8 beneficios de la lactancia materna que tienes que conocer

Es oro blanco. Alimenta el cuerpo y el alma de tu bebé. Pero además, la lactancia trae grandes beneficios para ti, mamá.

Emma E. Sánchez

Cuando se habla de la leche materna, inmediatamente pensamos en todos los beneficios que aporta a los pequeños; inclusive la polémica se desata entre la lactancia materna y la fórmula. Luego, todas las mujeres comenzamos a contar experiencias, vivencias personales o de una amiga, y se puede armar una plática polémica que puede durar horas. Pero hoy, en este artículo vamos a enfocarnos primero en los muchos beneficios que la madre obtiene cuando amamanta a su bebé.

¿Te cuento?

1 La leche materna es parte del proceso natural de reproducción ¿qué significa eso?

Cuando la lactancia se da desde que nace el bebé, de manera ininterrumpida y con tomas frecuentes, se interrumpe la ovulación y la menstruación de manera natural, pues las hormonas de la lactancia interfieren con las de la ovulación impidiéndola, y por lo tanto se evita el ser fértil (y por ende, el embarazo).

Esto es lo natural y normal sin embargo, no se debe tomar como método anticonceptivo pues puede fallar, ya que las hormonas cambian cuando la madre introduce otros alimentos al bebé y reduce tomas de leche. Inclusive la menstruación puede aparecer o no, y la mujer comenzar a ser fértil y embarazarse.  Entre más tomas de leche tenga el bebé, menos posibilidades de embarazo, pero no es una regla exacta y varía de mujer a mujer.

Lo que es un hecho, es que mientras amamantes, tu cuerpo produce las hormonas que requieres para tu recuperación y eso, ya es muy bueno para ti.

Advertisement

2 La lactancia produce las hormonas necesarias para contraer el útero

Cuando el útero se contrae, también ayuda a eliminar líquidos, loquios (restos de sangre y placenta), aumenta los niveles de oxitocina, la hormona que ayuda a reducir el sangrado posterior al parto y por consecuencia, la madre recupera su figura más rápidamente.

3 Dar pecho ayuda a la pérdida de peso de manera sana

La única manera saludable de bajar de peso y recuperarse para una mujer después del parto es amamantar.

Posterior al parto la mujer no debe ingerir ningún producto, medicamento o depurador para bajar de peso pues pone en riesgo la propia salud y la de su hijo.

4 Reduce el riesgo de osteoporosis y cáncer

Son varios los estudios que comprueban que estos dos problemas de salud están directamente relacionados a la lactancia.  Las mujeres que amamantaron a sus bebés por periodos de tiempo más largos reportan menos incidencia de cáncer en útero y ovarios, así como también menos cáncer de seno.

5 Dar pecho es más rápido, sano y hasta económico

No es lo mismo preparar una mamila que debes esterilizar, lavar constantemente, comprar la leche, calentar el agua y dar al bebé con un chupón que le provoque tragar aire y posteriormente le den cólicos, a simplemente buscar un lugar cómodo para dar pecho al bebé.

Advertisement

A algunas mujeres les puede parecer al principio un poco incómodo lactar a su pequeño, pero conforme se va tomando práctica, resulta ser lo más fácil, sano y económico que se pueda hacer.

6 La madre se relaja

Mientras el bebé come, se produce prolactina, la hormona encargada de producir leche, causando un efecto relajante para ella y su pequeño; y esto, aunque no lo creas, relaja a la mamá y le hace descansar. La naturaleza es en verdad increíble solo hay que dejar que los procesos naturales se den y lo que pareciera ser tan estresante, está diseñado para descansar en un periodo de vida muy demandante para la mujer.

7 La relación entre el hijo y la madre se fortalece

El contacto visual que madre e hijo logran es de mucho beneficio a nivel emocional, es indispensable y altamente satisfactorio.

8 La autoestima de la mujer aumenta

Cuando la mujer ve y sabe que es capaz de alimentar su hijo, suceden muchas cosas positivas en la mente y el espíritu de la madre, se relaja, aumenta su autoestima y confianza, haciendo que la maternidad se asuma y se desarrolle de una manera mucho mejor.

Y para el bebé, 2 grandes usos de la leche materna que tal vez desconocías

1 Paletas o helado de leche materna

Este es un gran secreto que ojalá más mujeres conocieran pues les ahorraría muchos dolores de cabeza. Cuando a los niños les comienzan a brotar los primeros dientes, sufren de mucha incomodidad, y el llanto y las molestias vuelven locas a las madres.

Advertisement

Para esos días puedes comenzar a prepararte guardando unas cuantas onzas de leche y congelarlas en un molde para paleta o en un vasito con un palito, tal como una paleta.

Cuando tu pequeño tenga las molestias, en lugar de darle un juguete posiblemente sucio y que no va a calmar sus molestias, le ofreces la paleta.  El frío adormecerá las encías y estará ingiriendo todas las propiedades que la leche materna le da. No requieres agregarle nada.

2 Banco de leche

Las madres conocemos los beneficios de la leche materna y también conocemos las dificultades que algunas pueden llegar a tener para producirla. Si tú tienes la buena fortuna de producir suficiente leche para tu bebé y hasta un poco más, puedes compartirla con otras madres que no tienen la misma posibilidad.

Actualmente hay bancos de leche  en muchas localidades donde inclusive hay servicios de recolección, se procesa la leche con controles de salubridad y se distribuye para hospitales y madres que lo requieran para beneficio de los pequeños.

Ahora conoces un poco más de los muchos beneficios de este maravilloso producto que las mujeres podemos generar para nuestros hijos, y para ayudar a los hijos de otras mujeres, que como nosotras también se están esforzando por criar y formar lo mejor posible a la nueva generación. Cuando entre mujeres nos apoyamos en lugar de descalificarnos, todo comienza a funcionar mejor  y los beneficios son incalculables. No lo olvides.

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Pedagoga, Directora de un centro escolar de educación básica, y asesora de formación familiar. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.