7 formas en las que puedes demostrar el verdadero espíritu navideño

Toma en cuenta estos consejos para demostrar tu verdadero espíritu navideño.

Fernanda Gonzalez Casafús

La Navidad es la celebración del nacimiento de Jesucristo. Para millones de personas alrededor del mundo es una fecha para festejar, conmemorar y disfrutar en familia. Pero también, es una época en la que debemos reflexionar de forma introspectiva. Jesús nació para salvarnos,  ¿De qué forma nosotros estamos salvando a los más necesitados?

Hace algunos años atrás, cuando el Papa Francisco aún era el cardenal Jorge Bergoglio, publicó un artículo acerca del espíritu navideño. En el mismo, Francisco habla de la idea acerca de lo que llamamos espíritu navideño, y explica que se trata de la esperanza que tenemos los cristianos en ese reencuentro definitivo con la segunda llegada del Señor.

Anclando en lo cotidiano, el líder de la Iglesia católica propone que el verdadero espíritu de la Navidad consiste en augurar paz a nuestros hermanos, en consolidar esa esperanza que nos inunda cada Navidad, y trasladarla a todo el año venidero. “Recibir esa paz que posibilita, en medio de tanta neblina, que podamos reencontrarnos como hermanos”, dice.

Cómo demostrar el espíritu Navideño

Aunque, según los científicos, el espíritu Navideño se encuentra en el cerebro, yo creo que se encuentra en el corazón. Para muchas personas la Navidad es una fecha de nostalgias, por aquellas personas que ya no están, pero para muchas otras significa un motivo más de celebración y encuentro con quienes aman.

Puedes colocar luces, comprar el árbol más bonito, tener la mejor decoración en tu hogar, y servir los manjares más deliciosos. Pero la verdadera celebración viene desde el corazón, desde el alma. Desde lo más profundo de tu ser.

Advertisement

No hay nada más gratificante que dar. Como dice el popular dicho, “el regalo no está en el paquete, sino en la mano de quien lo entrega”. Podemos sacar a relucir nuestro verdadero espíritu navideño con pequeñas acciones que gratificarán tu corazón y con las cuales sentirás que estás haciendo algo por los demás.

Acciones que harán renacer tu espíritu navideño

Acciones simples pero que reconfortarán tu ser. Puedes llevarla a cabo no sólo en Navidad, sino en todo el año.

1. Visita un hogar de ancianos o un orfanato

Son muchas las personas que están solas en el mundo. La Navidad es una época donde los sentimientos afloran, y los ancianos y niños son los más vulnerables. Haz un tiempo en tu vida para acompañar a quienes más lo necesitan. Una conversación, una sonrisa, unos minutos de tu tiempo, serán suficiente para alegrarle la vida a alguien.

2. Selecciona juguetes y ropa para donar

Sea del credo que sean, a los niños les encanta recibir juguetes en Navidad. Santa ha traspasado las fronteras y casi no hay niño en el mundo que no espere su llegada. Selecciona aquellos juguetes que están en buen estado pero que tus hijos ya no usan; y llévalos a los orfanatos. Puedes hacer lo mismo con la ropa. Si es posible, envuélvelos con papel. No hay nada más lindo para un niño que abrir un regalo y ver sus rostros de felicidad.

3. Invita a pasar la Nochebuena a alguien que esté solo

Tal vez conozcas a alguien que no tenga con quien pasar la Nochebuena. Es una buena oportunidad para invitarlo a cenar con tu familia, y hacer una buena acción. Esa persona lo agradecerá infinitamente, pues a nadie le gusta pasar en soledad una fecha tan importante.

Advertisement

4. Aprovecha a reconciliarte

El perdón tendría que ser la opción siempre, y no sólo en estas fechas. Pero aprovechando los sentimientos que están a flor de piel, puedes acercarte a aquella persona con quien has tenido algún tipo de pleito, y perdonarla. Si ello no es posible, puedes simplemente perdonarla en tu corazón. Dios reconocerá tu verdadero arrepentimiento.

5. Ayuda a esa persona sin hogar

Existen muchas formas de hacerlo. Brindando un plato de comida, acercándote a preguntar qué necesitan, ser voluntario, organizar una colecta barrial, ofrecer una conversación, o tan sólo una taza de leche tibia. Puedes llevar a esas personas también a tu lugar de culto, para acercarlo a otra verdad que pueda cambiar el rumbo de su vida.

6. Ten preparada comida extra

Cuando alguien toca a tu puerta pidiendo ayuda, no siempre puedes ofrecer dinero. Pero sí puedes ofrecer un plato de comida, o algo para que esa persona lleve a la mesa familiar. A tí no te significará demasiado, más que algunos minutos extras y unas monedas más de tu bolsillo, pero ese noble gesto puede cambiarle el día a los más necesitados.

7. Protege a tus mascotas y ofrece refugio a los perros de la calle

En muchos países, en los festejos de Navidad y Año Nuevo las personas suelen usar fuegos de artificio. Muchos de ellos hacen ruidos estruendosos y los animales de la calle se asustan, se estresan y hasta llegan a morir. Cuida a tus animales de este peligro. Déjalo entrar a casa o protégelo de la intemperie. Si es posible, deja entrar a los perros de la calle hasta que pases los ruidos. Los amigos de cuatro patas te lo agradecerán con su rabo moviendo a toda velocidad.

Que dure todo el año

El espíritu navideño no debería desaparecer por arte de magia el 26 de diciembre. Si bien en cierto que lo que sentimos en navidad no lo sentimos en ningún otro momento del año, sería bueno que nuestras nobles intenciones y actos no se esfumen de la noche a la mañana.

Advertisement

Que la caridad, la compasión y la misericordia anclen profundo en tu corazón esta Navidad y que perduren por siempre. Que el consumismo de estas fechas no sea lo único que ocupe la mente. Es bonito recibir y dar regalos, pero no debería ser lo único en lo que centrar nuestra atención.

Valora el tiempo en familia. Esa cena compartida. El sonido de las doce campanadas mientras brindas con tus seres queridos. Ese abrazo fraternal.  Esa esperanza que se renueva y nos da ánimo y ganas de avanzar cada vez más.

Que el espíritu navideño ahonde en tu corazón y que perdure por siempre ¡Feliz Navidad!

Toma un momento para compartir ...

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda Gonzalez Casafús es argentina, mamá y Licenciada en Periodismo. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.