7 señales que indican desequilibrios hormonales ¡No las ignores!

Muchos síntomas pasan desapercibidos porque no son tan molestos, pero debes poner atención, ya que indican que puedes tener algún desequilibrio hormonal.

Adriana Acosta Bujan

Estamos tan sumergidas en nuestras responsabilidades que algunas veces no damos importancia a cualquier malestar, pensando que no tiene ninguna relevancia y que con el paso de los días esta molestia sanará de manera mágica. Así podemos pasar semanas, meses, incluso años, sin acudir con un especialista, puesto que los dolores muchas veces no son tan terribles.

Pero dejar pasar cualquier señal de dolor que nuestro cuerpo nos indique, es una irresponsabilidad de nuestra parte, ya que una simple señal puede ser sumamente importante para detectar enfermedades a tiempo.

Por ello es que debemos poner mucha atención y escuchar a nuestro cuerpo al detectar cualquier síntoma por muy leve que sea, ya que al acudir con un doctor este nos puede salvar la vida.

Las hormonas hablan

Todas las mujeres tenemos un grupo de hormonas denominadas femeninas, entre las que se encuentran estrógenos, progesterona, prolactina, hormona luteinizante (LH) y hormona folículoestimulate (FSH).

Las hormonas son conocidas como los mensajeros químicos del cuerpo, viajan a través del torrente sanguíneo hacia los tejidos y órganos. Todas ellas tienen una función esencial para que nuestro cuerpo funcione.

Advertisement

Por ejemplo, regulan algunos órganos fundamentales relacionados con el crecimiento, desarrollo, metabolismo, fusiones sexuales, reproducción y el estado de ánimo; y es claro que su desbalance acarrea complicaciones.

Se necesita solamente una cantidad mínima para provocar grandes cambios en las células o inclusive en todo el cuerpo. Es por ello que el exceso o la falta de una hormona específica puede resultar en trastornos serios en la salud.

Escucha a tu cuerpo

Las causas más comunes de un desequilibrio hormonal son el embarazo, la menopausia, los ciclos menstruales, el estrés, llevar una vida sedentaria y tener una alimentación deficiente.

Muchos son los problemas que podemos padecer como: problemas en el aparato reproductor, cáncer ginecológico, alteraciones de la glándula tiroides, tumores, dificultades durante el embarazo, enfermedades metabólicas, depresión, trastornos de la piel entre otros.

Incluso, también puedes llegar a padecer trastornos que derivan de la menopausia y que aumentan el riesgo a padecer otras enfermedades como: insuficiencia e hiperfunción ovárica, síndrome del ovario poliquístico, torsión del ovario, hiperprolactinemia, etcétera.

Advertisement

Por ello es que debes detectar a tiempo las señales que tu cuerpo te indica y así prevenir problemas en tu salud.

1 Aparición de ácne

Las hormonas son responsables del desarrollo de nuestras glándulas sebáceas; cuando maduran durante la adolescencia por la menstruación, aparece el acné. Sin embargo, cuando se trata de problemas hormonales, este será persistente y difícil de eliminar.

El exceso de su producción llega a obstaculizar la respiración normal de los poros, y los obstruye, aunado a esto se produce una acumulación de bacterias y células muertas.

También el acné puede ser causa del ciclo menstrual, embarazo y menopausia; ya que provoca subidas y bajadas de los niveles hormonales.

2 Más apetito

Los desequilibrios hormonales que se producen en nuestro organismo son una de las principales causas del aumento de peso. Cuando una persona llega a un sobrepeso considerable, los sistemas hormonales se alteran, lo que ocasiona que no sea tan fácil bajar de peso con dieta y ejercicio.

Advertisement

Sin embargo, también la alteración hormonal se produce en personas que apenas comen una ración diaria de comida, y aun así les resulta difícil adelgazar. Cuando se produce una mayor cantidad de hormonas como la leptina, estrógenos, insulina y ghrelina, provocan tener un apetito exagerado.

3 Calores nocturnos o bochornos

Los calores nocturnos, sofocos o bochornos, son una sensación repentina, incontrolable y espontánea de calor que comienza en el cuello y la cara, provocando enrojecimiento y sudoración; algunas veces se presentan sensaciones de escalofríos.

Estos son comunes en la menopausia, están relacionados con la disminución de los niveles de estrógeno; esta hormona altera el mecanismo que regula la temperatura del cuerpo que se encuentra en el hipotálamo, enviando un mensaje equivocado, lo que provoca un aumento  de la frecuencia cardíaca y la dilatación de los vasos sanguíneos.

4 Pérdida del apetito sexual

Sabemos que el deseo sexual es el motor de toda pareja; cuando una mujer pierde el apetito sexual, este puede ser causado por un desequilibrio hormonal. La testosterona es la hormona que tiene que ver con el deseo sexual que atrae a las parejas.

Pueden existir varias causas por las que disminuya el deseo a tener intimidad, ejemplo: la menstruación, la menopausia o el embarazo. En la mujer, unos días previos a la ovulación, la secreción de estrógenos es mayor, por lo que luego de haber tenido la menstruación, el nivel de hormonas decae, así como también en la menopausia donde los niveles de estrógeno son afectados.

Advertisement

5 Cansancio

Es normal que todas las personas experimentemos el cansancio extremo, por la carga de responsabilidades, estrés y dificultad para dormir. Pero cuando el cansancio es muy constante, que ni siquiera dormir nos alivia, puede ser por la hormona tiroidea que se produce en grandes cantidades.

6 Mala calidad del sueño

Una mala noche y tener insomnio, muchas veces son consecuencia de los niveles bajos de progesterona. Esta mala calidad de descanso se le puede atribuir al ciclo menstrual, ya que el declive repentino de los niveles hormonales acepta el control de la temperatura, reduciendo la cantidad de sueño.

7 La piel

Cuando notas que tu piel se vuelve más sensible y aparecen manchas en tu cara, senos, axilas y línea media del abdomen o tus lunares y pecas se están intensificando, puede deberse a los cambios hormonales que experimentas durante el embarazo.

Incluso en la menopausia, la caída de los estrógenos, hacen que tu piel se vuelva más reseca, perdiendo su firmeza y elasticidad. Por otra parte, el hipotiroidismo también puede manifestarse en la piel, para lo cual se necesitará medicación.

Al identificar cualquiera de estas señales antes mencionadas, lo recomendable es consultar con un especialista, ellos son los indicados para regularizar tus niveles hormonales y así poder tener una mejor calidad de vida.

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias