7 remedios caseros que no dejamos de usar a través de los años (aunque algunos no funcionen demasiado)

Los remedios “de la abuela” pasan de generación en generación ¿funcionan realmente? ¿cuál de todos ellos usas?

Fernanda Gonzalez Casafús

Seguramente alguna vez hayas pedido consejo para curar un resfriado, o calmar un dolor de muelas o de oídos, o curar un dolor de estómago. Y seguramente también te hayas topado con muchos consejos de curas caseras que has puesto en práctica. A pesar de que muchos remedios caseros puedan llegar a funcionar, otro no son tan efectivos, pero la gente los sigue poniendo en práctica de todas formas.

Hace unas semanas atrás, los días previos al cumpleaños de mi hija mayor, mis dos hijos y yo caimos en cama con el virus de la gastroenteritis. Primero le tocó a mi hija, y llamamos al médico de inmediato. La sorpresa fue que, luego de sus indicaciones médicas de rigor, el doctor nos aconsejó colocar en la mesa de luz una cebolla cortada al medio para evitar la propagación del virus en la familia. Yo utilizaba la cebolla para destapar las vías respiratorias cuando era necesario (y funciona de maravillas) pero era la primera vez que escuchaba que una inocente cebolla podía evitar que nos contagiemos. Corté la cebolla (dos, en realidad) y me fui a dormir tranquila. Al día siguiente, cayó enfermo mi hijo, y luego yo. El remedio casero no había surtido demasiado efecto.

Los consejos de la abuela

Manteca para aliviar las quemaduras, poner cebollas en los calcetines para aliviar un resfriado, frotar el cuero cabelludo con cúrcuma para evitar la calvicie y otras cosas más son muchos de los remedios caseros que elige la gente y que pasan de generación en generación en todo el mundo.

De acuerdo a Mail Online, y según una encuesta realizada en reino Unido, las personas confía en muchos de los remedios caseros que circulan de boca en boca, o por las redes, para tratar dolencias pasajeras como un dolor de estómago, un resfriado, un dolor de cabeza o el dolor de muelas.

En latinoamérica sabemos bastante de este tipo de curas milagrosas porque en muchos países latinos estas creencias son fielmente respetadas. Muchas de ellas tienen fundamento científico. Por ejemplo, un té con limón y miel para aliviar un resfriado es una excelente opción para paliar el malestar y eso está comprobado, de acuerdo al sitio Salud. Asimismo, por ejemplo, el té de tilo para dormir es una opción natural y efectiva, la miel para calmar la tos, o colocar hielo en la cabeza cuando se padece de migraña, son algunas de las opciones rápidas y efectivas a la hora de combatir un malestar.

Advertisement

Mitos y verdades de algunos remedios caseros

Hay muchos remedios caseros que funcionan más como efecto placebo que por su efectividad en sí. Es decir, la creencia y la fe que depositamos en ese tratamiento es la que muchas veces hace que verdaderamente funcione.

Existen mitos y verdades alrededor de los principales remedios caseros utilizado en el mundo. Repasamos aquí algunos de ellos:

1. Gárgaras con sal para el dolor de garganta

Las abuelas tenían razón. Hacer gárgaras con agua tibia y saladas es una de las formas más rapidas y efectivas de calmar un dolor de garganta. De acuerdo a Mail Online, y según la Dra. Sorana Segal-Maurer, jefa de la División de Enfermedades Infecciosas en el New York Hospital Queens, ésto no sólo tendría un efecto paliativo del dolor sino que funciona como preventivo, ya que la barrera que se crea al depositar sal en la garganta hace que se esté “lavando” la zona de virus y bacterias. Sin embargo, la doctora advierte que ésto puede funcionar como una solución a corto plazo pero no solucionará mágicamente una infección viral, por lo tanto, es imprescindible hacer una visita al médico si el dolor persiste.

2. Sudar durante un resfriado

Es una creencia popular que si sudamos demasiado durante una gripe ello ayudará a que el virus se vaya más rápido. Y aunque la fiebre es una de las maneras que tiene el cuerpo de deshacerse de los virus, sudar no siempre funcionará. De acuerdo al portal Body and Soul, y según el doctor Ronald McCoy, del Royal Australian College of General Practitioners, aunque a veces nuestro cuerpo desarrolla naturalmente una temperatura alta para deshacerse de una enfermedad, forzarla a calentarse no ayudará. Por lo tanto, no es buena idea ir al sauna cuando se quiere deshacer de una gripe o resfriado.

3. Sopa de pollo para aliviar un resfriado

Otra de las grandes verdades de las abuelas, pero confirmada por la ciencia. Un estudio realizado por el Dr. Stephen Rennard, un especialista en tórax del Centro médico de la Universidad de Nebraska, descubrió que la sopa de pollo tiene propiedades antiinflamatorias, y puede evitar que la garganta se irrite. Además ayuda a detener el movimiento de los glóbulos blancos que estimulan el flujo de moco que se acumula en los pulmones y la nariz.

Advertisement

4. Una copa para dormir mejor

Este es uno de los mitos más difundidos. Son muchas las personas que sufren de insomnio y que recurren a una pequeña copa de alguna bebida alcohólica para ayudar a conciliar el sueño. Sin embargo, según los expertos, aunque una bebida antes de acostarte pueda ayudar a quedarse dormido, lo más probable es que, a la larga, provoque que la persona de vueltas y más vueltas durante la noche.

El alcohol es un depresor y eso hace que se pueda pasar una mala noche. Además ello puede hacer que te sientas cansado al día siguiente, sin importar que hayas pasado mucho tiempo en la cama. Después de algunas noches de beber regularmente, el cuerpo desarrolla una tolerancia a los efectos del alcohol, con los riesgos que ello implica para la salud.

5. Agua de mar para limpiar una herida

Son muchas las personas que creen en las propiedades mágicas del agua salada del mar para aliviar una herida por corte. Sin embargo, también son muchas las historias de personas que contraen una enfermedad que se alimenta de carne después de nadar en el océano. Y lo cierto es que, si bien el agua salina se ha usado para el alivio de heridas durante muchos años, el agua del océano no es estéril y puede ocasionar diversos tipos de infecciones.

6. Mantequilla para aliviar las quemaduras

De acuerdo a los expertos, lo más importante para aliviar inmediatamente una quemadura es enfriar la zona, pues ayuda a frenar el proceso de quemado. Poner mantequilla u otros ungüentos en una quemadura en realidad puede empeorar las cosas, ya que la grasa disminuirá la liberación de calor de la piel, y ésto causa más daño por el calor retenido.

Los médicos recomiendan poner la zona bajo el chorro de agua fría y evitar el agua con hielo, puesto que puede agravar aún más la quemadura, mientras que el agua fría va aliviando el calor y el dolor suavemente.

Advertisement

7. Calcetines con cebollas para aliviar un resfriado

Además del tremendo olor a cebolla que quedará en tus pies, lo cierto es que el resfriado no necesariamente se alivie con esta táctica. De hecho, y a pesar de que se cree que la cebolla puede matar virus y bacterias, los expertos opinan que no es más efectivo que los antibióticos o remedios indicados para el resfriado.

La lista de remedios caseros es interminable. ¿Cuál de todos ellos te han dado buenos resultados?

Toma un momento para compartir ...

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda Gonzalez Casafús es argentina, mamá y Licenciada en Periodismo. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.