7 maneras muy efectivas para abandonar el estrés de tu jornada

¿Necesitas bajarle dos rayitas a tus niveles de estrés? Antes de que explotes, sigue leyendo. Aquí te digo cómo hacerlo.


Oscar Pech

Hecho: el apellido del siglo XXI es “Estrés”. Ya sea que en la empresa algún proceso está fallando en ese punto ciego que nadie logra identificar y ves cómo los minutos se vuelven horas, o tu jefe te está presionando para que entregues YA algo que sabes que te llevará mucho tiempo hacer, o de plano algún vecino está haciendo ese escándalo ruidoso que te irrita tanto, que te sientes como un pacífico osito panda que ha perdido todo lo pacífico y está a punto de explotar.

Todos necesitamos encontrar maneras casi mágicas para relajarnos pero, ¿cuáles? ¿Cómo? Sí, claro, uno podría retorcerle el pescuezo al jefe pero, si sigues leyendo, verás que hay soluciones más productivas.

1. Cambia de música

Sí, la música calma a las fieras, pero por cierto no toda la música. Si el ritmo que escuchas es muy acelerado, muy repetitivo, o el volumen es muy alto, créemelo que no te está ayudando. Más bien puede estar excitando tu sistema nervioso, o haciéndote segregar adrenalina. Pon algo más tranquilo, bájale dos rayitas al volumen y verás que pronto pasas de estado-Hulk, a estado-David Banner.

2. Emplea alguna aplicación que te ayude a relajarte

En la red puedes encontrar apps como Relaxing Melodies, que puedes programar a tus propios gustos y necesidades para que te relajes e incluso venzas el insomnio, si el estrés no te deja dormir. ¡Te advierto que estos sonidos son tan agradables que son adictivos!

3. Inténtalo con el ASMR

El ASMR es un sistema de sonidos placenteros, cotidianos, que hacen despertar ciertas zonas de tu cerebro y te relajan, casi siempre susurros, que te ayudan a alejar el estrés. Si no lo conoces, esta es una buena oportunidad de conocerlos ¡Ponte los audífonos antes de escucharlo!

4. Practica ejercicios de respiración

Esto te ayuda a regresar a tu centro. Todos en algún momento olvidamos a respirar, perdemos el ritmo que nos conecta con la naturaleza, con el mundo. O el mundo perdió el ritmo con la naturaleza, y respirar nos ayuda -dicen los que creen en esto- a re encontrar el ritmo de la vida.

5. Deléitate con infusiones de hierbas

Como todos sabemos (es decir, como nadie quiere entender) los ansiolíticos y muchos sedantes crean adicción y desarrollan tolerancia, por lo que el cuerpo siempre te pedirá más y más de ello. En cambio, hay ciertas plantas que tienen las propiedades de sedar, relajar, eliminar la ansiedad, actuar en el sistema nervioso central: estas plantas son la Pasionaria, Valeriana, Melisa, la flor de Azahar… En este vídeo te enseño cuáles son y cómo usarlas:

Advertisement

6. Practica una rutina de ejercicios

Hay ciertos estiramientos que nos ayudan eliminar la tensión de ciertas malas posiciones que hacen que nuestros músculos estén contraídos a lo largo del día.

7. Entra en contacto con la naturaleza

Por supuesto, sería extraordinario que todos pudiéramos ir a una cabaña a un bosque una noche, y la siguiente dormir a orillas del mar escuchando las olas, y la siguiente nos arrullaran los sonidos de un río. Pero como eso es casi imposible, lo que te sugiero es usar vídeos que te lleven a esos lugares a través de la imaginación. Lo sabes, ¿verdad? ¡La imaginación es muy poderosa! Así que imagínate este concierto a la orilla del mar.

¿Lo ves? Lo maravilloso de la tecnología es que, bien aprovechada, te ayuda a vivir una vida mejor. Te ayuda, sí, a despegarte de los efectos de la vida tan rápida del Siglo XXI. Y tú: ¿qué otros consejos nos das para relajarnos? Yo por lo pronto te doy tres sugerencias más en estos tres artículos:

Te invito a releer: Los mándalas como estrategia de relajación para niños.

También puedes releer: Ventajas de tener una mascota en casa.

O, finalmente, relee: 10 razones asombrosas para tener plantas en tu casa.

Toma un momento para compartir …

Oscar Pech

Oscar Pech ha dedicado su vida a la enseñanza, la lectura, la escritura y la capacitación en diferentes partes de la República mexicana. Es una persona profundamente comprometida con la familia y los valores morales.