6 razones por las que aún no eres feliz

Encuentra las razones por las que tu pasado no te deja ser feliz.

Adriana Acosta Bujan

Me atrevo a pensar que la mayoría hemos experimentado momentos que desearíamos nunca haberlos vivido, esos momentos tristes que marcaron nuestra manera de sentir, vivir y pensar, ya que dejaron heridas profundas  que no se pueden olvidar a pesar de que el tiempo pasó. Me refiero a esas heridas que dejaron dolor, sufrimiento y que tuvimos que enfrentar por alguna razón.

Muchos expertos dicen que esas experiencias dolorosas se tienen que atravesar porque de esa manera aprendemos algo; es como hacernos más fuertes e invencibles para poder trascender. A pesar de que en cada mala experiencia siempre habrá algo bueno al final; para algunas personas es complicado superar el duelo y dejar ese sentimiento al olvido; esto es porque aún no se han dado cuenta que estar aferrados a un pasado doloroso, será imposible ver la felicidad en su presente.

Por ello, es importante aprender a sanar nuestras heridas del pasado, para dejar entrar las nuevas cosas que el destino tiene preparado para cada quien. Entre más nos victimicemos y suframos por algo que ya pasó, será complicado ser feliz.

Lo que esconde el pasado doloroso

Me fue difícil aceptar la muerte de mis padres, la infidelidad de mi exesposo, la enfermedad de mi hijo y el cambio drástico de residencia; por mucho tiempo me victimicé por las experiencias dolorosas que tuve que enfrentar a lo largo de vida; por más que pedía una explicación divina, no obtuve respuestas (como esperaba).

Al pasar el tiempo y recordar cada experiencia, hoy me doy cuenta que las respuestas que tanto busqué las obtuve, después de que encerré mi pasado en lo más profundo de mi corazón y comencé a disfrutar y valorar mi vida presente.

Advertisement

Así suele pasar, cuando miramos más allá de nuestro dolor y sufrimiento las puertas se abren, como si fuera magia. Se trata de razonar y comprender el por qué nos ha tocado experimentar tal cosa; para así sentirnos bien con nosotros mismos. Es decir, buscar un razonamiento lógico que nuestro interior pueda entender para así poder aprender cuál es nuestra lección de vida.

Pero, ¿cómo dejar el pasado para sentir felicidad?

1 Encuentra el por qué

Tal vez la muerte de un ser querido, la enfermedad o cualquier desgracia que hayas experimentado en tu vida, creas que es algo injusto de vivir. Sin embargo, cuando reflexionas y meditas sobre todo lo que has pasado tratando de encontrar el por qué, podrás comprender las lecciones que tienes que aprender para ser mejor persona.

Por poner algunos ejemplos: si tus padres murieron, tal vez tengas que aprender a dar lo mejor de ti en todo momento, ya que la vida se puede ir en un abrir y cerrar de ojos. Si experimentaste la infidelidad, tal vez tienes que aprender a valorarte, a trabajar en ti para recuperar tu autoestima, valía y poder.

2 Llora todo lo que sea necesario

Permítete llorar todo lo que quieras, no detengas tus lágrimas por el qué dirán, o por querer aparentar fortaleza. Llora, llora todo lo que necesites para sanar tu alma; después guarda tus sentimientos de dolor y sufrimiento en una caja imaginaria dentro de tu corazón para que puedas continuar con tu vida. Llorar sana el alma y el cuerpo y despeja la mente; cuando lo haces te sentirás más tranquila, aliviada y fortalecida; incluso podrás observar la vida con más claridad y encontrarás el camino que debes seguir, valorando lo que tienes a tu alrededor, como tu familia.

3 Perdona

Perdona a todas aquellas personas que te hicieron daño, en su momento tenías que aprender algo de ese sufrimiento; gracias a esas malas experiencias aprendiste qué tan valiente e invencible eres. Así, que perdona y perdónate a ti por permitirte sufrir. Acepta que todos nos equivocamos y que no somos perfectos, pues así es la vida, tenemos que cometer errores y algunas veces lastimar a quien queremos.

Advertisement

4 Piensa en ti

Seguramente habrás escuchado la frase “nadie lo va hacer por ti”; tal vez en lo más profundo de nuestro corazón deseamos que alguien o un ser celestial venga a sanar nuestro corazón herido. Sin embargo, no es posible, nadie va a hacerte feliz, ya que todo está en ti. Por tal motivo, tienes qué pensar en volverte una prioridad, en amarte y recuperar tu autoestima; tal vez la idea te suene un poco egoísta, pero créeme, de ti depende estar bien o no.

Si necesitas ayuda, búscala, si deseas descansar, descansa, si quieres comerte un helado, disfrútalo; no te límites.

5 Encuentra nuevas pasiones

El tiempo de ocio es nuestro peor enemigo cuando queremos sanar las heridas del pasado. Por ello, es importante encontrar nuevas pasiones, nuevas aficiones, gustos e intereses. Tal vez, tienes habilidades que no sabías que tenías y que ahora será el momento de explotarlas a tu favor. Atrévete a hacer cosas que te daban miedo hacer, busca nuevos horizontes y caminos en tu vida, rodéate de personas que tengan buena vibra y energía; para que puedas sentirte plena y feliz contigo misma.

6 Valora el presente

Enfócate y pon atención en tu vida presente, qué tienes ahora, qué te hace feliz, quiénes son las personas que te aman, motivan y te hacen ser mejor persona cada día. Agradece todo lo que tienes y aprende a valorar las cosas que tienes, ya que te darás cuenta que eres una persona muy afortunada.

Agradece a Dios por tu salud, por tu trabajo, por tu familia, por tu casa, por la comida, por todo lo que tú quieras; así podrás sanar las heridas que están en tu corazón y disfrutarás cada instante de la vida como si fuera el último día. Así, encontrarás la forma de ser feliz.

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias