6 pasos para encontrar la felicidad a la vuelta de la esquina

Buscamos siempre el arco iris tras la tormenta. Sin darnos cuenta que las gotas de lluvia también hacen crecer las flores.

Adriana Acosta Bujan

Todas las personas buscamos la felicidad de una u otra manera, como si fuera parte de nuestro instinto de supervivencia. Incluso, cuando nos convertimos en padres, también buscamos la felicidad de los hijos. Pero, ¿qué es la felicidad?

La felicidad es un sentimiento que se asocia con la paz, la tranquilidad, el bienestar, la salud y el amor. Es tener emociones positivas desde la alegría hasta el placer, es disfrutar plenamente cada experiencia de la vida, con sus buenas y malas rachas, es tener buenas relaciones con la pareja, familia y amigos. La felicidad también es la naturaleza, los animales, el despertar cada día para lograr nuestros sueños y anhelos.

La felicidad es subjetiva, para algunos pueden ser las cosas materiales, para otros la salud y el amor. Incluso, puede pasar que vemos personas que aparentan tener todo en la vida para ser felices y no lo son; por ello es que también es compleja.

La búsqueda infinita

Muchos filósofos, líderes religiosos, escritores y expertos aseguran que la felicidad no solo es tener una vida placentera, significativa y de compromiso, sino que también se basa en los éxitos y logros alcanzados. Esta se encuentra en los genes, en la manera de pensar, de ser y sentir, así como también en las actividades que hacemos a diario y las circunstancias que nos rodean.

Entonces, es una búsqueda infinita de placeres, de satisfacciones y de tranquilidad mental y física. Es por ello, que aunque en algunos momentos te sientas feliz, automáticamente esa emoción disminuye con el tiempo, puesto que buscarás otras cosas nuevas para volver a sentirla.

Advertisement

Cómo llegar a tener felicidad

1 Uno mismo

Como dicen por ahí, “no puedes amar a nadie, sin que primero te ames a ti mismo”. La felicidad comienza por uno mismo, en nuestra autoestima, en amarse tal cual somos, con nuestros defectos, virtudes, fortalezas y debilidades. Es cuidar nuestra salud mental y bienestar físico.

Se debe comprender que somos únicos en este mundo, nadie es igual a nosotros, por ello es que nuestro ser, cuerpo y alma pasa a ser esenciales para el funcionamiento del universo. Pero, ¿cómo amarse uno mismo?

Se trata de dejar de exigirte más de lo que realmente eres, afrontando la realidad (con sus adversidades), de auto respetarse para así entrar en sintonía con los demás, lo cual te ayudará a entablar relaciones saludables.

Enfócate en tus talentos y habilidades, deja que tu mente se libere de ataduras, de malos pensamientos y prejuicios; recuerda que no estás aquí para agradar al mundo, sino para sentirte bien.  Deja de victimizarte, será mejor aprender de cada equivocación; enfócate en disfrutar cualquier momento como único y plantéate nuevas metas, retos y sueños.

2 Ponerse en acción

Como decía mi padre “la felicidad, no va a tocar tu puerta”, esto quiere decir que para encontrarla tenemos que actuar. Ten en mente que una de las cosas que más infelices nos hace es pensar en tener una vida mejor y dejarlo solo en pensamiento, estático, sin movilidad alguna; eso provocará frustración, desánimo y culpa.

Advertisement

Enfócate en hacer lo que tienes que hacer para ser feliz; no dejes la idea arraigada en tu ser, sino que debes explotar tus talentos y trabajarlos al máximo. No olvides que tus actos deben ser coherentes con tus palabras y pensamientos, ya que si piensas de una forma pero actúas de otra, solo generarás dudas y te sentirás mal.

3 Deja de ver tanto a los demás

Uno de los errores comunes que comenten las personas, es poner toda su atención en los logros y éxitos de los demás, dejando a un lado su propia vida. Incluso, se lamentan porque otros tienen lo que ellos desean y anhelan.

Para ser feliz, se debe dejar al olvido la vida ajena y enfocarse en el presente, en lo que se tiene. Por ello, te invito a reflexionar sobre tus propios logros, tu vida en general; seguramente, comprenderás que la felicidad la tienes a tu alcance; es más, vives con ella sin darte cuenta.

4 Aprende a perdonar

Primero aprende a perdonarte a ti misma, por todas las cosas que has hecho y ten han herido, de esos errores que han puesto en riesgo tu propio bienestar; por haber tomado malas decisiones y por aferrarte a cosas que no eran para ti.

Después, perdona a todas aquellas personas que te lastimaron en algún momento de la vida, comprende que todos somos imperfectos y por ende, nos equivocamos. Trabaja con tu empatía y humildad, para ser mejor persona cada día.

Advertisement

5 Alto al maltrato

Muchas veces no nos damos cuenta que nuestra mente puede ser el peor enemigo; cuando nos autocriticamos y nos maltratamos, estamos en contra de ser felices. Por otro lado, también están las personas que por alguna razón permitimos que nos lastimen, ya sea físicamente o psicológicamente; solo por creer que merecemos tal situación o castigo.

Para ser felices debemos quitar esas ataduras invisibles y poner un alto al maltrato o violencia. Nadie puede lastimarte a menos que tú lo permitas y estés de acuerdo. Recuerda que será complicado ser feliz cuando emocionalmente no lo estás; aprende a valorarte como persona y poco a poco comprenderás que la felicidad la mereces.

6 Ser agradecido

Cada mañana al despertar, agradece por un día más de vida, por tu salud física y mental, por tener una familia que te ama, por tener un techo, comida, trabajo, un esposo maravilloso y unos hijos geniales. Agradecer es un acto de humildad que fortalece el corazón y nos ayuda a sentirnos felices.

La felicidad está al alcance de tus manos, de tus pensamientos y decisiones; recuerda que es un sentimiento noble y purificador, por ello, deberás disfrutar al máximo esos momentos, vivirlos como únicos y especiales. Aprende a encontrar un significado especial a cada experiencia vivida, y así estarás sintiendo felicidad en cada instante.

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias