7 actividades que tus hijos deben hacer fuera del colegio

Estas actividades no solo favorecerán el desarrollo intelectual de tu hijo también su alma y el amor por ti.

Emma E. Sánchez

En todos mis años que tengo dedicados a la educación y formación de niños siempre me encuentro con la misma pregunta de parte de los padres

¿Cuál es la mejor actividad extra escolar para mis hijos?

Cuando los papás piensan en actividades extracurriculares, inmediatamente piensan en clases extras de matemáticas, idiomas, música o deportes y vamos, no son malas ideas si piensan en regularizar o mejorar el nivel académico o en una educación medianamente integral y digo medianamente porque aunque incluyas arte y deporte aún faltan piezas importantes para el sano desarrollo del niño, piezas como la amistad, la espiritualidad, el ocio y las cosas simples, normales y sencillas que un niño debe hacer en su infancia para desarrollar su mente, su cuerpo, su espíritu y sobre todo para disfrutar y sentirse feliz.

La Guía infantil publicó un mapa mental sobre las actividades extraescolares que un niño debe tener a partir de la filosofía montesoriana, si lo revisas podrás darte cuenta que todas estas ideas no solo pertenecen a una corriente pedagógica y sí a las necesidades de cualquier pequeño o hasta adolescente.

Sin hacer menos ninguna de las clases o talleres antes mencionados, te invito a dar una revisada a estas sugerencias pues aparte de ser muy buenas, pueden ser inclusive baratas.

Involucrarse en las tareas de casa

Yo soy de la idea que los niños deben tener una responsabilidad en casa y aclaro, no son un castigo, es colaborar con la familia, así que dedicar tiempo para cumplir con esto, es bueno. Hacer el jardín, lavar el carro de la familia, bañar a los perros o barrer la calle, aunque no lo creas son actividades que forman el carácter de un niño.

Advertisement

Jugar

Solo eso, tiempo para jugar solo, con sus hermanos o amigos de la cuadra. Jugar es un trabajo muy importante para los niños y con frecuencia los retiramos de esta tarea saturándolos de otras actividades.

Y por supuesto, no olvides dedicar tiempo para jugar tú con tus hijos. Si hay algo que los niños aman es jugar con sus padres. Dedicar tiempo para jugar, no para ver la tv sino para jugar con ellos a lo que ellos quieran son grandes momentos que construyen y fortalecen una relación a largo tiempo.

Salir de casa

Hoy en día los niños pasan mucho tiempo en el salón de clases y en sus casas, sus padres poco tiempo dedican para llevar a sus hijos al parque, al zoológico, una caminata o simplemente para ir caminando por un helado y platicar.

Leer

Pero leer solo por gusto ¡lo que el niño quiera! Sin corregir su entonación o pronunciación, déjalo leer lo que él quiera y no lo hostigues con preguntas para verificar su comprensión, solo déjalo leer por gusto o aún mejor, lee para tu hijo sus cuentos favoritos, ese es buen tiempo invertido.

Aburrirse

¿Sabías que un niño aburrido se vuelve un niño creativo?

Advertisement

Cuando un chico se aburre comenzará a imaginar cosas que hacer y ahí la creatividad aparece y hace lo suyo.

Alejarse de la tecnología

La tecnología no es mala, el problema es el abuso que hacemos de ella y por otro lado las cosas que hacemos con ella. En la infancia los niños deben de desarrollar sus habilidades físicas y cognoscitivas antes de estar “pagado” a la tableta o la computadora todo el día, esto se traduce en un niño debe jugar, saltar, andar con su mascota antes de tener un celular.

Revisa cuánto tiempo pasa tu hijo con la tableta, compara el tiempo que pasa haciendo otras actividades y luego dosifica el tiempo que usa los aparatos.

Pasar tiempo con papá o con algún miembro de la familia

Cada hijo debe disfrutar de tiempo a solas con su papá y su mamá, un tiempo solo para él sin sus hermanos y sin otros distractores. Ir al cine, caminar, platicar, hacer una tarea juntos. Este es el mejor tiempo que tú hijo recordará y atesorará para siempre.

Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.