7 grandes lecciones que un padre enseña a sus hijas

Gracias papá porque de ti he aprendido grandes cosas para mi vida.

Adriana Acosta Bujan

Con sus ojos llorosos, su voz quebrantada e incertidumbre al futuro, su corazón se rompía en mil pedazos, al saber que su gran amor había partido de este mundo. El miedo habitaba en su interior al ver los rostros de sus dos hijas adolescentes.

Con cierta cordura, gritó nuestros nombres y nos sentamos en el sofá de la sala. Fijó su mirada y nos abrazó fuertemente, al mismo tiempo decía: «Hijas, su mamá no pudo vencer el cáncer y ahora está en un lugar maravilloso, estoy seguro que ella está feliz cuidándolas desde el cielo».

Al pasar los meses, observé el gran esfuerzo que mi padre realizaba para criarnos. Desde el amanecer solía despertarnos, preparaba el desayuno, nos llevaba y recogía del colegio, compraba comida casera, nos ayudaba con las tareas y nos despedía con un beso al anochecer.

Mi padre tuvo alguna que otra novia, sin embargo nunca volvió a casarse, ya que decía que su prioridad eran sus hijas. Para mí, él se convirtió en mi héroe, apoyo, guía y ejemplo a seguir. Gracias a sus esfuerzos y enseñanzas, ahora mi hermana y yo somos mujeres triunfadoras, exitosas y felices.

Hace tres años, mi padre falleció, por fin logró reunirse con el amor de su vida. A pesar del dolor y la tristeza que me invaden el alma; puedo decir que su amor y enseñanzas marcaron mi vida para siempre.

Advertisement

Aprendizajes de vida

Esta es mi historia, sin duda estoy segura que muchas mujeres saben la gran influencia que tienen los papás en la vida de las hijas,;por ello, te comparto algunas enseñanzas.

1 El príncipe azul es una utopía

Tal vez al igual que yo, muchas niñas crecen con la idea de encontrar un príncipe azul; ese personaje que dibujan en los cuentos de princesas o caricaturas, ese héroe que lucha por rescatar a su damisela en peligro.

Mi padre con su ejemplo, me enseñó que los hombres no rescatan a las damiselas, al contrario, que todas las mujeres tienen el valor y la inteligencia para solucionar sus problemas. Sin embargo, el apoyo de un hombre que sea cariñoso, respetuoso y protector, hará que la vida sea menos complicada.

Siempre reconocía nuestros logros y nunca dudó de la capacidad que teníamos para ser exitosas.

2 Respeto por las mujeres

La seguridad de las hijas, es un tema que tienen preocupados a la mayoría de los padres, sobre todo cuando son adolescentes. Mi papá me enseñó con su ejemplo; él respetaba a todas las mujeres, era caballeroso, ayudaba sin recibir nada a cambio, valoraba el trabajo y vida de la mujer.

Advertisement

En sus conversaciones enfatizaba sobre la violencia física y emocional, de los riesgos y de las medidas de seguridad que todas las mujeres deben conocer cuando son maltratadas.

Con su cariño y amor, conocí cómo debe ser tratada una mujer y cómo debería de establecer límites cuando sentía que corría algún peligro.

3 Los fracasos son aprendizajes

Mi padre siempre destacó mis habilidades, fortalezas y talentos. Me enseñó a aprender y aceptar las consecuencias de mis acciones y errores. Recuerdo que me decía “Los fracasos te hacen más fuerte”, así alimentaba mi autoestima, confianza y seguridad.

Con su guía, me ayudaba y apoyaba a encontrar soluciones a mis problemas, eso me hizo una mujer perseverante y esforzada, ya que conocía las herramientas para valerme por mí misma.

4 Tu opinión cuenta

Lamentablemente, vivimos en una sociedad donde el machismo no ha cesado. Por ello, mi padre decía que no tuviera miedo de expresar mis ideas, opiniones, dudas, sentimientos y emociones. Incluso, me enseño a defender y argumentar mis ideologías y a no sentirme intimidada por expresarme libremente.

Advertisement

Por ejemplo: recuerdo cuando tuve mi primer empleo, mi jefe era una persona machista y nunca escuchaba la opinión de las mujeres, puesto que creía que él tenía la razón y el poder. Al poco tiempo logré expresarme sin temor, a lo que yo creía que debía cambiar en su manera de delegar funciones.

5 Mereces lo mejor

Mi padre nunca me hizo creer que era la princesa o reina de la casa. Sin embargo, se esforzó por darme lo mejor, entre cosas materiales y significativas. En realidad puedo decir que tenía una excelente calidad de vida.

Entre sus aprendizajes, me enseñó a no ser conformista, a luchar por mis sueños y anhelos, a establecer metas y objetivos a corto plazo; con ello, aprendí que yo merecía lo mejor, que podía ser quien quisiera ser y que debía trabajar por mis ideales.

6 El amor no se busca

Mi padre decía que el amor verdadero es incondicional, que todas las parejas logran ser exitosas porque existe un compromiso real, una buena comunicación y se respetan mutuamente. Él se esforzaba por hacerme entender que era especial, inteligente y que no necesitaba sufrir por desamor.

Decía que las mujeres somos las que solemos escoger a los hombres y no al revés. Que tenía esa virtud y poder, al mismo tiempo debía darme a respetar.

Advertisement

7 El rol de los hombres

En la actualidad vivimos en una sociedad en la cual los roles de los hombres están compartidos con la mujer. Ellos solían ser los proveedores del hogar, los protectores y la cabeza de la familia. Sin embargo, la participación de la mujer ahora es indispensable para lograr una estabilidad económica y emocional en el hogar.

Por lo tanto, los hombres y las mujeres deben trabajar en equipo, colaborando con todas las responsabilidades y obligaciones. Por ejemplo: es válido que los dos trabajen, así como los dos deben criar a los hijos y contribuir en las labores domésticas.

Es fundamental la presencia, guía y apoyo de los padres en la vida de las hijas, por la manera de cuidarlas, ya que es distinto a la de las mujeres. Por lo regular los hombres suelen enseñar a las hijas a ser prácticas, arriesgadas, aventureras y a no tener miedo. Y una madre es más delicada a enseñar a sus hijas a ser ordenadas, responsables, entre otras cosas.

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias