7 preguntas que debes hacerte para saber si eres feliz

Cuestionarse y reflexionar sobre la vida que llevamos nos ayudará a comprender por qué realmente no nos sentimos insatisfechos. Es momento de cambiar y de recuperar la felicidad.

Adriana Acosta Bujan

Una de las cosas que todos los hombres de la humanidad buscamos a lo largo de la vida es la felicidad; un término subjetivo y relativo, ya que es un estado emocional el cual se interpreta como una sensación de bienestar y satisfacción.

La felicidad se compone por esos momentos significativos que experimentamos día a día, que nos hacen sentir alegres, satisfechos y reconfortantes; entre más disfrutes e identifiques esos momentos especiales en tu vida podrás afirmar que realmente eres feliz.

Sin embargo, no todos sabemos identificar la verdadera felicidad, por ello es que la buscamos toda la vida. Piénsalo de esta manera: cuando tenemos lo que deseamos queremos más y más, es decir, evolucionamos y cambiamos nuestros sueños constantemente, por tal razón la mayor parte de la vida creemos no haber encontrado ese sentimiento de bienestar, lo cual es frustrante.

Los escritores Martha H. Pieper y William J. Pieper, del libro “Adicto a la infelicidad”, explican que las personas no son felices porque han experimentado situaciones estresantes, abusivas o traumáticas durante su infancia.

Según los autores, nuestra felicidad está basada en las cosas que experimentamos durante la infancia, ya que esas experiencias (buenas o malas) definen nuestra identidad y forman nuestra personalidad.

Advertisement

Ser feliz es la meta

Ser felices es nuestra meta principal, ahora bien, para saber si realmente lo somos debemos cuestionarnos y reflexionar sobre nuestra vida y acciones; así poder modificar esas cosas que nos obstruyen el camino hacia el bienestar.

Según el psicólogo Reynaldo Alarcón, existen cuatro dimensiones que interfieren para la construcción de una vida feliz: el sentido positivo, sentir satisfacción, la realización personal y la alegría de vivir. 

Ahora bien, las siguientes preguntas te ayudarán a identificar tu verdadero estado emocional para así saber si realmente eres feliz o infeliz:

1. ¿Piensas mucho tu pasado?

Es como vivir dentro de una película que solo proyecta los recuerdos, sin disfrutar el presente. Las personas infelices tienen que hacer mucho esfuerzo para estar emocionalmente en el aquí y ahora, no hay momentos en los que se puedan desconectar y parecen ausentes la mayor parte del tiempo.

Lamentablemente es tiempo que nunca va a volver, por ello será mejor evitar enfocarse en pensar sobre lo feliz que te sentías o de los errores que cometiste; al contrario, te recomiendo encontrar enseñanzas de vida de tu pasado para que te ayuden a vivir el presente con aprendizajes significativos.

Advertisement

2. ¿Aprecias realmente lo que tienes?

Las personas que no son felices por lo regular se sienten insatisfechas, dejan de valorar las bellezas de la vida misma convirtiéndose solo en personas estáticas que solo viven porque tienen que hacerlo. Ahora es momento de cambiar y reflexionar sobre lo que tienes y ser agradecido, sin importar lo problemas que estés enfrentando en este instante.

Busca la satisfacción de sentirte plena con las cosas que tienes y haces todos los días, si no te gustan algunas cosas entonces es momento de eliminarlas. Di adiós a esas personas tóxicas, a esa vida sedentaria, a los odios y rencores, entre otras cosas.

3. ¿Te gusta lo que haces?

En mi perspectiva, no hay mayor infelicidad que hacer lo que no te gusta. Es decir, cuando las personas tienen trabajos que no les llenan emocionalmente, o que tienen que cumplir con responsabilidades que no les competen, son realmente infelices.

Para poder tener un equilibrio emocional, es recomendable cambiar de mentalidad buscando y eligiendo lo que realmente te apasiona. Para ello detecta tus habilidades y especialízate en eso que te hace ser especial, así podrás alcanzar tus sueños más fácilmente.

4. ¿Dedicas la mayor parte de tu vida observando la vida ajena?

Algunas personas pasan la mayor parte de su día a día observando, criticando y deseando tener la vida de alguien más. Esto por supuesto les deja un sentimiento de vacío y de insatisfacción personal, por lo que son infelices.

Advertisement

Dejar de pensar en la vida de otros te ayudará a concentrarte en la tuya, eso te ayudará a mejorar y cambiar algunas cosas que te impiden ser feliz. Detecta los focos rojos que te limitan a conseguir lo que quieras, trazando planes de acción a corto plazo; así podrás sentirte satisfecha contigo misma y ser feliz.

5. ¿Eres muy exigente contigo misma?

Como decía mi padre “No hay peor enemigo que uno mismo”, en realidad tenía mucha razón. Cuando las personas son muy exigentes consigo mismas, cuando se autosabotean, critican y se lastiman a sí mismas con sus pensamientos y acciones, no son felices.

Nadie mejor que tú sabes quién eres, qué quieres, qué necesitas, qué habilidades tienes, cuáles son tus puntos débiles y cuáles son tus virtudes. Así que deja de herirte con tus pensamientos destructivos y mejor enfócate en las cosas buenas, es decir, tus fortalezas.

7. ¿Lo que tienes es lo que deseas?

La mayoría de las personas cambiamos de sueños y deseos constantemente, debido a que vamos alcanzando metas. Las personas que no son felices por lo común se la pasan quejándose todo el tiempo, viven amargadas, deprimidas, aisladas y todo lo que pasa a su alrededor lo perciben de manera negativa.

Ahora pregúntate ¿tienes lo que quieres?, ¿qué has hecho para ser feliz?, después de contestarte interiormente y reflexionar, será el momento de trazar nuevas estrategias de acción para descubrir cómo y qué hacer para conquistar tus sueños.

Advertisement

Enfócate en disfrutar tu presente, valorando y agradeciendo lo que tienes ahora. Concéntrate en soluciones y no en el problema, cambia de metas, de sueños y de estrategias las veces que sean necesarias.

Ten en mente que tú eres el escritor de tu propia historia y que tienes todo para ser feliz “aquí y ahora”.

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias