estaba, solo se encontraba una hoja doblada sobre la mesa del comedor. Con temor y aflicción él la abrió lentamente pensando lo peor; al comenzar a leerla, una palabra estaba escrita “Perdón”.

El perdón y arrepentimiento

En esos momentos él decidió llamarla para decirle que regresara y que la amaba. Sin embargo, no tuvo ninguna respuesta, así que tomó su auto y salió a buscarla. Era una noche tormentosa, fría y desolada, a lo lejos se escuchaba el sonido de una ambulancia que se acercaba al semáforo donde él estaba.

Con gran curiosidad, viendo que las personas se reunían en el lugar del accidente, él se bajó de su auto y miró con gran sorpresa que se trataba de su esposa. Lamentablemente, ella había partido de este mundo.

Advertisement

Esta historia fue verídica, le sucedió a un familiar muy cercano. Sin embargo, ¿Qué hubiera pasado si los dos se hubieran pedido perdón? Muchas veces el orgullo, puede estorbar durante una discusión en pareja, lo que se nos dificulta ver las cosas desde la perspectiva del ser amado.

El perdón lo cambia todo

En todo matrimonio es crucial aprender a decir “Perdón”, puesto que en medio de una discusión solemos decir millones de cosas hirientes perdiendo el control de nuestras emociones y al final de cuentas, estamos provocando que la relación fracase. En realidad ¿eso es lo que deseas?, ¿qué tan difícil puede ser pedir disculpas y reconocer los errores?

Los expertos aseguran que pedir perdón es un acto de humildad, que ayuda a nuestra pareja a sentirse más segura en la relación, ya que sus argumentos son reconocidos y validados, permitiendo reparar las heridas emocionales. Al hacerlo, llevará a tu relación a tener una mayor intimidad, apoyo y conexión.

Decir perdón, no se trata de que sientas una frustración en tu interior, ni de buscar culpables, al contrario, disculparse es el reflejo del verdadero amor y del respeto. Por ello, aquí te dejo estas maneras sencillas de cómo lograrlo.

1 Las acciones dicen más que las palabras

Decir, “perdóname”, “lo siento”, “me equivoqué”, “reconozco que tenemos distintas maneras de pensar, pero podemos llegar a un acuerdo”, son frases poderosas, pero que no tienen validez cuando carecen de acciones; puesto que pueden ser vacías y sin sentimientos.

Advertisement

Actuar con real arrepentimiento es lo que marcará tu relación. Los abrazos, los besos, las demostraciones de amor (una carta, una sorpresa inesperada o simplemente ceder ante una situación complicada), es lo que hará que tu perdón tenga valor.

2 No busques culpables

No se trata que cambies tu manera de ser por agradar al otro, sino de reconocer que en una discusión de pareja los dos están involucrados. Entre más te dediques a buscar un culpable, existirá menos probabilidad de una reconciliación.

Reconocer los errores, así como aprender que todos vemos las cosas o situaciones con distintas perspectivas, es la clave para que el perdón sea efectivo. Se trata de ser empáticos, de ponerse en el lugar de la persona amada y de dejar que la pareja libere sus emociones.

3 Me importas mucho

Aceptar que llegamos a lastimar con nuestras palabras al ser amado y expresar nuestros sentimientos en medio de la discusión, provocará que el perdón sea auténtico. Dile a tu pareja lo mal que te sientes, las cosas que te hacen explotar y que necesitas desahogarte; también dile que lo amas y que lo más importante para ti es aclarar las cosas y encontrar soluciones en conjunto.

Recuerda, el amor lo vence todo, éste es más fuerte que una discusión, por ello, lo que debe sobresalir con tu perdón son los sentimientos que te unen a tu pareja.

Advertisement

4 Aprender juntos

Muchas veces no escuchamos a la pareja, solo oímos y estamos pensando cómo defendernos ante una discusión. Sin embargo, escucharse mutuamente teniendo el control de las emociones, calmarse y encontrar un lugar en el cual los dos puedan expresar sus ideas, es lo que llevará a ese perdón a un verdadero arrepentimiento.

Es válido decir “me equivoqué, no volverá a pasar”; comunícale a tu pareja que has aprendido una lección y que en medio del caos siempre habrá aprendizajes y experiencias positivas.

5 Intimidad

La intimidad en el matrimonio, no solo es un acto de amor, sino de entrega, de compromiso, de fidelidad, de deseo entre otras cosas. Es un momento único en el cual las dos personas se unen en una sola entregando su alma y corazón.

Como decía mi abuela, “lo más bonito de las peleas es la reconciliación”. Así que pide perdón y fortalece tu relación, haciendo más fuerte el vínculo que los une.

6 Agradece

Agradecer es una manera para demostrar que valoramos a la pareja. Es un acto de amor, humildad y  reconocimiento. La gratitud obra maravillas en la vida de pareja cuando fluye libremente en forma recíproca; incluso, hace que los conflictos sean pasajeros, fortaleciendo el amor.

Advertisement

Cuando agradeces se mueve el centro de atención hacia lo bueno que ocurre en la relación, promoviendo una sensación de pertenencia, presencia, reciprocidad; por ello, se resta importancia a los conflictos.

Por tal razón, cuando agradeces el acto de ser perdonado, o simplemente agradecer a la pareja de haber llegado a un acuerdo, logrará que la reacción sea más sólida.

Pedir perdón no es una acción de cobardes, al contrario es un acto que fortalece el espíritu de la persona y fortalece el vínculo del amor.

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias