7 cosas que suceden al cumplir los 40

Jámas ocultes tu verdadera edad. Los 40 nos encuentran espléndida y llenas de vitalidad. Anímate a celebrar tu femineidad.

Adriana Acosta Bujan

Comencé a experimentar una gran angustia cuando se acercaba la fecha de mi cumpleaños número 40; las cosas que escuchaba no eran nada buenas; incluso, llegué a pensar que las oportunidades que tenía para seguir conquistando mis sueños se reducirían drásticamente.

Emocionalmente me sentía devastada, como si fuera mi último chance para hacer todo lo que había dejado inconcluso en mi juventud. Sin embargo, ahora que tengo 41 años, me doy cuenta que las cosas trágicas que creía eran solo miedos sin sentido y especulaciones.

Tal vez en algunas situaciones de la vida, tener 40 años pueden ser obstáculos para encontrar un buen empleo, o para tener más hijos o para encontrar el amor. Pero, créeme, es la edad ideal en la que más he disfrutado, ya que ahora me siento más fuerte que nunca y consciente para tomar mejores decisiones.

Eso no quiere decir que no me siga equivocando como cualquiera; pero hoy por hoy, tengo mayor habilidad para aprender de mis errores y hacer de mi vida más placentera.

Los 40, ¿es una crisis?

Algunos creen fervientemente que llegar a la cuarta etapa de la vida es una crisis, puesto que es considerada como la edad donde existe decadencia, donde se experimentan cuesta abajo varios cambios físicos y emocionales.

Advertisement

Tal vez te has percatado que adelgazar ya no es tan sencillo como cuando eras una adolescente, puesto que la grasa se comienza a acumular en las caderas y abdomen, incluso ya te brotaron las primeras canas y tu piel ha dejado de tener brillo.

Hay algo de cierto en todo esto, ya que físicamente hablando, el metabolismo y el sistema hormonal condicionarán el funcionamiento de muchos procesos del cuerpo, dando paso a la llegada de la menopausia. Pero, así como iremos cambiando nuestro físico, también lo haremos mentalmente.

¡Bienvenidas las cuatro décadas!

Estas cosas suceden cuando cumples cuatro décadas de vida:

1 El poder de la reflexión

Como decía mi padre “las cosas pasan por algo, tienen una razón de ser”. A lo mejor cuando eras joven, no podías comprender a profundidad ni el porqué de las cosas; te enfocabas solo en los resultados y dejabas a un lado el aprendizaje o la reflexión de cada situación.

Ahora, tratarás en encontrar una explicación, una razón que te haga entender con claridad las cosas que vas experimentando en la vida, sean buenas o malas. Puesto que nada pasa por casualidad, siempre hay una lección que aprender.

Advertisement

Además, tu poder de solucionar problemas estará mejor que nunca, ya que habrás aprendido de los fracasos y errores; por ello, es que tu mente se iluminará para encontrar distintas alternativas contra las adversidades.

2 Tu verdadera misión en la vida

Sabemos que todos tenemos una misión en esta vida, puesto que somos esenciales y fundamentales para el equilibrio del planeta. Al cumplir los 40 años, crecerá en tu interior esa inquietud por descubrir nuevas habilidades, ponerte nuevos retos y desafíos, incluso, tendrás más desarrollado el sentido de la empatía y humildad. Tratarás de ayudar sin pedir nada a cambio, puesto que será gratificante para tu crecimiento espiritual.

3 El significado de la amistad

Quizá cuando eras joven te preocupaba bastante ser popular, tener una agenda llena de citas y estar rodeada de amigos, ya que querías ser parte de un grupo social. Ahora tu perspectiva ha cambiado con respecto a la amistad, puesto que con el tiempo has observando como los amigos se van y llegan otros; pero las verdaderas amistades permanecerán para toda la vida.

Prefieres contar con los dedos de las manos esos amigos, que son para ti familia, que sufrir por tener personas a tu alrededor que no aportan nada bueno para tu crecimiento personal.

4 Te aceptas tal cual eres

Pasas de estar autocriticándote y comienzas a amarte tal cual eres; tu autoestima aumenta porque aprendiste a desarrollar más confianza y seguridad en ti. Aceptas la belleza de tu cuerpo y los pequeños defectos que antes te agobiaban, ya no tienen importancia.

Advertisement

5 Disfrutas de los placeres de la vida

Puede ser que sigas un poco estresada por la carga de responsabilidades y obligaciones que tienes, pero ahora comienzas a detenerte y disfrutar de los buenos momentos, haciendo de cada experiencia una vivencia maravillosa en tu presente.

Incluso, disfrutas de una buena charla, de un buen programa de televisión, de un libro y hasta de esa deliciosa rebanada de pastel que tiene algunas calorías.

6 El tesoro de la familia

A lo mejor vivías una vida muy agitada, tratando de cumplir con tu rol de ser mamá y esposa. Al cumplir 40 años, ya sea que tengas hijos o no, o que ellos sean pequeños o adolescentes, comienzas a darle un significado especial cuando estás en la compañía de tu familia. No habrá nada más importante y gratificante para ti que estar con ellos, siendo su guía, apoyo y ejemplo a seguir.

7 No hay limites

Sigues con tus sueños, puesto que ahora estarás más preparada para alcanzarlos. Nunca te detendrás hasta que logres la completa plenitud en tu corazón y estés satisfecha. Ahora, sentirás un impulso distinto que te motivará para seguir adelante, ya que ahora tus esfuerzos irán dedicados a ti, a satisfacer tus necesidades y no para agradar a otros.

Tener 40 años, es sentirse genial y maravillosamente. Disfrutemos cada instante como único y hagamos que esa supuesta crisis no afecte nuestra manera de ser o pensar. ¡Adelante que todavía hay muchas cosas por hacer y alcanzar!

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias