7 frases poderosas que cambiarán tu día a día

Descubre el poder que existe en ti para cambiar las cosas que te afectan. Solo tú tienes la capacidad de lograrlo, y estas frases pueden ayudarte en el camino.

Adriana Acosta Bujan

Recuerdo la frase que me decía mi abuela “No hay mal que por bien no venga”, y aunque tenía mucha razón, en algunas ocasiones creí que el bien tardaba mucho por llegar. Incluso pensé que vivía debajo de una nube negra por tantos problemas y obstáculos que tuve que enfrentar.

Después de mucho tiempo de llorar y analizar mis problemas, ahora sé que entre más me quejaba más atraía cosas negativas a mi vida, ya que los pensamientos son poderosos y cobran fuerza cuando los piensas demasiado.

A esto se le conoce como basura mental; son esos pensamientos que nos llenan de dudas, incertidumbre, temor, y nostalgia por recuperar el pasado y los momentos en los cuales fuimos felices.

Y aunque muchos especialistas sugieren que debemos pensar positivo para sentirnos mejor, no es cosa sencilla de lograr; puesto que el único modo de quitar de nuestra mente lo que nos hace daño es a través de un acto voluntario, consciente y elegido por nosotros. Los pensamientos que tenemos nos acompañarán todo el tiempo que decidamos conservarlos.

Si mantienes tu mente pensando “basura mental” (en tus problemas) y no te enfocas en ocuparte para resolverlos, es probable que afectes tu salud física y mental al grado de enfermarte gravemente. Es por ello que tenemos que aprender a pensar de manera positiva aunque parezca imposible cuando experimentamos adversidades.

Advertisement

Sé que existen miles de problemas y que cada uno los percibe de distinta manera, pero no hay que derrotarse, al contrario, deberás intentar modificar tus pensamientos para sentirte bien contigo misma, logrando sanar por dentro y por fuera.

Frases que cambian la vida

Ahora bien, es importante considerar que tú tienes el control de tu mente, que solo tú decides qué pensar, qué hacer y qué sentir. Lamentablemente nadie podrá hacerlo por ti. Por tal razón, comienza a practicar repitiendo constantemente algunas frases positivas que te ayudarán a alejar los pensamientos negativos.  

Recuerda que esta práctica debe ser constante día a día, para ver resultados. Dicho lo anterior, te comparto estas frases:

1. “Donde una puerta se cierra, otra se abre”

Por más que creas que las oportunidades y la buena fortuna no te llegan, deberás pensar que siempre habrá una puerta que se abrirá en el momento indicado y el en tiempo menos esperado.

Me refiero en pensar en las soluciones a tus problemas, de visualizar que lo que deseas y quieres se ha concretado y hecho realidad.

Advertisement

2. “La felicidad no es algo hecho. Proviene de tus propias acciones”

Muchas personas creen que el futuro está repleto de felicidad, viven su vida esperando ser felices cuando en realidad la felicidad la tienen al alcance. No dejes pasar el tiempo pensando en que algún día serás feliz. Aprende a vivir en el aquí y en el ahora, para que descubras los momentos que te hacen sentir bien.

Cuando tomas decisiones, cuando ayudas a los demás, cuando dejas de sentirte la víctima, descubrirás que la felicidad solo depende de ti y no del futuro.

3. “Enamórate de tu existencia”

Así como lo acabas de leer, no esperes que alguien te ame si no has aprendido a amarte a ti misma; ya que de lo contrario es probable que tengas relaciones dependientes emocionalmente hablando.  Esta frase debe de llenar tu amor propio, cuando la repitas constantemente deberás creértela y sentirla.

Ten en mente que es un momento para amarte, para consentirte, para pensar en ti, en hacer lo que quieres sin miedo, en pocas palabras “ser libre”.

4. “No llores porque se acabó, sonríe porque sucedió”

Llorar es una manera de sanar el alma y el cuerpo, que es un acto inevitable; sin embargo, prolongar el llanto y hacerlo parte de un día a día sin tener fin, es algo que solo te afectará y destruirá por completo.

Advertisement

Llora lo necesario, sana tu alma y corazón. Después recupérate y analiza lo sucedido para que puedas aprender de esa lección de vida. Recuerda que todo lo que experimentamos son lecciones de vida y que al final de cuentas las vivimos porque son situaciones que nos harán ser mejores cada día.

5. “Si miras el sol, no verás las sombras”

Concentrarte en los problemas no te ayudará en nada para sentirte bien, es por ello que deberás ocuparte de ellos, pensando en soluciones y alternativas para vencerlos. Incluso cuando estés experimentando situaciones desagradables, piensa en que todo lo que hagas tendrá frutos y recompensas al final.

Algunas veces tenemos que vivir situaciones desagradables para obtener una recompensa y hacer realidad nuestros sueños. Es por ello que te recomiendo pensar solo en las recompensas, en lo que esperas obtener.

6. “Nos convertimos en lo que pensamos”

Si eres una persona poco optimista, negativa la mayor parte del tiempo, egoísta, miedosa y con poco amor propio; es probable que creas que todo lo que te pasa te lo mereces como si fuera un castigo divino, cuando en realidad no lo es.

Piensa que el único enemigo real que existe está en tu propia mente, tú eres quien puede destruirte o fortalecerte, solo con tus pensamientos. Es por ello que te recomiendo siempre enfocarte en tus virtudes, en tus bondades, en tus habilidades y no en tus defectos.

Advertisement

7. “Apunta alto, porque las estrellas están escondidas en tu alma”

Como dicen “soñar no cuesta nada”, así que no límites tus sueños, tus deseos y tus metas. Piensa en grande aunque creas que será imposible. Cuando más pienses en lo que quieres, por alguna razón las oportunidades llegarán a ti.

Es por ello que deberás ser más analítica para aprovechar cada oportunidad que se te presente al máximo.

Ahora ya lo sabes, solo tú puedes cambiar tu destino, tus pensamientos solo dependen de ti. Así que actúa y cambia la manera de pensar para que puedas alcanzar la felicidad que tanto deseas, así verás tus sueños materializarse más rápido. Recuerda: “Nada es imposible”.

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias