7 cosas que debes mantener en secreto, según la filosofía hindú

La sabiduría Oriental recomienda callar sobre algunas acciones que hacemos cotidianamente, para alcanzar la verdadera felicidad espiritual.

Adriana Acosta Bujan

Hace muchos años se pensaba que las cosas que sucedían en nuestro planeta eran designios de los dioses; si llovía, temblaba o aparecía el fuego, todo era porque así las divinidades lo decidían. Sin embargo, al trascurrir el tiempo algunos investigadores enfocaron sus esfuerzos por explicar científicamente todas esas situaciones que pasaban en el mundo.

La filosofía hindú es una de las culturas que no estudia el mundo visible de las ciencias, sino que sus creencias van enfocadas a lo místico y espiritual. Según ellos, la vida que tenemos es porque condiciones anteriores así lo han determinado, nuestro trabajo es obtener un futuro mejor.

Se trata de cambiar nuestro interior para así cambiar el mundo

Los seres humanos debemos maximizar nuestro potencial espiritual, para encontrar respuestas a aquellas cuestiones que afectan e influyen decisivamente en el rumbo de nuestras vidas. Una de las corrientes filosóficas del hinduismo es denominada darśana, que significa visión intuitiva e inmediata de la realidad.

Lo que pretende la filosofía es buscar la verdad de manera espiritual, llevando a encontrar el conocimiento profundo del ser supremo que traiga consigo la liberación; la meta consiste en eliminar el dolor, implicando un proceso de purificación personal eliminando el egoísmo y el odio.

El investigador Vyacheslav Ruzov, profundizó en el conocimiento de la filosofía hindú para demostrar que la clave para que los seres humanos encuentren la verdad espiritual en sus vidas, es que deben mantener en secreto algunas acciones. Ya que al hacerlas públicas podrían contaminar su camino a la verdad.

Advertisement

Acciones que se deben mantener en secreto

1 Planes futuros

Todos tenemos sueños y metas por alcanzar, es parte de la vida. Tal vez, quieras conseguir un mejor trabajo, viajar, casarte, tener hijos, comprar una casa más grande o tener un auto; todas nuestras metas pueden ser materiales o espirituales.

El problema es que algunas personas son dadas a difundir a los cuatro vientos sus planes futuros, sin que estos los hayan realizado.  Por ello, es importante evitar hablar o publicar en las redes sociales tus anhelos, puesto que en ocasiones las malas energías de las personas pueden destruir y obstaculizar tu camino al éxito.

Lamentablemente, existen personas egoístas y envidiosas, que pueden con comentario derrumbar nuestra seguridad y confianza en nosotros mismos. Recuerda que las palabras son poderosas, tanto que pueden hacer que una persona se autodestruya, pensando que es incapaz de logar lo que se propone.

2 Los actos de caridad

“Hoy doné miles de dólares a un refugio de animales abandonado”, “El día de ayer, asistí a un asilo de ancianos a regalarles comida”, “Toda mi ropa que ya no utilizo, siempre la dono a las personas más necesitadas”.

Sé que eres una persona con un gran corazón, que en la primera oportunidad decides ayudar a aquellos que son menos afortunados, pero has de saber que el mundo exterior no necesita saber cuán excelente ser humano eres, puesto que tus buenas acciones solo deberán gratificarte a ti, en tu interior.

Advertisement

Dar cosas a los demás no es una acción que se deba presumir; puesto que al alabar tus buenas obras te convertirás en una persona arrogante y que solo busca el reconocimiento social para sentirse feliz. Eso obstaculizará tu camino a la felicidad espiritual, como dice la filosofía hindú.

3 Tus limitaciones o austeridad

Todos en algún punto de la vida hemos experimentado cualquier situación complicada. Tal vez, tu economía no es la mejor y apenas te alcanza para sobrevivir, o tienes problemas en tu matrimonio o con tus hijos, o te sientes infeliz por la vida que llevas en estos momentos.

Debemos aprender a no compartir a las demás nuestras dificultades o austeridad; ya que estas cosas que pensamos nos hacen falta, muchas veces son beneficiosas para nuestro aprendizaje espiritual.

Seguramente te ha pasado que conoces la vida de alguien y en poco tiempo la comparas con la tuya; dándote cuenta que en realidad eres una persona muy afortunada, puesto que tus problemas no son tan graves como has creído.

Recuerda, aunque creas que todo va mal en tu vida, siempre habrá un aprendizaje de toda situación, como decía mi papá “Las cosas pasan por algo”.

Advertisement

4 Ser un héroe 

Tal vez, has tenido la oportunidad de salvar una vida y por ello te sientes el héroe de las películas. Es fundamental evitar difundir nuestro heroísmo o esas buenas acciones que hemos realizado, ya que los halagos que recibimos muchas veces pueden ocultar lo que realmente somos.

Por ejemplo; no por el hecho de salvar una vida, eres una persona especial o diferente, puesto que cuando realizaste tal acción, lo hiciste por supervivencia o empatía, y no porque tú seas un ser superior. Según la filosofía, existen barreras internas, si las eliminas o superas de tu vida espiritual, serás más heroico que cualquiera.

5 Tu vocación espiritual

Según la filosofía hindú, tu vida espiritual solo te pertenece a ti, es algo que no debes compartir con nadie, solo en caso de ser necesario. Se trata de no entrar en debates y discusiones que no tienen sentido, puesto que lo que tú quieras creer no debe ser juzgado, ni criticado.

6 Problemas familiares

Alguna vez llegué a pensar que esas personas que no hablan de sus problemas familiares, eran hipócritas; incluso, que era imposible que nunca hayan experimentado tener un conflicto dentro de sus relaciones amorosas o con sus hijos.

Sin embargo, ahora comprendo que mientras menos hablemos de los problemas que nos aquejan, más fuertes y estables podemos ser; ya que cuando compartimos nuestros conflictos estos pueden creer con gran intensidad, provocando que las personas tomen partidos por la víctima; incluso, nos exponemos a las críticas destructivas.

Advertisement

7 Repetir las cosas negativas de alguien

Muchas veces podemos poner de ejemplo de las cosas malas que pasan a nuestro alrededor, para mejor nuestra vida o aprender de algo. Pero cuando llevamos a casa todo lo malo que escuchamos decir de otras personas, estamos contaminando nuestro propio espacio y hogar.

Recuerda, llevar los problemas ajenos es una carga innecesaria, ya que con tus problemas internos tienes suficiente. Será mejor enfocarte en trabajar en ti, para mejorar tu vida y espiritualidad.

Si pones en práctica estos consejos de la filosofía hindú, seguro tu vida cambiará, logrando experimentar la felicidad en muchos aspectos de tu vida.

La discreción es parte de sentirnos fuertes, de aprender cosas y de tener paz interna. Así conoceremos la espiritualidad que existe en nosotros mismos, como una fuerza que nos impulsa a seguir adelante contra las adversidades.

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias