7 consejos de vida que me dan mis hijos cada día

No dejo de asombrarme por todo lo que tienen para enseñarme.

Fernanda Gonzalez Casafús

La infancia es un momento de esplendor. Es el Bing Bang de la vida, donde todo comienza, donde todo nace. Los niños llegan al mundo con el alma cargada de creatividad, sueños y fortalezas. Y los adultos, debemos ser tan sabios como para observar, y aprender de ellos.

Cuando decidí ser madre nunca pensé que quienes iban a ser maestros de vida serían mis hijos. De ellos aprendo día a día cosas que me dejan anonadadas, y me hacen pensar. Los niños son seres celestiales, y la vida se torna más divertida cuando tenemos un niño cerca.

Creativos por naturaleza

Los niños son la expresión máxima de creatividad. Y nosotros como adultos, necesitamos observar más detenidamente su comportamiento, pues es la creatividad el secreto del éxito.

De acuerdo al multipremiado atleta Christopher Bergland, la creatividad en la infancia es el secreto del éxito en la vida adulta. Mientras más fomentemos la creatividad de los niños, más posibilidades les daremos de triunfar en su vida.

Más allá del éxito financiero, ser creativos nos dará la libertad de hacer, pensar y transformar nuestro mundo. Por ello, cuando los niños son creativos, nos enseñan a luchar por lo que se quiere conseguir.

Advertisement

Cosas que aprendo de mis hijos

Desde que se levantan hasta que se van a dormir. Cuando caminan, cuando hablan. Al correr o al sentarse a la mesa a cenar. Observo a mis hijos a cada instante y mi cerebro aún queda deslumbrado por la magia que tienen estos pequeños seres.

Vamos, que no exagero. Seguramente a tí también te pase algo así cada vez que miras a tus hijos. Muchas veces sus respuestas tienen más lógica de lo que yo pensaba. Otras veces, mi cerebro de adulta no me deja ver más allá del horizonte, y ellos resuelven situaciones con sus propios métodos.

Tú les enseñas a atarse los cordones, y ellos dan lecciones de perseverancia. Tú les enseñas a no ensuciarse, y ellos te enseñan a disfrutar de la diversión. Les muestras cómo se arma una torre, y ellos te demuestran que con ladrillos también se puede formar un perrito. Y aprendes a ser flexible, lógica y divertida en pocos minutos.

Consejos que ellos me dan a través de sus actos

Mis hijos son mis maestros. Y los tuyos también pueden enseñarte muchas cosas si observas con detenimiento. Estas son las cosas que mis hijos me dicen a través de sus actos.

1  “Levántate e inténtalo otra vez”

¿Alguna vez has visto a un bebé que nunca más vuelva a intentar caminar luego de haberse caído? Los bebés se caen y se levantan muchas veces, hasta que logran caminar. Ellos simplemente perseveran y lo intentan repetidas veces, hasta que lo logran.

Advertisement

Aunque luego hay una etapa en la que los niños se frustran y los padres debemos alentarlos a seguir, la infancia es el momento en el que lo intentamos una y otra vez y no nos damos por vencidos.

2  “Que tu enojo no dure demasiado”

A medida que crecemos nuestro corazón se va poniendo un poco más duro. Nos cuesta más perdonar y olvidar, y no nos resulta fácil pasar por alto el error de los demás cuando nos hieren.

Los niños nos enseñar que en la vida todo es más fácil si el enojo dura poco tiempo. Ellos pueden enojarse y pelear con sus hermanos, pero a los pocos minutos volverá a disfrutar el juego. Así es como nosotros debemos dejar los rencores de lado y volver pronto a disfrutar de la vida.

3  “No tengas miedo a expresarte”

De mis hijos aprendí que no hay nada más liberador que expresar las emociones. Llorar cuando hace falta, reír hasta que duela la barriga, y decirle al otro cuando se está enojado o se está feliz.

La vida es mucho más simple cuando expresamos lo que sentimos. Y los niños son grandes mentores en ello.

Advertisement

4  “No dejes de asombrarte”

¿Te has detenido en las últimas semanas a observar el jardín de tu hogar, la gente caminando por las calles, o un cachorro retozando en un charco de agua? Asombrarnos por las cosas pequeñas de la vida nos hace darle más sentido a la misma.

Mis hijos me dejaron ver que los adultos perdemos la capacidad de asombro, y con ello muchas veces el optimismo y la alegría. El milagro de la vida consiste en dejarnos asombrar por aquellas cosas que suceden a nuestro alrededor, para abrir la puerta a nuevas posibilidades y experiencias

5  “No seas orgulloso”

Los niños son transparentes. Ellos dirán lo que necesitan, cuando lo necesitan. A los adultos nos cuesta bastante pedir ayuda. Cuando mi hijo me dice “mami dame un abrazo” luego de una de sus rabietas, me está enseñando a dejar el orgullo de lado.

Los niños piden ayuda cuando la necesitan, pues es su forma de conocer el mundo y avanzar. Y como adultos, deberíamos aprender de esta actitud, que nos hace más solidarios y empáticos.

6  “Ante todo, que sea divertido”

Desde que se despiertan hasta que se acuestan la vida de un niño es juego. Hagan lo que hagan ellos buscan la diversión en ello. Y tú ¿cuándo fue la última vez que te divertiste?

Advertisement

No se trata de tomarse las cosas con poca seriedad, sino en ponerle alegría y una sonrisa en cada cosa que hacemos. Mis hijos me enseñan cada día a divertirme con cosas simples en lo cotidiano; me enseñan a mirar la vida con el cáliz de la alergia.

7  “Sé tú mismo”

Los niños nos enseñan a ser auténticos y leales a sí mismos; algo que a veces nos cuesta a los adultos. Cuando veo a mis hijos ser ellos mismos me doy cuenta de cuánto nos cuesta a los grandes disfrutar de aquellas personas en las que nos convertimos mientras fuimos creciendo.

Mis hijos me enseñan a amarme tal cual soy, y a abrazar día a día mis errores y mis fracasos, para poder superarme.

Los hijos son grandes maestros de la vida. Podría agregar decenas de puntos más a esta lista, y tal vez a tí se te ocurran unos cuantos más. Lo cierto es que los consejos que me dan mis hijos con sus actos cotidianos me ayudan a crecer y a ser una mejor mamá, y mejor persona.

Toma un momento para compartir ...

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda Gonzalez Casafús es argentina y mamá de dos. Licenciada en Periodismo, especialista en Redacción Digital y Community Manager. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.