7 formas de educar a tus hijos sin machismo

Muchos hombres fueron educados para contener sus emociones, mostrarse fuertes y mantener la disciplina en el hogar aunque eso también los lastimara.

Emma E. Sánchez

No es un tema de moda, no es una idea de mujeres “revoltosas” o ir contra los hombres, ¡no! El machismo es un mal que ha estado mermando a nuestras familias y sociedades desde generaciones. Es el origen del dolor  y padecimiento no solo de mujeres, sino de familias completas.

Hoy en día, somos muy afortunados en poder hablar del tema y de que muchas estructuras e instituciones sociales lo reconozcan, lo atiendan y sobre todo, que ayuden a sus víctimas, pero aún hay mucho camino que recorrer para lograr erradicarlo de nuestras comunidades pues aunque tú no lo creas, sigue prevaleciendo, difundido y perpetuado en el seno de muchos hogares.

Este problema social, será erradicado cuando las familias se transformen y comiencen a educar a sus hijos de maneras diferentes y más abiertas a la equidad y justicia.

Cuando se habla de machismo, por lo menos en este artículo,  hay que dejar en claro algunos puntos:

No es una lucha contra los hombres

No es una incitación la violencia

Se trata de trabajar juntos hombres y mujeres

Y de cambiar patrones de conducta que han sido nocivos, violentos y que hacen daño a hombres, mujeres y niños por igual.

Creo fiel y fuertemente que la educación es el gran camino para hacer cambios dramáticos en el seno familiar. Te compartiré 7 acciones que puedes llevar a cabo en tu hogar tan pronto termines de leer este artículo.

Advertisement

¿Me acompañas?

Educa a tus hijos para sobrevivir en este mundo

Vivimos días complejos sin lugar a duda, basta con encender las noticias y darnos cuenta de los tremendos desafíos que nuestros hijos enfrentarán en breve. Enfermedades, cambio climático, problemas económicos y mucho más y, ¿sabes? No puede hacerlo solos, requiere desarrollar muchas habilidades personales y sociales, requiere saber trabajar en equipo con personas de cualquier parte del mundo, hombres y mujeres con creencias,  pensamientos, ideas, culturas y preferencias  seguramente diferentes a las de tu hijo.

Por eso, hay que comenzar en casa a dialogar para resolver los problemas, a ser respetuosos con las maneras de pensar de cada miembro de la familia y sobre todo, reconocer el valor de cada persona y su aportación a nuestras vidas. Hombres y mujeres se necesitan para enfrentar la vida.

Lee también: Pequeños actos de cortesía que convertirán a tus hijos en grandes seres humanos

Hombres y mujeres autónomos y autosuficientes

Durante muchas generaciones se educaron a las niñas para dedicarse únicamente a las labores del hogar y la crianza de los hijos, mientras que a los varones solo para ser proveedores y las figuras de autoridad en todo momento; pero los tiempos cambian y requieren mayor preparación para enfrentarlos.

Niños y niñas deben ir a la escuela, ser educados, aprender a trabajar, manejar su dinero y sobre todo, colaborar juntos en el hogar, formar familias sanas, y criar a los hijos juntos.

Advertisement

Aún muchas mujeres toleran el abuso y la violencia porque no pueden sostenerse a sí mismas y sus hijos, otras tantas, trabajan y llegando a casa son las únicas que colaboran con el aseo mientras los hombres de casa no ayudan.

Esto puede cambiar para mejorar, está en nuestras manos.

Mamá, permite a tu esposo ser padre

Algo que duele cuando se menciona, es que el machismo, en muchos casos es fomentado y perpetuado por las mujeres.

Una madre es la que educa a un varón,  ella es quien comienza a hacer las diferenciaciones entre ellos, diciendo alas niñas que limpien lo que sus hermanos varones ensucian, o que las niñas no vayan a la escuela  y los hombres sean libertinos.

Una forma más sutil de conservar estas ideas en los matrimonios y familias jóvenes, pasa cuando la madre no permite que el padre asuma su papel cuidando y criando a sus hijos.

Advertisement

Hay madres que simplemente hacen a un lado al papá y ellas asumen toda la crianza del hijo. Si él no lo sabe hacer, enséñale, si no le gusta ayúdale a entender que es su gran oportunidad de disfrutar a su pequeño pero nunca lo limites a ser un proveedor.

Papá, ¡eres muy importante! Toma tu papel en la familia, nadie lo puede hacer mejor que tú

Una madre puede criar hijos sola convirtiéndose en una gran mujer, pero por más esfuerzo que haga, jamás puede ser padre; no hay nada que puede tomar el lugar del padre en la formación de una mente infantil. Los niños requieren de ambos para dar una formación psicológica sana.  Necesitamos padres de familia ellos también son indispensables en la crianza, los niños necesitan un padre que les enseñe lo que es correcto y cómo ser un buen ser humano.

Vamos rompiendo estereotipos y eduquemos para trabajar y convivir juntos

Trata de que tus hijos no tengan distinción en juguetes, asignaciones y responsabilidades dentro del hogar, busca que las niñas aprendan a conectar el tanque de gas, cambiar una llanta, lavar el carro, cambiar focos o cualquier otra reparación y por otro lado, busca que los varones de casa, hagan aseo, cuiden de los más pequeños, laven o planchen su ropa. Si haces un rol de asignaciones podrás verificar que todos pasen por las tareas de casa y aprendan a salir adelante solos.

Todo funciona mucho mejor cuando papá y mamá son el ejemplo de esto.

Deja de dar discurso ¡vamos dando el ejemplo!

Tratarnos con amabilidad y reconocer las capacidades de  todos es un ejercicio diario en el hogar, lo mismo pasa con  evitar las burlas, los chistes misóginos y cualquier trato grosero e inapropiado hacia cualquier persona.

Advertisement

Tus hijos aprenden más de lo que ven que de lo que les dices.

Y por favor, con violencia no

Muchos hombres también fueron educados para contener sus emociones, mostrarse fuertes y mantener la disciplina en el hogar aunque eso también a ellos les lastimara.

Muchos buenos padres volvían a casa esperando descansar y disfrutara su familia pero la madre les obligaba a castigara golpes a sus hijos “pues a ella no le hacían caso”, muchos errores perpetuados entre nuestras maneras de educación.

La violencia se normalizó entre nosotros y la aceptamos y la defendimos como medio de educación y sana formación. Por favor, erradica la violencia de cualquier tipo en tu hogar, nadie, ni los animales la merecen, mucho menos los niños.

Vamos trabajando juntos, todos nos merecemos un mundo más amable y justo.

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Pedagoga, Directora de un centro escolar de educación básica, y asesora de formación familiar. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.