7 consejos que no deberías seguir si no quieres poner en riesgo a tu bebé

Fernanda Gonzalez Casafús

La llegada de un bebé supone una revolución para la familia. Todos tendrán sus consejos. Todos querrán ayudarte. Pero sólo tú sabrás cuándo tomar el consejo y cuándo dejarlo. Más aún si la vida de tu hijo depende de ello.

Si, sueno algo drástica, (pero soy madre). Y la verdad, es que he escuchado muchos buenos consejos, pero también otros que, aunque hayan sido hechos con buenas intenciones, además de ser peligrosos para mis hijos, han ido quedando obsoletos.

Los consejos de la abuela

Seguramente hayas llegado a tu casa y tu madre te ha dicho cómo debías cargar a tu bebé. Tu padre que no te preocupes si el chupón cae al piso. La vecina, que lo pongas a dormir boca abajo, y tu tía que lo dejes llorar “porque así se hace más fuerte”.

El punto es ¿Cuántos de todos estos consejos son seguros para nuestros hijos? Que hayan funcionado antes, o que le hayan funcionado a alguien, no significa que sigamos aplicándolos. La humanidad evoluciona, y con ella, los consejos de los pediatras.

Si bien muchos de los consejos que recibimos son con buenas intenciones, algunos de  los consejos “de la abuela” hoy no son seguros para los niños. El avance médico, las nuevas investigaciones científicas y las normativas actualizadas en seguridad dejan a un lado algunos de estos consejos, en pos de la seguridad y buena salud de tu hijo.

Advertisement

1 “No lo pongas boca arriba, que se puede ahogar”

Cuando nació mi hija, mi pediatra me había dicho que durante las primeras semanas de vida, mi bebé debería dormir sólo de espalda. Es decir, boca arriba. Pero alguien me decía al mismo tiempo que si la colocaba boca arriba mi bebé se ahogaría.

Obviamente pasé un mes entero sin pegar un ojo. Pues yo ponía  a mi hija a dormir boca arriba, pero el fantasma del miedo sobrevolaba mis pensamientos. Lo cierto es que la Asociación Americana de Pediatría recomienda una serie de consejos para evitar la muerte súbita de los bebés durante el sueño.

Esas recomendaciones son: dormir boca arriba, sobre una superficie plana, sin almohadas ni mantas, sobre un colchón que no sea blando, y con ropa cómoda. También recomienda poner a dormir al bebé en el mismo cuarto de los padres durante los primeros meses.

2 “Dale agua porque tiene sed”

Mis dos hijos nacieron en época estival. Por lo tanto, durante los primeros meses de vida los mantenía fresquitos para que no sufrieran el calor. Mi médico me había recomendado que el pecho era la mejor solución para evitar los golpes de calor en los bebés. Y que nunca, bajo ninguna circunstancia, les diera agua antes de los 6 meses, pues mi leche tenía todo lo que mi bebé necesitaba, incluida el agua.

Así, cuando alguien me aconsejaba que le diera sorbitos de agua a mi hija, o a mi hijo, yo ya sabía que no debía hacerlo. La Organización Mundial de la Salud informa que un bebé menos de 6 meses jamás debe consumir agua pues corre el riesgo de desnutrición y muerte. La leche materna o leche de fórmula contiene toda el agua que un bebé necesita.

Advertisement

3 “Con esta andadera aprenderá a caminar”

Caminadores, andaderas o andadores, son utilizados por miles de bebés alrededor del mundo. En ellos, los bebés se sienten libres de andar, y las mamás tenemos un respiro. Pero de acuerdo a Jay Hoecker, miembro del Departamento de Medicina Pediátrica y para Adolescentes de la Clínica Mayo, estos dispositivos pueden causar lesiones graves.

Los bebés pueden caer, tropezar, rodar por escaleras y tirarse encima objetos pesados. Asimismo, no está comprobado que aprendan a caminar más rápido. Por el contrario, los bebés pueden volverse más reacios a caminar por sí mismos.

4 “No lo levantes porque lo malcriarás”

El primer instinto que tienes como madre al escuchar llorar a tu bebé es tomarlo en brazos. Es el llamado de la naturaleza, de la supervivencia de la especie. Estás cuidando a tu cachorro. Y el hecho de no tomar en brazos a tu hijo cuando llora puede ser potencialmente peligroso para su salud neurológica.

Cuando un bebé llora no te está probando. Está buscando ayuda. No sabe de qué otra manera expresarse. Y cuando lo hace y nadie acude en su auxilio, su cerebro libera cortisol, la hormona del estrés, que, según los expertos es perjudicial para el cerebro en desarrollo.

5 “No te preocupes, la fiebre debe ser por los dientes”

En verdad, siempre nos preocupamos cuando nuestro bebé tiene fiebre. Y aunque lo veamos molestos, mordisqueando su conejito de apego, babeando y haciendo globitos con su boca, no nos quedamos tranquilas. Y tenemos que saber de dónde viene la fiebre.

Advertisement

Por ello, aunque alguien cercano te asegure que la dentición es la causante de la alta temperatura de tu bebé, jamás te quedes con la duda y consulta con el médico. De hecho, de acuerdo a un estudio de la Revista Internacional de Clínica de Odontopediatría, existen pocos estudios adecuados sobre la asociación entre la erupción primaria del diente y la fiebre. Al tiempo que, puede aparecer fiebre durante la dentición, pero en niveles bajos.

6 “Tu leche no lo llena”

La lactancia materna es una de las mejores decisiones que una madre puede tomar para el bien de su hijo. La desinformación, junto al capitalismo y las grandes compañías de nutrición infantil, hicieron que muchas personas piensen que la leche materna no es tan buena como la leche artificial.

Nos venden que la leche de fórmula tiene todos los nutrientes que un bebé necesita. Sin tener en cuenta que la verdadera leche que contiene todo ello y mucho más, es la leche materna. Por ello, cuando un bebé está molesto, es habitual escuchar “dale fórmula, así duerme mejor” o “ponle cereal en el biberón, porque tu leche no es suficiente”

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, recomienda que durante los primeros 6 meses de vida, el bebé no reciba ningún otro alimento líquido o sólido que no sea la leche materna. La leche materna puede ser fácilmente digerida por los bebés, porque su organismo está preparado para ello.

La leche artificial es de más lenta digestión para los bebés, es por ello que popularmente se piensa que los llena más. Cuando una madre siente que su bebé se queda con hambre, siempre tiene la opción de consultar con una asesora en lactancia.

Advertisement

7 “La silla para el auto no es necesaria”

Hace algunas décadas atrás nuestros padres nos llevaban en el coche, en brazos, pues las sillas especiales para automóviles no eran obligatorias. Pero hoy las normas cambiaron y las reglamentaciones de seguridad exigen que los bebés vayan en sillas especiales desde el primer día de vida, aún cuando acaban de salir de la clínica donde nacieron.

En cada país las normas son diferentes, pero en la mayoría de los países del mundo es obligatorio colocar sillas para bebés en los coches, pues evita el riesgo de muerte en un accidente. En mi país, de hecho, el uso obligatorio es hasta los 10 años de edad.

Los consejos de la abuela  pueden ser bien intencionados y con cariño. pero debemos estar atentos a la evolución de los consejos de los profesionales a nivel mundial, para mantener a salvo la salud y la integridad física de nuestros hijos.

Toma un momento para compartir ...

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda Gonzalez Casafús es argentina y mamá de dos. Licenciada en Periodismo, especialista en Redacción Digital y Community Manager. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.